Las 10 mujeres más importantes de la historia del videojuego

Esta semana asistimos a la noticia de la muerte de uno de los llamados padres fundadores del videojuego doméstico. Ralph Baer, creador de la Magnavox Odyssey allá por 1972, falleció el 6 de diciembre a la edad de 92 años. Poco hemos tardado todos en tirar del magnánimo archivo virtual; en foros y blogs está corriendo el debate como la pólvora, pues ya hay quienes han coronado a Baer como uno de los pioneros fundamentales de la industria, mientras otros sostienen que no ha sido así en absoluto. Lo que viene siendo un día más en Internet, queridos culpables.

El hecho de que el pobre hombre recientemente difunto resultara en verdad ser quién se decía que era o no, es lo que menos me interesaba de todo esto. Sin embargo, una cosa sí que llamó poderosamente mi atención…si Baer aparecía en todas partes como “padre de los videojuegos” entonces, ¿quién podría considerarse la madre?, ¿es acaso el ocio electrónico fruto de una especie de alumbramiento místico en el que solo tuvo que ver un hombre?, ¿qué ha sido del papel de la mujer en todo esto?

Lejos de querer convertir esta entrada en la clásica diatriba acerca de la existencia o no de machismo en el mundo del videojuego (o de feminismo), me gustaría haber logrado dar respuesta a mi curiosidad insatisfecha y a la de todos aquellos que de vez en cuando os preguntáis si las mujeres pintan algo en este mundo tan eminentemente masculino. Aún a riesgo de perder vuesta atención aquí mismo, procedo a recopilar las 10 figuras femeninas que a mí entender, han sido claves en el devenir de la industria:

Carol Shaw

Si alguien merece el título de madre de los videojuegos, ella podría tratarse tranquilamente la mejor candidata. Considerada por muchos como la primera mujer en el mundo del ocio electrónico, fue responsable de títulos clásicos como Tic-Tac-Toe (1978), Video Checkers (1980) y sobre todo, River Raid (1982), un auténtico hito para la empresa en la que trabajaba entonces, Activision, que a su vez era la primera desarrolladora third party de la historia del videojuego. Casi nada.

Roberta Williams

Fundadora de Sierra junto a su marido en 1979. Al año siguiente lanzó en colaboración con él Mystery House, la primera aventura gráfica de la historia. También es conocida por la serie King’s Quest. Abandonó el mundo de los videojuegos en 1998, aunque en 2011 lo retomaría como consultora creativa de Odd Manor, juego para Facebook.

Brenda Brathwaite

Si Roberta Williams fue la creadora de la aventura gráfica, Brathwraite fue con Wizardry (1981), la pionera en lo que respecta al género del RPG tal y como lo conocemos hoy en día. Por ello no resulta sorprendente ver su nombre asociado nombres tan consagrados como Baldur´s Gate, Elder Scrolls o Neverwinter Nights.

Dona Bailey

En su momento única empleada de Atari, fue la encargada de co-crear Centipede (1980). Tiene el honor de ser el primer juego arcade diseñado por una mujer.  Además de alcanzar un éxito de ventas importante, se trató de una obra tremendamente popular entre las jugadoras, ejemplo inspirador para lo que vendría después. Seguro que más de uno recuerda haber echado alguna partida en las recreativas  a Centipede.

Anne Westfall

Responsable junto a su marido Jon Freeman de Free Fall Associates, el primer estudio “indie” en ser adquirido por Electronic Arts. La figura de Westfall fue ganando en importancia durante la década de los 80, aunque luego su popularidad se diluyera, tiene el gran mérito de haber conseguido uno de los mayores éxitos de ventas de la época para EA con Archon (1983).

Amy Hennig

Escritora y directora creativa de la serie Legacy of Kain, Jak and Daxter y sobre todo, del trabajo que le dio la fama, Uncharted, es responsable en gran medida del vuelco que han dado los juegos hacia una mayor experiencia narrativa. Pronto podrá verse el estreno de Nathan Drake por todo lo alto en la PlayStation 4, historia que por supuesto ha sido guionizada por Hennig, que además tiene el morbo de haber sido su última historia para Naughty Dog, pues ha sido fichada por EA como responsable de una nueva adaptación de Star Wars. ¿Nadie se está frotando las manos todavía?

Kim Swift

Si te dijera que había un juego llamado Narbacular Drop allá por el 2005 igual no te resulta muy familiar. Pero si te contara el argumento, que versa sobre una princesa capaz de usar portales para ir de un lado a otro y burlarse del espacio-tiempo, a lo mejor la cosa cambia.

Lo mismo debió de pensar Valve cuando contrató a Swift y a su equipo para que relanzara el juego bajo el nombre de Portal (2007). Resulta que Portal lo petó, y que Swift está trabajando hoy para la división de juegos de Amazon.

Julie Uhrman

OUYA era esa nueva consola que prometía ponérselo difícil a Nintendo, Microsoft y Playstation, ¿te acuerdas? Lo cierto es que un año después de su lanzamiento, las cosas no han ido tan bien para un proyecto que prometía más, y eso que batió todos los récords al tratarse de una de las colectas de fondos más rápidas en la historia de Kickstarter.

Desde hace un tiempo se viene rumoreando un revulsivo que pretende ayudar a la consola a asentarse definitivamente en el mercado. ¿Quién está detrás? Julie Uhrman.

Kellee Santiago

Ahora que hablamos de OUYA, Kellee es en la actualidad su directora de relación con desarrolladores, o mejor dicho, Head of Developer Relations. Pero antes ya gozaba de cierta popularidad en el sector pues había cofundado Thatgamecompany, estudio responsable del jitazo indie Journey, juego que levantó mucho interés por aquel entonces.

Jade Raymond

He aquí una de las personalidades femeninas más controvertidas en el panorama del ocio digital de los últimos tiempos. Admirada y criticada a partes iguales, Raymond posee una sólida trayectoria profesional a sus espaldas en compañías como IBM, Microsoft o EA.

Después encontró acomodo en Ubisoft, donde llegó a ser directora de Ubisoft Toronto, división desde la que controlaba franquicias tan potentes y exitosas como Assasin´s Creed, Watch Dogs, o la última entrega de Splinter Cell. Recientemente abandonó el cargo para enfocarse a otros proyectos aún por confirmarse.

¿Qué te ha parecido el listado, culpable? ¡No dudes en hacérnoslo saber!