Lionhead, dubitativo con Fable The Journey

XBOX 360 lleva unos años enfrascada en su particular cruzada Kinect. En el viaje hacia la instauración definitiva de su periferico se ha dejado por el camino las franquicias hardcore, las exclusividades y la confianza de buena parte de los jugadores que la auparon al comienzo de la generación.

Para intentar recuperarlos, prestigiosas desarrolladoras, como Lionhead, se han enfrascado en el desarrollo de títulos que aunen un juego profundo y variado con el sensor de movimiento de Microsoft. Fable The Journey es uno de esos juegos que pretenden convencer a todas las facciones gamer de que el movimiento no está reñido con un buen juego. Pero hete aquí que llegó el E3, y con él un vídeo muy muy triste que dejó a The Journey como un juego sobre raíles de desapercibida factura técnica, escaso carisma (era clavadito al The Sorcerer de PS3) e incierto futuro.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=I83pdk9nEHI&hd=1[/youtube]

Hoy hemos sabido, gracias a una entrevista concedida por Gary Carr a Computer & Videogames que tras el E3 estuvieron a punto de mandarlo todo a freir monas y redefinir muchas mecánicas del juego, pero al final se mantuvieron firmes en sus convicciones.

Creo que tras el E3 llegó el punto de inflexión, ahí terminamos nuestra primera mazmorra. Sigue siendo la mejor del juego. Todo surgió de manera brillante. Tenía el humor, la diversidad, el combate y los puzzles de Fable, hasta tiene plataformas. Lo bordamos. Creo que aquello cambió al equipo. La gente se empezó a dar cuenta de que no estábamos haciendo un juego de mierda. Estabamos haciendo un juego que puede ser grande. El equipo que hizo la mazmorra, unos ocho, hicieron más para levantarnos el ánimo de lo que yo habría podido hacer con un discurso un viernes por la tarde.

Por lo visto, la gente de Lionhead ha sabido levantarse tras el varapalo sufrido, y eso se puede ver traducido en un mejor juego, así que, amigos culpables, daos cuenta de que vuestras críticas surten efecto, y en casos como este pueden espolear a los programadores a realizar una obra mejor. Lo ratificaremos cuando tengamos en nuestras manos la copia final de este ¿último? Fable.