Lo que el japo se llevó (XI): Kingdom Hearts II - Final Mix +

Continuando con la saga de Kingdom Hearts y su política de los Final Mix exclusivos de Japón, vamos a retomar el hilo que dejamos la semana pasada y hablaremos hoy de su segunda parte oficial: Kingdom Hearts II: Final Mix +.

Kingdom Hearts 2 fue, realmente, la evolución definitiva de la saga. Los combates y la jugabilidad sufrieron drásticas mejoras que elevaron al juego a un nivel superior aunque, para mi gusto, dejaron algo de lado la historia, pero ese es otro tema.

ARTICULO-LO-QUE-EL-JAPO-SE-LLEVO-Kingdom-Hearts-II-Final-Mix--680-774x250

Solamente hay dos entregas numeradas de la saga y cada una dispone de un tema central. El resto de los juegos, al ser “secundarios” incluyen el tema más famoso, “Hikari” o “Simple and Clean”, del primero. En esta ocasión, se trata de “Passion” en su versión japonesa y “Sanctuary” en la inglesa.

A diferencia del primer tema central, estos dos apenas tienen diferencias que no sean la letra. Recordad solamente que Simple and Clean dispone de un estribillo más cañero que Hikari. Pero igualmente, el hecho de que los occidentales tengamos algo que los japoneses no, les saca de quicio, así que, esta nueva versión en inglés se incluyó en Final Mix + y, cómo no, el doblaje del juego en el idioma de Shakespeare. Si es que, quien se pica ajos come, culpables.

Cómo no, se añadieron nuevas armas al arsenal de nuestros compañeros, y fueron bastantes más que en el caso anterior. Hablamos de dos para Sora y 5 y 7 para Donald y Goofy respectivamente, lo que hace al juego bastante más equilibrado para los compañeros animados.

También se añadió lo que conocemos como el “modo teatro” de Chain of Memories, la entrega intermedia entre Kingdom Hearts I y II que saliese para GameBoy Advance. Este modo consiste en la visualización de las escenas de historia del juego pero con la calidad de PlayStation II.

 chain of memories final mix +

Evidentemente, esto era el precursor de lo que posteriormente sería el título de la misma consola que dice luz al remake Kingdom Hearts RE:Chain Of Memories donde, pese a conservar la misma jugabilidad que en la portátil de Nintendo, los gráficos eran bastante similares a los de las entregas de sobremesa, lo que lo hizo bastante más apetecible a los fans.

Pero bueno, continuemos con Final Mix +. Después del éxito que tuvieron con el primero, la experiencia obtenida de los International Edition de Final Fantasy y la falta de enemigos secretos en la entrega la verdad es que uno de los añadidos estaba cantado: nuevos jefes finales ocultos.

En concreto estos son los miembros de la organización XIII que derrotaron Sora y Riku en el Castillo del Olvido en Chain of Memories: Zexion, Larxene, Lexaeus, Vexen y su líder, Marluxia. Al resto nos los iremos comiendo con papas en la trama principal de la historia. La verdad es que es una de las cosas a agradecer porque, realmente, el juego pecaba y mucho de este tipo de búsquedas y secretos.

También se incluye en el juego una batalla que en el original solo es visual. Hablamos de la batalla de Sora contra Roxas. EN Kingdom Hearts II cuando ambos personajes se encuentran deciden pelear, pero nosotros solo vemos el final de la batalla. En ningún momento la peleamos. En Final Mix + esto sí ocurre, y os puedo decir que es igual de épica, sino más, que la que tenemos contra Riku en el primer juego. Esta batalla tiene de fondo la música del tema del propio Ventus de Birth by Sleep.

Pero los dos grandes añadidos del juego son, sin duda alguna, la gran batalla contra el Soldado Enigmático y el nuevo final secreto. Ambos hacen referencia al que sería el siguiente título importante de la saga, Birth By Sleep, donde se explicarían los grandes huecos perdidos de la historia.

En concreto (y cuidado que aquí hay spoilers si no has terminado, al menos, la historia de Terra en el juego de PSP) el soldado enigmático no es otro que la armadura de Terra. Haciendo recopilación de material, Terra, tras perder su cuerpo a manos de Xehanort, deja parte de su alma en dicha armadura y vuelve a pelear con él, aunque pierde.

Así, si en Kingdom Hearts Final Mix tenemos que luchar contra el propio Xemnas ahora nos tocará pelear contra lo que queda del pobre Terra. Y ya os digo que para nada es moco de pavo esta pelea. Lágrimas de sangre es poco comparado con lo que tuve que sufrir para poder vencer a este asqueroso de mierda Jefe final.

Y el otro añadido es la batalla que hay al final de Kingdom Hearts Birth By Sleep contra Xehanort y Vanitas, en el Valle de las Llaves Espada. Ahora mismo sabemos qué significa, pero no hace falta recordar que, cuando salió ese vídeo, nos quedamos todos un poco como que… emparanoiados sin saber qué leñes era lo que estábamos viendo, porque eso, en un principio, no parecía ni Kingdom Hearts ni leches. Solo al final, cuando sale esa “luna-corazón” y Mickey nos podemos ubicar un poco.

Por desgracia, el juego sigue la estela del primer Final Mix y solo salió en Japón (y sigue estando solo en Japón), pero al estar doblado al inglés y siendo un juego del que conocemos su historia, seguramente se puede jugar de forma fácil e intuitiva.

Además, otra ventaja que tienen estos juegos es que las habilidades princiapes (Piro, Electro, etc.) suelen estar en katakana, ya que vienen con fonética inglesa. Es decir, que podemos identificar, si sabemos lo básico del japonés y sus abecedarios, dichas habilidades. Así pues, Piro viene a ser ピロ. Todo es ponerse porque si yo pude, vosotros también.

Pero aquí no acaba la cosa ya que aún nos quedan dos Final Mix de los que hablar en la saga de Kingdom Hearts y que, evidentemente, no han llegado a Europa, aunque tenemos la leve esperanza de que, tarde o temprano, al menos el último, lo haga.

Mientras, esperaremos Kingdom Hearts III.