Los 5 mejores juegos de superhéroes para GuiltyBit

Triunfan en taquilla y también en los videojuegos. Os contamos cuáles son los 5 mejores juegos de superhéroes a los que podéis echar el guante.

¿Quién nunca de pequeño soñó con ser un superhéroe? Inundar nuestras mentes de cómics, películas, series de animación y demás condicionó a que la figura del superhéroe la tengamos muy reverenciada a día de hoy. Esto es algo que la industria del entretenimiento sabe muy bien y, aunque ha tardado lo suyo, explota con total dedicación en la actualidad. Claro está, los videojuegos no se quedan al margen de esto y tras una presumible época dorada en el género, nos toca a nosotros mostraros cuáles son los 5 mejores juegos de superhéroes. Bajo nuestro criterio personal, claro está.

Esta lista no tendrá orden de preferencia. Los 5 son títulos que por unas razones u otras nos han apasionado y queríamos dejar constancia de ello. Os dejaremos una breve explicación de porqué nos molan tanto y si gustáis, podéis dejarnos en redes sociales cuáles son los vuestros.

Batman Arkham Origins

La saga Arkham, nacida de la mente de RockSteady, ha cosechado innumerables éxitos en ventas y crítica. Generalmente, se conoce a Arkham Asylum como el mejor, supongo que por haber sido el primer juego de Batman en considerarse de los mejores videojuegos del año. Sin embargo, aunque el mérito de haber sido el primero no se lo quita nadie, creemos que no es el más refinado.

Al menos, en lo que historia se refiere, bebía de un cómic muy difícil de trasladar a otros formatos. Siendo imposible capturar la esencia del Asilo de Arkham como tal, por lo que decidió dar una visión más gamérfila del mismo. No estaba mal, repetimos, pero queda lejos de ser ese producto tan redondo que muchos claman. Aún así, existen títulos de esta franquicia que nos parecen una auténticas maravillas.

Es el caso de Arkham Origins. El legado de RockSteady queda en manos de Warner Montreal para darnos un spin-off que se apoya muchísimo en Arkham City pero mejorando todo lo que éste proponía. A veces, incluso se apoyaba demasiado, creando una sensación de “copypasteo” en muchas de sus mecánicas. No obstante, los puntos fuertes de Origins son muy bestias, tanto que lo sitúan como el mejor de la saga bajo nuestra mirada culpable.

Para empezar, su recreación de Gotham es maravillosa (primer juego de la saga que la recoge). Segundo, nos muestra un Batman en sus primeros años en activo, siendo más violento, impulsivo y novato, lo que le lleva a cometer algunos errores que han sido genialmente transcritos al lenguaje del videojuego. Por no hablar glorias de la trama, genial llevada para aglutinar a muchos villanos en un conflicto congruente donde todos tienen veda para desarrollarse tanto en lo narrativo como en lo kinestético.

Marvel’s Spider-Man

Peter Parker tuvo muchas aventuras en la New York consolera. Algunas, como Spider-Man 2 (no el de PC, ojo) y Shattered Dimensions se recuerdan con cariño, pero la norma es que la mayoría de videojuegos donde aparezca el hombre araña dejen mucho que desear. Por suerte, tuvieron que venir los autores de Ratchet and Clank, Imnsomniac Games, para poner los puntos sobre las íes.

Marvel’s Spider-Man es, sencillamente, un juegazo. Una experiencia sandbox con muchas cosas que hacer acompañada de un control sencillo a la par que espectacular. El sistema de combate bebe de los Batman Arkham pero haciéndose más ágil gracias a las infinitas coreografías que dispensa nuestro héroe y vecino. Por si fuera poco, la trama recoge bien el tono de los cómics del universo arácnido, plagándola de referencias para los fans sin abandonar el rumbo sencillo en las partes principales, evitando que los neófitos se sientan perdidos.

Es un juego al que difícilmente se le pueden quitar aristas y lo dice aquí un fanboy de DC. No en vano, mi compañero Manu Mora analizó en 2018 el juego dándole una nota perfecta sin temblarle la mano.

Injustice 2

Vale, seamos sinceros. Fuera de la saga Arkham no existe ningún juego bueno de la franquicia de Detective Comics. Siempre que salvemos la honrosa excepción que suponen los Injustice, la franquicia de lucha que aglutina diferentes personajes del mundillo. Hablamos de productos artesanales muy mimados por sus padres, los amos de Nether Realm, aquellos que engendraron la franquicia de Mortal Kombat.

Con tremenda saga bajo su currículum era difícil hacer un mal juego de lucha, independientemente del tema que escogiesen. Por suerte, DC fue la agraciada (no, que va, Warner no tuvo nada que ver, claro) y tenemos al día de hoy Injustice 2. Un fighting game que recoge las mecánicas de Mortal Kombat X y las refina para darnos contiendas rápidas, tácitas y bestias dignas de los niveles de poder que se dispensan en los cómics de la compañía americana.

Por si fuera poco, el apartado gráfico es espectacular, dejándonos esa colección de rostros que rozan el “uncanny valley” junto a un repertorio de luces y sombras que nos hacen sentir que estamos viendo una película del mismo Zack Snyder. ¿Queréis más? Pues el sistema de cajas de botín no está nada mal, picándonos a jugar mucho con nuestros personajes favoritos para construirles nuestras skins favoritas. Ojo, que esto es un aliciente poderosísimo para los fans de DC, ya que hay infinidad de trajes canon de los cómics que uno se puede elaborar.

Tenemos graficazos, tenemos un buen sistema de combate y también una personalización muy chidota, ¿falta algo? ¡Pues claro! ¿Qué es un buen juego de lucha sin buenos modos donde darnos tollinas? Injustice 2 nos trae los multiversos, la traducción del sistema de torres de Mortal Kombat 11, donde enfrentarnos a rivales súper duros para conseguir más opciones de personalización. Como veis, tanto si os mola el género fighting como si sois fans de los icónicos personajes de DC, Injustice 2 es un juegazo que no podéis dejar pasar, culpables.

The Punisher

Volition, artífices de la maravillosa saga de Saint’s Row, firmaron aquí una traducción del Castigador al formato videolúdico. Aunque es más famoso Punisher: No Mercy, aquel denigrante shooter multijugador que aconteció en PlayStation 3, The Punisher (sí, a secas) supuso una experiencia muy fresca que se apoyaba en grandes del Third Person Shooter como Max Payne.

Con un Frank Castle en su mejor forma, tuvimos que revivir los capítulos más importantes de sus cómics sin abandonar la crudeza que tanto le caracteriza. Multitud de armas que podíamos empuñar, escenarios destruibles y fatalities más bestias que las muertes desarrolladas en las mejores cintas de Destino Final. Todo esto conformaba un cóctel explosivo y muy efectista que nos pegaba horas a los mandos sin pestañear.

El juego vio la luz en PlayStation 2, Gamecube, Xbox y PC. Más tarde pudimos disfrutarlo también en móviles, aunque el incordio de los controles táctiles casi echaron a perder la experiencia por completo. Y ojo, que aunque fuese una experiencia centrada únicamente en pegar tiros a diestro y siniestro, supo mantenerse fresco gracias a la variedad de localizaciones que teníamos que revistar. Desde el piso cuchitril de Frank hasta la selva del Amazonas. Ningún villano o capo de la mafia se quedó sin la reprimienda del Castigador.

Por desgracia, en la actualidad no podemos conseguir el juego, al menos, no de forma legal. Activision perdió los derechos de los juegos de Marvel (afectando también a Deadpool y algunos títulos de X-Men) lo que dinamitó la posibilidad de verlo en tiendas digitales. Una auténtica lástima ya que el juego se conserva bastante bien tanto en lo mecánico como en lo visual y hubiera sido un añadido estupendo para Good Old Games o incluso un digno candidato para una remasterización.

Prototype

Aunque los descritos hasta ahora son juegos de superhéroes que ya eran conocidos de otros formatos, Alex Mercer debutó en el medio videolúdico para hacerse después un nombre en el mundo del cómic. Este científico desquiciado asoló las calles de New York con una infección mientras buscaba la cura para el virus que le poseyó, el Black Light. Se trata de una substancia que muta el cuerpo de aquellos que invade, trastocando su ADN para que las células cambien a conciencia del huésped.

Hablamos por tanto de un tío con poderes de superhéroe, a los cuales podemos darle el uso creativo que queramos en una ciudad con total libertad. Prototype es un juego bruto, macabro, donde se masca la tragedia perpetuada por nosotros al resistirnos a la autoridad. Lejos del sentirnos un superhéroe, es un juego que explora los límites de la crudeza humana hasta el punto de marcarse una dualidad moral: ¿Caemos a la oscuridad con Mercer y disfrutamos el ser un villano desquiciado que no valora la vida humana o nos sentimos mal por las atrocidades que nos vemos obligados a cometer con tal de curar a nuestro protagonista?

Una obra brillante firmada por Activision y Radical Entertaiment, que lamentablemente tuvo una secuela que estropeaba su mensaje en clamor de la acción sin control. Esto le sirvió a Radical para firmar su sentencia de muerte, deshaciendo el estudio para fundirse con los desarrolladores de los Call of Duty. La tragedia de Alex Mercer trascendió el formato del videojuego para hacerse una realidad metanarrativa.