Masters of Horror Parte 3

Son muchos los títulos que  a lo largo de varias generaciones de consolas han intentado meternos el miedo en el cuerpo, consiguiendo más o menos fama pero siempre polémicos. El  género ha tenido momentos verdaderamente épicos (Gen. 32Bits) en los que la moda del “pasar miedo” incluso conseguía traspasar la barrera imaginaría entre “gamer y casual”, por lo que a muchos el nombre de “Resident Evil” y “Silent Hill” les sonará bastante aunque no sean precisamente jugones.

Aunque era conocedor del género desde hace mucho tiempo (Aliens de Spectrum, Sweet Mansion de Nes…) no fue hasta una visita a un conocido local de mi ciudad( donde alquilaban por horas la PSX) cuando de verdad me picó la curiosidad por probar esto del miedo virtual, mientras veía con asombro como unos niños de unos 9 o 10 años jugaban al Resident Evil original.

Deep Fear demostró que Saturn también podía tener su “Resident Evil” particular

Por aquella época ya se había lanzado RE 2, y como mi bolsillo no llegaba para más, decidí alquilarlo para experimentar en mi casa esas sensaciones vividas en la tienda. Mi sorpresa fue cuando comprobé que gráficamente era bastante superior a lo que vi en su primera parte, y he de reconocer que pasé miedo de verdad jugándolo en plena noche, paseando con León por los pasillos de la comisaría de Raccoon.

Tras mi experiencia con Resident Evil, apareció en mi vida Silent Hill para reírse de mí, insultando al miedo que pasé con la saga de Capcom para demostrarme lo que de verdad era tener que apagar la consola por no poder seguir delante de la angustia que tenía encima.

Tras SH y RE 3 (del que guardo un buen recuerdo, sobre todo por la tensión de no saber cuando aparecería Némesis) y muchísimas conversaciones con supuestos “gurús” del videojuego, internet se convirtió en mi mejor herramienta para investigar  sobre el género y descubrir títulos para otras plataformas o que incluso nunca llegarían a PALetolandia.

Es así como di con “Deep Fear”, original de Sega Saturn y último juego para la consola lanzado en nuestra región.

Con Dino Crisis y Alone in the Dark IV ya finiquitados (y bien disfrutados), intenté saciar mi sed de survival con RE: Code Verónica para Dreamcast, buen juego de la saga pero con poca “chicha” respecto a sustos o situaciones desagradables.

Haunting Ground fué uno de esos juegos poco conocidos por su poca publicidad

PS2 heredó el buen gusto por el miedo que su antecesora cosechó, y aunque fue precisamente en esta generación donde se empezó a casualizar el género, llegaron títulos realmente memorables. Silent Hill 2, 3 y 4 (The Room), Siren 1 y 2, Project zero 1,2 y 3… todos estos títulos alcanzaban gran calidad y recibieron muy buenas críticas, siendo obligatorio jugar a todos ellos si se es fan.

Pero claro, no todo son solo títulos conocidos. PS2 tiene en su catálogo dos “sleepers” mayúsculos como Rule of Rose y Hauting Ground, survivals de buena calidad y acabado general pero sin la publicidad de los anteriormente nombrados.

Gamecube sacó pecho  y nos ofreció RE: Remake, RE zero y Eternal Darkness, todos de sobra conocidos por su calidad.

Rule of Rose, uno de los últimos grandes de PS2

Fue entonces cuando, ahora que estamos hablando de la Cube, apareció el… triple A total, para muchos el mejor juego de la gen… RE 4.

Los reconozco, me considero un enamorado de él, lo tengo en mi top 10 de toda la historia de los videojuegos… pero las cosas son como son. RE 4 fue el inicio del cambio, un vuelco al survival horror en el que aún por desgracia nos encontramos y del que parece no podemos salir: acción por los cuatro costados.

Desde entonces, y con solo algunas excepciones, el género ha caído sin frenos por una cuesta que parece no mermar su longitud.

Atari intentó devolvernos (una vez más) su saga Alone in the Dark con un juego “aceptable” que pasó con más pena que gloria por el mercado, mientras Capcom demostró con RE 5 (y actualmente también con el 6) que su fórmula que tan bien funcionó con la cuarta parte sería el camino a seguir en adelante.

Resident Evil 4… ¿el principio del fin?

Sin embargo, y como mencioné más arriba, existen ciertos juegos de esta gen. que se han ganado a pulso pertenecer al club vip del terror. Silent Hill Homecoming y Downpour, remake de Siren, Alan Wake… y como máximo ejemplo, el primer Dead Space. Los chicos de EA nos devolvieron los sustos, los pasillos oscuros, los gritos que nunca sabes de donde vienen… nos devolvieron el MIEDO en su máximo esplendor,  ofreciéndonos como escenario una nave averiada que orbita sin rumbo en un planeta lejano.

Dead Space, el último gran survival

Masters of Horror llega a su fin con este capítulo. Hemos repasado a los grandes del terror y hemos recorrido un pequeño trozo de historia de este gran género que tantos buenos ratos nos ha dado.  Es la hora de reflexionar, de que comentéis más abajo vuestros mejores momentos de miedo a los mandos de vuestra consola y cuales fueron vuestros títulos preferidos. Y para terminar, os dejo una frase que invito a que adivinéis en que juego aparece:

“Enter the Survival Horror”