los mejores juegos de Nintendo 64

Los mejores juegos de Nintendo 64

Donkey Kong – Marcelo

La magia de la antigua Rare brilla en este título desde principio a fin. Embarcarnos en una aventura para recuperar nuestras amadas bananas doradas pudiendo controlar diferentes personajes, aprendiendo diferentes habilidades, derrotando jefes finales y descubriendo todos los secretos de la Isla Kong, es sin duda una de las mejores cosas que nos pudo pasar a los que crecimos con esta consola.

Un juego con unos mundos bastante más grandes de lo que aparentan, obligándonos a emplearnos a fondo para conseguir algunas de las bananas, haciendo que tengamos que avanzar a otros niveles para obtener las habilidades necesarias y luego volver atrás, o incluso las mecánicas de tener que usar a varios personajes para poder acceder a ciertos sitios son algo a lo que no estábamos acostumbrados en un Donkey Kong, pero que es lo que hace este juego especial y sencillamente genial.donkey kong 64

Al jugar se reconocen muchos elementos tanto de Super Mario 64 como de Banjo-Kazooie, inspirándose en características y mecánicas de ambos títulos para ofrecer una obre de gran calidad. Por alguna razón una gran parte del publico rechaza este título por el simple hecho de ser en 3D. Yo defiendo que para Nintendo Switch un Donkey Kong en 3D sería una auténtica delicia, y si no habéis jugado aún a este juego no seáis rancios ni de mente cerrada y dadle una oportunidad, no os vais a arrepentir.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time – Marcos García

Cuando uno hace un poco de memoria y se pone a pensar en Nintendo 64, una de las primeras ideas que le llegan a uno a la mente de primeras es The Legend Of Zelda: Ocarina of Time. Es claramente una de esas bestias pardas que, tras su lanzamiento, el mundo de los videojuegos queda atónito ante las nuevas mecánicas y a partir de ese momento queda considerado como un ejemplo a seguir.

Seguramente tampoco sería muy descabellado asegurar que la evolución de la saga Zelda no ha conocido mayor cambio que pasar del A Link to The Past al Ocarina of Time, esa transición de la vista cenital a un increíble 3D, cambiando casi al completo todas las mecánicas vistas hasta el momento e incluyendo hasta cinemáticas no dejó a nadie indiferente.

La prueba está en que el juego a día de hoy ha envejecido tan bien que en cualquier momento puedes volver a poner tu cartucho en tu vieja Nintendo 64 y volver a disfrutar como un enano.

Super Mario 64 – Manu Mora

No podía faltar el juego icono de la generación de Nintendo 64, el Mario de esta estapa y, sobre todo, el juego que sentó las bases de cómo se podía pasar de las dos a las tres dimensiones sin perder un ápice de jugabilidad.

Hablamos, cómo no, de Super Mario 64, un juego largo de narices y que supo explotar al máximo las posibilidades de las tres dimensiones en el universo de Mario. La jugabilidad nos dejó a todos con la boca abierta ya que pese a lo complicado que parecía al principio, pegar tres saltos seguidos en cualquier dirección era pan comido tras apenas unos minutos de juego.

mario 64

La diversidad de los mundos a los que nos enfrentábamos, las mecánicas nuevas, esos enormes e imponentes jefes finales… Puede que ahora os parezca algo de lo más normal del mundo, pero os aseguro que en aquella época esto fue toda una revolución. Y jugar a Mario 64 imponía. Y para que lo diga un fan de Sonic… ya tuvo que ser bueno.