Microsoft también está trabajando en un casco

Microsoft no pierde el tiempo, la verdad. A la vez que está convenciéndonos de que ser de la inquisición es bueno, descubrimos que ha patentado un aparatejo bastante curioso similar a lo que conocemos como Oculus Rift, pero con sus cosas particulares.

gato casco

Este gato es el que ideó la propuesta inicial a Microsoft

El aparato en sí parece ser que consistiría en un casco con dispositivo de audio, micrófono, cámaras internas y externas, pantallas y acelerómetros. Vamos, que le falta la pajita y el hueco para la lata de cerveza y lo tenemos todo en uno, como la Xbox One.

Yendo por partes, las cámaras se distribuirían en un principio en dos posiciones distintas. Una interna que detectaría el movimiento de los ojos y haría un reconocimiento facial. Esto permitiría ubicar a la persona dentro del entorno y su interacción visual con él. En teoría también tendríamos que dar nuestro consentimiento para que nos haga un escaneo de retina y nos identifique (toma ya).

Las cámaras externas serían para detectar movimientos exteriores, tanto los que hagamos nosotros como los que hagan otras personas que compartan nuestro espacio vital. También detectarían profundidad y luminosidad. Suponemos que para evitar darnos la hostia padre contra el televisor o algo así. Siempre se alude también a una posible combinación con Kinect 2.0.

El tema de las pantallas no queda claro ya que en un principio deja la puerta abierta a la colocación de una o varias pantallas de cristal transparente o semitransparente, que podrían ser de diversos tipos. Esta parte la dejan “sujeta a cambios”.

microsoft casco

Pero el cacharrito de marras no acaba ahí, que tiene más cosas. Los acelerómetros y giroscopios podrían ser tres y tres para poder controlas los movimientos de la cabeza y nuestra posición, incluso los movimientos de cuello y todo. Esto serviría también para darle órdenes con gestos, por ejemplo, mover el cuello hacia un lado para que nos desplacemos a un lado, o cosas similares.

El micrófono permitirá el control por voz del sistema, combinado con el de gestos, de forma que podríamos aceptar solicitudes u opciones con la voz también. Por último, habría un sistema de altavoces integrado para que podamos cotillearlo todo.

Microsoft deja claro que el usuario puede decidir qué cantidad de información que recopila el casco de marras puede ser compartida con los demás. Al menos esto está bien, ya que al aparato solo le falta hacernos un análisis de sangre para ver cómo andamos de adrenalina mientras lo usamos, vaya.

Sea como fuere, sigue siendo una patente que además se registró en enero de 2012 y no sabemos cómo andará ahora. Y ya sabemos las patentes que tiene Microsoft encima. A ver qué se nos planta delante porque quieras o no, no tiene mala pinta.

Fuente: Gamespot