Entrevista - Juegaterapia

En la vida nacen ideas, se venden, se sueñan, se viven, se comparten, se regalan, se disfrutan, se luchan, se pintan de colores, huelen a libertad y justicia. Y siempre van unidas a la consecución de un bien mayor.

La idea de juegaterapia se convirtió en una realidad. Soñaban con hacer felices a los niños enfermos de cáncer, y gracias a la solidaridad de la gente, lo están consiguiendo. Más de 500 niños cuentan con uno de estos aparatos para entretenerse entre sus sesiones de quimioterapia  y  son ya alrededor de 40 hospitales los que tienen este juego en todas las habitaciones de los departamentos de oncología infantil y trasplantes.

 

¿Cómo nace juegaterapia?

Son las siete de la tarde y Ana Ortega, responsable de proyectos de Juegaterapia nos espera en la sede central de la Asociación. Su recibimiento no es otro que el de esa persona que se dedica a hacer feliz a los demás. Amplia sonrisa, corazón en mano dispuesta a abrazar y agradecernos que estemos con ella para relatarnos su pequeña historia. La suya y la de los que están trabajando en equipo día a día de forma desinteresada en esta asociación que nació hace aproximadamente dos años.

Podemos decir que Juegaterapia es fruto de la casualidad. Mónica Esteban, actual presidenta, decide regalar su videoconsola a una amiga que tiene a su hijo enfermo de cáncer en un hospital. La amiga le cuenta a Mónica que aunque su hijo ya cuenta con una tiene un compañero de habitación que le encantaría poder disfrutar de otra. En ese momento, Mónica compra una caja, le pide a sus hijos que hagan unos dibujos y envía la consola con unos cuantos juegos. Al cabo de unos días recibe una llamada de la madre para agradecerle esta acción tan solidaria que ha devuelto a su hijo la ilusión y las ganas de vivir.

De este modo, Mónica no se queda satisfecha  con su donación  y decide invitar a un café y bollo a todos aquellos compañeros de trabajo que le traigan su videoconsola. En esa misma semana, Mónica consigue tres más. Así, nace juegaterapia.

 

A partir de este momento, todo sigue gracias a la solidaridad de la sociedad española, la ayuda gratuita de empresas como Envialia, empresa de mensajería, personas clave en el mundo de los negocios como Joaquín Torres, arquitecto que donó de forma desinteresada, televisiones al hospital de la Paz y que está implicado de una manera muy directa en proyectos futuros que llevará a cabo juegatarapia y que sin su ayuda sería aún más difícil realizarlos. A los voluntarios que trabajan a full time, community managers, informáticos, almaceneros… que han hecho que Juegaterapia deje de ser una idea para convertirse en una realidad. En definitiva, un equipo de gente que aúnan sus esfuerzos para repartir ilusión y esperanza entre los más pequeños en esos momentos tan duros donde luchan incansablemente por destruir a ese “bichito”que no les deja vivir. Juegaterapia madruga y se esfuerza diariamente para  hacer feliz a esos niños enfermos de cáncer a través de los videojuegos  con su lema “la quimio jugando se pasa volando”.

Y es que el mundo del videojuego se ha visto continuamente amenazado por la infalible arma negra de la crítica educacional. Siempre expuesto a millones de descalificativos que han surgido de la no aceptación de la tecnología como medio de entretenimiento para los más jóvenes, alegando siempre que el niño deja de interaccionar con sus semejantes para verse involucrado en un mundo de ficción donde los valores esenciales del ser humano han desaparecido. Juegaterapia ha demostrado que las videoconsolas llenan de alegría a muchos niños que han perdido las ganas de vivir.

Pero aún hay mucho más sobre este tema, se trata de la Anestesia virtual. No sólo es verdad que los niños disfrutan y se entretienen con las videoconsolas sino que las últimas investigaciones sobre los beneficios de estos aparatos en el mundo de la medicina sostienen que los niños que están distraídos y felices con las videoconsolas son capaces de soportar el dolor  de una forma superior que a la de un niño que no juega.

Selección de hospitales

Juegaterapia desea llegar a todos los hospitales de España que tengan departamento de oncología pediátrica”. Así nos lo explica Ana Ortega. El seguimiento se hace de forma rutinaria. Se ponen en contacto vía telefónica con el jefe de departamento y entre ambos organizan la llegada de las consolas. Juegaterapia se informa de cuántas camas hay, reúnen el pedido y lo envían. Cuando el hospital lo recibe y lo gestiona, los niños convierten las habitaciones en campos de sonrisas.

Asimismo, volvemos a reiterarnos en la importancia de ENVIALIA. Empresa de mensajería que colabora con esta asociación y que pone a disposición de todos los donantes 320 delegaciones repartidas por toda España. Las personas que quieran donar su videoconsola sólo deben acercarse a una de estas oficinas y dejar allí su donativo. Es esta empresa la que hace llegar el paquete al almacén de Juegaterapia cuya ubicación se encuentra en Madrid. Aquí comprueban el estado de los aparatos, si está completa o falta algún cable y organizan las listas teniendo en cuanta cuántas deben enviar y cuál es su destino. De nuevo, cuando el trabajo está listo, Envialia recoge y reparte a los centros correspondientes.

Proyectos futuros

Son muchos los proyectos que Juegaterapia tiene en mente. En primer lugar, no conocen otra asociación en el mundo que se dedique a lo que ellos hacen, por lo que les hace plantearse el hecho de abrir fronteras de aquí a un tiempo. De este modo, Ana Ortega nos hace mención de Juegaterapia en Venezuela. Una sucursal de su asociación que cruzó el charco hace meses y que está teniendo una gran aceptación por parte de la sociedad venezolana.

En segundo lugar, tienen una preocupación más cercana. Cuando desgraciadamente le diagnostican cáncer a un niño la familia se ve afectada en todos los aspectos. Generalmente uno de ellos pierde el trabajo y su vida se ve reducida al interior de un hospital. Juegaterapia ha creado una bolsa de empleo para estos padres, intenta por todos los medios que las televisiones de pago desaparezcan y que las ayudas de parking se hagan evidentes. Además, han firmado un convenio colaborador con el Hospital de la Paz y junto con la ayuda incondicional de Joaquín Torres pretenden crear un jardín y dejar a un lado las losas de hormigón. De este modo, estos niños pueden airear su sonrisa y olvidar que su vida ha dejado de ser lo que era.

La trayectoria de Juegaterapia es realmente jugosa. Sus proyectos son envidiables y sus objetivos muy alentadores para todos esos niños que sufren cáncer. Pero no debemos olvidarnos que esta asociación se sustenta gracias a las donaciones de cada uno de nosotros. Por tanto, ¡No te lo pienses ni un segundo! Sabemos que tenéis montones de videoconsolas que por lo que sea ya os habéis cansado de ellas. Recordar que a estos niños también les gusta lo último, lo que está a la moda, esos juegos de los que todo el mundo habla. Por lo que hacemos una llamada especial y os decimos que no necesitan nada de lo que vosotros no queréis sino que el sacrificio está en desprenderte de algo que quieres para que otras manos puedan tocarlo y otro corazón disfrutarlo.

 

El equipo de GuiltyBit os anima a que os involucréis con esta asociación y os acerquéis a vuestra delegación de Envialia más cercana. En cuanto a vosotros, Juegaterapia, guiltybit os agradece todo el trabajo que hacéis por estos niños y os brindamos nuestra  ayuda en todo lo que esté al alcance de nuestra mano.

Recordar que en la página web de esta asociación www.juegaterapia.com  podéis encontrar toda la información que deseéis así como un buscador para encontrar la empresa de mensajería más cercana.

Y ya sabéis…

MIENTRAS TANTO… JUEGATERAPIA