Las bondades de jugar en PC son muchas, pero parece que la salud ocular no está entre ellas.Y el monitor de 65 pulgadas de Nvidia ha venido a demostrarlo.

En el CES 2018 Nvidia ha presentado sus productos. Y entre todos ellos, sin duda, ha destacado una pantalla monstruosa. Pantagruélica, incluso. Y sinceramente, me da miedo las consecuencias que pueda tener usar el monitor de 65 pulgadas de Nvidia.

Igual parece una tontería, pero es que para ese tamaño de pantalla hay que usarla a una distancia de tres mestros. Así que o alguien quiere poner el monitor de su pantalla en el salón o va jodido, porque en una mesa de escritoria, aún puesta a lo largo, queda demasiado cerca de los ojos.

En cualquier caso, el monitor compite de tú a tú con todas los televisores que han ido saliendo en los últimos años. Alcanza los 4K, que cada vez es más un estándar tanto en videojuegos como en otro contenido audiovisual. También tiene HDR, según leo en VG247. Y, cómo no, funcionará a 120 herzios. Una auténtica bestia parda que vendrá, además,  G-Sync para evitar el tearing.

No hay detalles del precio. Pero con todas esas características, habría que esperar lo peor. Me extrañaría que bajara de los 2.000 dólares. Así de claro os lo digo, culpables.