Monster Hunter 4 Ultimate - Análisis Nintendo 3DS

Volvemos a ser cazadores en nuestra portátil y volvemos a serlo con Monster Hunter 4 Ultimate, pero esta vez con mas enemigos sedientos de sangre, mas armas, mas armaduras y mas felynes para hacernos gozar. En esta nueva aventura seremos un cazador contratado por un capitán para servirle en su caravana itinerante en busca de respuestas.

Esto no es mas que el trasfondo con el cual nos permitirán movernos por todas las ciudades y nuevas zonas que nos han preparado, ya sea Val Habar y su gran salón de cazadores, Harth con sus famosos forjadores o la gran Dundorma con su teatro en el que relajarnos entre misión y misión por no mencionar mas sitios.

La tónica de este Monster Hunter no se separa mucho a la que ya conocemos, pero sí es cierto que vamos a apreciar un giro de tuerca que consigue mejorarla y añadir ciertos cambios que no hace que sea simplemente “otro más”. Sí, habrá que seguir una historia. Sí, habrá que cazar. Sí, habrá que experimentar… pero hay algo nuevo en todo ello.

monster hunter 4 ultimate análisis 1 guiltybit

Ahora no existe granja (como en Monster Hunter 2) y tampoco nos ayudarán Cha-Cha y Kayamba (Monster Hunter 3). Cualquier NPC te puede mandar cualquier misión a cambio de algo (el cocinero mejorará sus platos, el wyverngate te permitirá hacer mas pedidos, Coloso forjar nuevas armas…) por lo que todas, y cuando digo todas me refiero al todas, serán misiones a tener en cuenta si queremos avanzar en esto de la caza.

De vez en cuando tendremos una nueva misión que será marcada como urgente. Estas harán que podamos subir de rango y, de esta forma, avanzar un poco más en el mapa, como por ejemplo el desbloquear una ruta comercial o restablecer el flujo de lava y conseguir un barco. Son resultados que, más que mejorar nuestra caza, nos otorgarán nuevas zonas a las que acceder.

Por suerte, en esta ocasión la curva de aprendizaje en Monster Hunter 4 Ultimate no llega a ser tan demente como en el Monster Hunter 2 de PSP, pero tampoco es tan fácil como vimos en la tercera entrega. Esta vez han conseguido llegar a un equilibrio con el que, al poco de hacer varias misiones, empezaremos a notar que tenemos que ponernos un poco pilas (¿hablamos del Nyrscella?).

Otra cosa que han llevado lo mejor posible, pero aun así cojea y afecta a la dificultad de salir victorioso, es el control de la cámara. Si tienes la recién estrenadita New 3DS puedes usar el nuevo botón/palanca/cacho de plástico que viene incorporado. Si tienes la 3DS/XL con el horroroso stick turbo, le puedes dar uso sacrificando la estética de la consola y el poder llevarla en el bolsillo (es demasiado grande con ese armatoste).

Pero ¡ay culpable! Como tengas la 3DS/XL a secas, lo tienes algo mas jodido. En Monster Hunter 4 Ultimate se ha habilitado un panel en la pantalla táctil que hace las veces de control de cámara. Parece muy bonito, muy original y muy chachiguai, pero lo cierto y verdad es que habrá que forzar bastante el pulgar para poder hacer algo. Así que, una recomendación a aquellas personas que aprecien su consola y que a) sean de nervios fáciles y/o b) tengan la manía de tener uñas largas: no lo uséis si queréis mantener la pantalla táctil.

Siguiendo con el tema de las batallas, nos encontramos con que son bastante mas dinámicas que en otras ocasiones. Veremos ataques aereos, dos nuevos tipos de armas (Claive insecto y Hacha cargada), o la posibilidad de montar un enemigo y así acuchillarle haciendo un daño bastante considerable y, por supuesto, haciendo que molemos mil.

También se ha mejorado la esquiva y los combate mientras escalamos, pero no todo eso es tan bonito y tan bueno para nosotros. Los enemigos también aprovechan todas estas mejoras y se lanzan sobre nuestro cazador saltando encima mientras andas por el aire, haces poses molonas para caer desde el cielo, etc. Esto, aparte de corta tu intervención magistral y con pose incluida, suele hacer bastante pupa. En definitiva, existe un amplio abanico de cazar y ser cazado.
Pero no todo es cazar o morir. Monster Hunter 4 Ultimate nos encargará a veces misiones en las que solo tendremos que entregar algún material de la zona, y para ello deberemos hacer una visita libre a algún lugar o irnos de expedición a nuevas zonas desconocidas. Allí no sabremos qué encontraremos ni dónde nos darán suministros para empezar, por lo que tenemos que estar bien preparados.
monster hunter 4 ultimate análisis 2 guiltybit

Son en estas misiones en las que mas te pararás a mirar el paisaje, a contemplar los pequeños detalles que plagan el juego y a disfrutar un poco de unos gráficos que, pese a que no son el remate de los tomates, sí que merecen la pena un ratito de contemplación. Y es que, recordemos, Monster Hunter 4 Ultimate es un juego mayormente de portátiles, por lo que su apartado gráfico, aunque impresiona a veces, nunca ha sido su fuerte. Pero pese a ello, habrá bastantes momentos en los que nos dará una grata sorpresa (Shagaru Magala y Dalamadur son grandes ejemplos de ello).

Y para terminar, algo que os va a dar una gran alegría porque es lo que todos esperábamos en un Monster Hunter: ¡tiene online cooperativo al fin!

Monster Hunter siempre ha sido un juego en el que necesitábamos hacer un grupo de cazadores con nuestros amigos para poder combatir con algunos enemigos que, en solitario, eran practicamente invencibles. Ahora (sí, hijo sí, ahora) nos dan la oportunidad de jugar online con personas de por ahí.

Este modo va muy fluido y no se sufre casi nada de lag, al menos con nuestra conexión y destreza. Como mucho sí que hemos notado una pequeña caída de frames, aunque nada relevante y, gracias al cielo gamer, nada que nos chafe la experiencia jugable.

Lo que sí hemos echado de menos ha sido un chat de voz  para que sea más fácil la comunicación. El juego nos incluye algunas frases y gestos que pueden ser de ayuda entre cazadores, pero, a ver, sed sinceros ¿cuándo narices os fijáis en si vuestro compañero levanta la mano para indicar que vayáis a ayudarle? ¿No es más efectivo un gritito de auxilio? Habrá que usar esta modalidad con amigos y un sistema de chat a parte o, bien, jugando todos en local en casa.