MotoGP – Bit'em Up (LXVII)

La franquicia de MotoGP en videojuegos es una de las que más ha pasado de mano en mano durante los últimos años, que si Capcom, que si luego Bandai-Namco, que si ahora Raw Thrills para la versión recreativa… sea por lo que sea (aunque suponemos que el tema de poner más euros sobre la mesa tendrá algo que ver), esta franquicia tal apenas ha repetido desarrolladora en los últimos años.

El “poner más euros sobre la mesa” de antes no está puesto porque sí, ya que todos sabemos el importantísimo esfuerzo económico que supone para las desarrolladoras el llevar a cabo videojuegos con licencia oficial, sean deportivos o de cualquier otro género. E incluso en este caso concreto, el del mundial de motociclismo, me atrevería a aventurar que más de la mitad de presupuesto del juego se habrá sido dedicado al pago de la licencia oficial MotoGP.

Lo bueno de esto, sobre todo desde el punto de vista del jugador, es que a la hora de jugar podremos elegir entre todos los pilotos que corren en la vida real. Y no sólo esto, ya que las motos, el diseño de las mismas, lo monos, las escuderías y demás, serán tal y como son en realidad.

Por supuesto, los circuitos presentes en el juego también están licenciados y representados con un total lujo de detalles. Lo único malo relacionado con los circuitos es que los presentes en el juego se han limitado a un total de diez.

La elección de cada circuito será lo que nos condicionará la dificultad del juego, ya que cada uno de ellos estará catalogado en uno de los tres niveles de dificultad disponibles. Así que la curva de dificultad se definirá en función de los circuitos que elija cada uno.

De todos modos, lo más reseñable de este nuevo título son las funciones on-line y otros añadidos de los que dispone. En realidad todas estas funciones no son nada novedosas porque están bastante extendidas para los mercados japonés y estadounidense, pero como por aquí no se suelen ver mucho me siguen resultando bastante novedosas.

Dentro de las funciones on-line tenemos una más sencilla que consiste “simplemente” en que la máquina actualizada estadísticas on-line, básicamente es lo mismo que las listas de récords de las máquinas recreativas pero a nivel mundial. Lo verdaderamente interesante son las funciones on-line dedicadas al modo multijugador. De manera off-line se pueden llegar a conectar hasta ocho muebles para jugar hasta ocho personas a la vez, en el modo on-line tenemos la misma limitación de jugadores pero lo bueno es que no hace falta que estén en el mismo salón recreativo que nosotros para jugar contra ellos.

El propio mueble de la máquina también incluye otros añadidos que cada vez parecen estar más presentes en las novedades arcade. La cosa es que el mueble incluye una cámara con la que podemos hacernos un retrato y usar la foto resultante en todo aquello que nos representa durante el juego: nuestra posición durante la parrilla de salida, la clasificación on-line… a mí no parece nada del otro mundo, pero cuando lo ponen en tantas recreativas será por algo.

Y como no, tratándose de un juego de motos, lo que prima sobre todo lo demás es la velocidad, y para poder transmitirnos esa sensación no podía faltar el “cañonaco” de aire (o simulador de viento, que queda más fino) de turno que hará todo lo posible por despeinarnos mientras intentamos llegar los primeros a la meta mientras conducimos a velocidades de vértigo.

Con la reciente finalización del campeonato de MotoGP tal vez haya que darle una oportunidad a este arcade para que a los aficionados a las motos se les haga más corta la espera hasta la siguiente temporada.