nacon-revolution-pro-controller-ps4-analisis-2

Nacon Revolution Pro Controller – Análisis de Periféricos

Botones, sticks y cruceta, un trío vital para la selección de un mando

Algo que hay que comentar a fondo y que no a todo el mundo gustará es la disposición de los botones, la cruceta y los analógicos. Como veis en las imágenes que acompañan a este análisis, se ha optado por cambiar la posición de «las setas» que ya no están en paralelo, sino en diagonal y con 46 grados de amplitud. Teniendo en cuenta el uso actual que se le da a la cruceta, me parece un acierto esa nueva disposición. En un par de partidas os habréis acostumbrado, y los que tengáis las manos grandotes o los dedos como morcillas de Burgos os podréis olvidar de que vuestros dedazos choquen entre sí al jugar.

Algo que no me ha gustado nada de los análogicos es la diferencia que hay entre sus acabados (el izquierdo es más pequeño y cóncavo y el derecho es algo más grande, lleva el logo de Nacon y es convexo). El mayor problema que veo aquí es de agarre, ya que ninguno de los dos pirindolos ofrece un agarre que justifique los más de 100 euros que vale el mando. Lo bueno que tiene esta goma dura -casi plástico desnudo- es que no se desgastarán con tanta facilidad como los Dual Shock originales, pero creo que un término medio habría sido lo más adecuado.

nacon-revolution-pro-controller-ps4-analisis-4

El panel táctil y los botones Options y Share cumplen sin más, mientras que los cuatro botones principales parecen tener un diámetro ligeramente superior y una respuesta a la presión más suave, lo cual siempre es bueno. En cuanto a los gatillos, volvería a pediros que vayáis a la tienda y hagáis una prueba antes de haceros con el Nacon. R2 y L2 están ligeramente inclinados hacia fuera, lo cual facilita que «tumbes» el dedo sobre el gatillo. R1 y L1, por contra, no proporcionan esa comodidad, ya que están pensados para que también reposemos todo el dedo sobre él, a diferencia de los mandos oficiales de Ps4 y One, que invitan a pulsar esos botones con la yema del dedo. Estos botones se pueden calibrar ampliamente conectando el mando al PC y trasteando con la app oficial del producto, aunque hablaremos en profundidad sobre este detalle más adelante.

Otro «problema» que he encontrado durante el análisis del producto es que. al preguntar sobre su comodidad a gente con las manos más grandes que la mía, han mostrado cierta disconformidad con la colocación de los gatillos. Hablo de gente con auténticas manazas, pero probablemente muchos de vosotros las tengáis así y el dato os sirva.

Como veis, todos estos problemas se solucionan o bien acostumbrándose o bien probando el mando antes de comprar, cosa que no sucede con la cruceta. Soy muy exigente con las crucetas y, desde mi humilde punto de vista, los ejemplos a imitar son los de la cruz de PS Vita y la del mando de Xbox One -si bien esta última tiende a descalibrarse con mayor facilidad-. Lamentablemente el Nacon Revolution Pro COntroller ha perdido una buenísima oportunidad para integrar una cruceta de este tipo y, aunque tiene un pad de ocho direcciones, se echa en falta algo que destile mayor calidad y sensibilidad.

Para terminar con la botonera del Nacon Revolution Pro Controller, os contaré que cuenta con cuatro botones extra para macros que se manejan con el dedo corazón de ambas manos, un botón de selección de perfil y un selector de modo (estándar/personalizado) que hará que el led cambie de azul a rojo.

En la siguiente página os hablo de la app de personalización y de lo mejor y lo peor del Nacon.