Netflix anuncia una serie spin off de Harry Potter

Al universo de Harry Potter le queda aún mucho fuelle y tras comenzar con muy buen pie la nueva saga de Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, ahora es Netflix la que se atreve con un nuevo spin off.

Harry Potter sigue despertando amores cual Pasión de Gavilanes allá por donde pas. Y parece que alguien (es decir Netflix) ha escuchado nuestras súplicas sobre los spin off que querríamos ver acerca de las historias del mago más famoso de Hogwarts.

La cadena de televisión a la carta ha confirmado por sorpresa que ha llegado a un acuerdo que le va a permitir explorar más profundamente el universo de Harry Potter. Por el momento no han dado más detalles al respecto por lo que no tenemos ni idea ni de cuándo narices la veremos en antena ni de qué tratará.

Esperemos que, por su propio bien, elijan algo interesante, como una escuela de magia distinta a Hogwarts y que cuenten algo que sea molón. Además, al ser una serie ya no tienen que preocuparse por los temas de duración y demás que siempre fastidian un poco el tema de las películas y sus argumentos absurdos.

La verdad es que no nos esperábamos esta noticia por ningún lado, pero en caso de que así hubiese sido, la primera candidata a encargarse de este spin off habría sido la HBO, que pertenece a la propia Warner.

Quizás por eso las palabras del anuncio tienen ese no-sé-qué que parece recochineo. O es que nosotros somos muy mal pensados:

“Siempre hemos tenido un ojo puesto en Harry Potter y el gran universo en el que se mueve su historia. Por eso hemos negociado duramente con Warner Bros. sobre la opción de hacer una serie y ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo optamos por hacer un juicio por combate. A la vista está que nuestro becario era más fuerte que el suyo.”

Parece que no tenían ganas de apostarse a ninguno de sus guionistas, así que optaron por becarios. Sea como sea, culpable, esto es lo que sabemos y por mucho que esto sea una historia muy bonita, de aquí a que se haga realidad pueden pasar muchos, pero que muchos años.