Nintendo 64 - 10 joyas poco conocidas que deberías jugar ya

No todo era Zelda y Mario en Nintendo 64, la legendaria consola de Nintendo también nos trajo otras joyitas que no brillaron tanto, por una razón u otra.

Se cumplen 20 añazos del lanzamiento de Nintendo 64 en Europa y una consola tan maravillosa como esta se merece un regalito de cumpleaños por nuestra parte. Además, Nintendo está a punto de lanzar Swicht y es un buen momento para recordar a una de las viejas glorias de la compañía. A continuación os traigo una lista con 10 juegos imprescindibles de Nintendo 64.

En esta lista os dejo 10 juegos que, por diferentes razones nunca brillaron tanto como se lo merecían. Ojo, no se trata de un ranking pero de alguna forma tenía que ordenarlos. Sin más preámbulos, empecemos con la lista.

ARMORINES PROJECT S.W.A.R.M. (1999)

En 1999, Acclaim Entertainment, desarrolladora de la conocida saga Turok, nos traía otro shooter, su nombre: Armorines: Project S.W.A.R.M. Por desgracia, este título no tuvo el éxito de Turok a pesar de ser, desde mi punto de vista, un shooter muy original e innovador para su época.

Armorines: Project S.W.A.R.M  nos ponía en la piel de dos soldados embutidos en armaduras y armados hasta los dientes. Nuestra misión era defender la Tierra de una invasión alienígena y erradicar dicha amenaza. Nuestros enemigos eran unos insectos “muy monos” y de proporciones colosales, vamos que no valía pisarlos para acabar con ellos.nintendo-64-10-juegos-imprescindiblesnintendo-64-10-juegos-imprescindiblesArmorines heredó el motor gráfico de Turok e incluso sus controles pero, su jugabilidad es mucho más ágil y rápida, toda una ventaja para un shooter. Nada más empezar teníamos la posibilidad de elegir entre dos personajes, cada uno con diferente armamento.

Por un lado tenemos a Tony Lewis, el tipo duro. Su armamento era más pesado y poderoso, pero también más lento. La otra opción era Myra Lane, una chica de armas tomar. Su arsenal era más débil pero mucho más rápido y manejable. En función de nuestra habilidad y estilo deberíamos escoger que personaje nos beneficiaba más.

Una de las grandes bazas de Armorines era su posibilidad de jugar la aventura en modo cooperativo para dos jugadores, lo que se traducía en una experiencia mucho más divertida, sin duda. Posiblemente, el mayor defecto de Armorines era la monotonía de sus escenarios y enemigos. Muchos de los aliens a los que nos enfrentábamos eran muy similares entre sí y se diferenciaban solo por el tamaño.

En definitiva, Armorines Project S.W.A.R.M. es un shooter que merecía más reconocimiento del que tuvo. A pesar de sus defectos fue un juego muy logrado y original para su época.

BODY HARVEST (1998)

La cosa sigue yendo sobre invasiones alienígenas. Body Harvest fue, probablemente, uno de los primeros (si no el primer) sandbox que pudimos disfrutar en una consola. Si tenemos en cuenta que uno de los estudios desarrolladores de este título fue Rockstar North nos empiezan a encajar muchas cosas.

En esta aventura ambientada en Grecia y la Isla de Java, entre otras ubicaciones, tendríamos que combatir una invasión alienígena a escala global. Nuestro protagonista, Adam Drake, es un cazador de aliens venido del futuro con la misión de (¿cómo no?) salvar a la tierra.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (5)Nuestros enemigos son una raza alienígena que invade la tierra cada 25 años para “cosechar a la población”. Para hacerlo aíslan diversas zonas del planeta para evitar que pidan ayuda. Precisamente, esas zonas son las que tendremos que explorar en el juego.

Para la época en la que fue lanzado, Body Harvest presentaba una jugabilidad desbordante. El estilo de Rockstar (DMA Design por aquel entonces) queda patente desde el inicio del juego. Nos encontramos en un mapa completamente abierto, que podemos recorrer como nos dé la gana, y repleto de vehículos, enemigos y npc.

La jugabilidad y dificultad del juego eran su principal aliciente. Body Harvest suponía un reto considerable para el jugador medio, los enemigos eran muy abundantes y duros de pelar. Mientras recorríamos el mundo nos asaltaban auténticas hordas de alienignenas, con algún que otro boss incluido.

Aunque el paso de los años no le haya tratado demasiado bien, Body Harvest fue un gran logro como videojuego a nivel de innovación y jugabilidad pero, como muchos otros no recibió el reconocimiento que merecía.

BLAST CORPS (1997)

Blast Corps llegaba a Nintendo 64 en 1997 de la mano de Rare, abriéndose camino a base de demoliciones. Con un planteamiento simple pero original, extremadamente divertido y adictivo. El objetivo principal del juego era despejar una ruta segura para un camión que portaba explosivos nucleares.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (5)

Para lograrlo tendríamos que demoler a diestro y siniestro a lo largo de 57 niveles, nada menos. Podíamos elegir entre varios vehículos para cada misión; desde excavadoras hasta robots autopropulsados con los que hacer trizas cada obstáculo que nos encontráramos.

La verdad es que no hay mucho más que decir sobre este título ya que carece de una historia o trama elaborada, es un juego al más puro estilo arcade. Pero que eso no es eche para atrás si no lo habéis jugado y queréis probarlo, Blast Corps es seguro de horas de diversión.

Su principal defecto puede ser la monotonía y parecido de unos niveles con otros. De cualquier manera, es un juegazo que vale la pena jugar, como mínimo, una vez en la vida de todo jugón.

Sigue leyendo, en la siguiente página encontrarás plataformas, terror y algo de guerra.

GLOVER (1998)

Glover llegó a la 64 bits de Nintendo en 1998 con un estilo que bebía claramente de Super Mario 64 pero con un toque muy original. En este título de plataformas en 3D controlamos a un simpático guante blanco que tendrá que abrirse paso a través de una serie de mundos, al más puro estilo Mario, como os decía.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (2)Incluso el estilo artístico y el acabado de muchos de estos mundos tiene multitud de puntos en común con el Super Mario 64. Pero Glover se guardaba un as bajo la manga, o bajo el guante, según se mire. La jugabilidad de este juego cuenta con un detalle muy original y divertido.

Mientras avanzábamos por los pintorescos mundos coleccionando cartas (en lugar de monedas), nos acompañaba una pelota saltarina que tendríamos que usar de diferentes formas para poder progresar. Podíamos hacerla botar como un jugador de basket para que nuestro protagonista saltara con ella. También podíamos caminar sobre ella cual equilibrista de circo, o lanzarla como si quisiéramos marcar un señor triple para llevarla a una zona elevada.

La variedad de los mundos es otra gran virtud de este título. Desde coloridos mundos circenses hasta lúgubres castillos plagados de trampas mortales. Su temas musicales también acompañaban muy bien a estos mundos, con ritmos alegres y pegadizos. Por último, no faltaban los montones de coleccionables; cartas, pelotas…

Sin duda, Glover tiene todos los ingredientes de un buen plataformas, es una verdadera pena que no tuviera la acogida que se merecía entre el público. Me atrevería a decir que la sombra de Super Mario 64 oscureció a Glover y no le permitió brillar como merecía.

SHADOW MAN (1999)

De nuevo, Acclaim Entertainment nos dejaba una joyita incomprendida para Nintendo 64. En 1999 Shadow Man llegaba para ocupar el puesto del terror en la 64 bits pero, a pesar de ser un muy buen juego su éxito fue muy discreto.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (3)

Con una estética 3D y ambientado en mundos oscuros y bizarros, Shadow Man nos proponía una aventura de terror con un toque muy atractivo. Nuestro protagonista, Michael Le Roi, sufre un accidente en el que muere toda su familia excepto él. Michael es salvado de la muerte por una misteriosa sacerdotisa vudú. En el proceso adquiere poderes sobrenaturales que le permiten viajar entre el mundo de los vivos y el de los muertos (La Zona Muerta).

Armados con un arsenal de armas terrenales y artefactos vudú debíamos combatir a los esbirros del mal. Nuestra misión es detener el apocalipsis que el señor de la Zona Muerta pretende desatar en el mundo de los vivos. Si nos paramos a pensar tiene un planteamiento similar a Soul Reaver, de PlayStation 1, pero trasladado a otro contexto y ambientación.

La premisa del juego es original una vez que conocemos los detalles de la historia y, para su época, tanto el apartado técnico como la jugabilidad de Shadow Man están muy logrados. ¿Cuál fue el fallo de este título? Pues sinceramente no lo sé, puede que sencillamente tuviera mala suerte.

Sin duda alguna, Shadow Man es un título muy a tener en cuenta en el mundo de los juegos de aventura y terror. Un juego que, posiblemente haya sido un referente a la hora de desarrollar otros títulos, a pesar de su limitada popularidad.

CASTLEVANIA 64 (1999)

En 1999 Konami deja su huella en Nintendo 64 con Castlevania 64. Probablemente esta sea una de las entregas menos populares de la vampiresca saga de Konami, esa es una de las razones por las que está en esta lista. No obstante, no era un mal juego ni mucho menos, de hecho fue un título muy completo y elaborado para su época.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (4)

Con unos escenarios en 3D y una mecánica muy aventurera, Castlevania 64 nos ponía en la piel de Reinhardt y Carrie, el heredero de los Belmont y una joven con poderes sobrehumanos, respectivamente. Como es habitual en la saga, nuestra misión sería derrotar a Drácula. Para ello tendríamos que adentrarnos en un gigantesco castillo y sus alrededores.

Uno de los mayores atractivos que le encontré a este juego en su momento fue la profundidad de su argumento. A medida que avanzábamos conoceríamos a multitud de interesantes personajes, cada uno con su propia historia y trasfondo. Además, el castillo escondía muchos secretos e historias realmente intrigantes. Una pena que estuviera en inglés.

Por otra parte, su jugabilidad estaba realmente trabajada. Tendríamos que resolver diferentes acertijos para avanzar, registrar cada habitación del castillo en busca de objetos o pistas. En definitiva, estrujarnos bien la sesera para averiguar que teníamos que hacer.

Pero no todo era investigar y resolver misterios, Castlevania 64 combinaba esto con emocionantes enfrentamientos contra jefazos espectaculares, plataformas y mucha acción. Desde mi punto de vista, fue todo un hito de la 64 bits que no alcanzó ni la mitad del reconocimiento que merecía.

AEROFIGHTERS ASSAULT (1997)

En 1997 llegaba a Nintendo 64 Aerofighters Assault, un divertido shooter de aviones de combate. Tuvo que verse las caras con Ace Combat 2, que llegaba a PlayStation ese mismo año. Probablemente esta fuera la razón por la que pasó desapercibido, la fama de Ace Combat se lo ponía muy difícil.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (6)Mientras que su rival de PSX optaba por un estilo más realista y serio, Aerofighters Assaults introducía elementos de ficción, como algunos jefazos con forma de robots gigantes que emergían en medio del océano.

A nivel gráfico, Aerofighters era muy superior a Ace Combat, pero era más corto y podíamos elegir entre menos aeronaves para pilotar. Hablando de los aviones disponibles, en Aerofighters podríamos escoger entre cuatro pilotos diferentes, además de algunos extras desbloqueables. Cada uno de ellos con su propio avión y armamento personalizado.

Dependiendo de nuestro estilo de combate nos vendría mejor uno u otro. Además del armamento teníamos que tener en cuenta la velocidad, la maniobrabilidad y el blindaje de cada avión.

La aparición de jefazos al final de cada nivel era uno de los atractivos del juego. Suponían un verdadero reto y eran muy duros de pelar. Además, teníamos que destruirlos antes de que nuestros aliados cayeran o de que los enemigos destruyeran el objeitvo que defendíamos. Este estilo de juego le daba un sabor muy arcade a Aerofighters Assault, similar, en cierto modo, a la sensación que nos transmitía Lylat Wars.

En la siguiente página te esperan los tres últimos olvidados de Nintendo 64.
JET FORCE GEMINI (1999)

Volvemos con Rare, esta vez con Jet Force Gemini. Con este título nos sumergíamos en una aventura de acción y exploración que nos llevaría por diferentes planetas. Por el camino lucharíamos contra una raza de hormigas humanoides con afán conquistador.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (8)Durante la aventura controlaremos a tres personajes; dos hermanos gemelos, Juno y Vela, ambos ataviados con armaduras espaciales, y a Lupus, un sabueso armado con propulsores y cañones.

Lo que me enamoró de este juego desde la primera vez que lo jugué fue la variedad y extensión de sus niveles. El hecho de poder viajar de planeta en planeta era algo maravilloso para un videojuego de finales de los 90, transmitía una increíble sensación de libertad.

Por otro lado la acción era muy adictiva y divertida, tal vez si lo jugamos ahora nos parezca monótono o tosco, como es lógico, pero en su momento era un derroche de diversión. A nivel gráfico también estaba realmente conseguido. Los mundos tridimensionales y con coloridos muy potentes eran perfectos para ambientar esta aventura interplanetaria.

Como me ocurre con otros títulos, desconozco el motivo por que Jet Force Gemini no fue más popular, o porque nunca tuvo una secuela. Esto último hubiera molado lo suyo. Aunque nunca se sabe, culpables, parece que Microsoft podría estar planeando traer a los gemelos de vuelta. A principios de 2016 renovaba la IP del clásico de N64.

MYSTICAL NINJA GOEMON (1997)

Como pasaba con Glover, aquí viene otro juego que probablemente muriera a la sombra de Super Mario 64. Esta vez de la mano de Konami, hablamos de Mystical Ninja Goemon. Además de su estilo de juego, que se parece mucho al de Super Mario, su trama también tiene muchos puntos en común.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (11)Mystical Ninja Goemon es parte de una saga clásica de videojuegos, muy popular en Japón pero muy poco conocida en Europa y América. De hecho, esta entrega fue de las pocas que se comercializaron fuera del país nipón.

La mecánica de juego es, como decía antes, similar al Super Mario 64. Teníamos que superar una serie de niveles basados en plataformas en tres dimensiones, eso sí, la ambientación era muy diferente.

En Mystical Ninja Goemon nos encontrábamos en Japón, y nuestra misión era luchar contra unos extraterrestres llamados Shoguns del monte Melocotón (¿Qué monos no?). Estos personajillos habían raptado a una princesa. (Uy, esto también me suena de algo…)

La principal diferencia que nos aportaba este simpático plataformas era la posibilidad de comprar diferentes objetos y potenciadores a cambio de las monedas que íbamos recogiendo, lo que nos permitía abordar diferentes estrategias para superar los niveles.

RAKUGA KIDS (1998)

Para finalizar vamos con otro título de Konami, esta vez de un género que aún no hemos tocado en la lista, un juego de lucha de toda la vida. Sí, ya sé que los juegos de lucha están a porrones, y que para título de este estilo en N64 siempre nos viene a la cabeza Killer Instict, pero Rakuga Kids tenía un planteamiento muy original y diveritdo.nintendo-64-10-juegos-imprescindibles (9)

Se basaba en peleas entre personajes de estilo animado muy simple, debido a que se supone que habían sido dibujados por niños. Es decir, el elenco de personajes seleccionables era producto de la imaginación de varios niños. Ahora puede que no nos parezca nada del otro mundo, pero os aseguro que molaba lo suyo.

Además de los personajes, en Rakuga Kids, había más elementos basados en la imaginación y los dibujos de un niño Por ejemplo, la barra que debíamos cargar para ejecutar ciertas acciones o los propios escenarios.

Puede que su principal defecto fuera la poca cantidad de personajes seleccionables (sólo 7 más 2 desbloqueables) o los pocos escenarios en los que podíamos combatir. Quizás fuera la popularidad de Killer Instict, que no dejó que Rakuga Kids se diera a conocer. De cualquier manera, fuera una autentica lástima, porque Rakuga Kids desbordaba diversión Hubiera molado lo suyo alguna secuela que mejorara y ampliara lo que el juego nos proponía.

Bueno, culpables, hasta aquí este reportaje de glorias olvidadas de la 64 bits de Nintendo. Espero que os haya molado y que os hayan entrado ganitas de rejugar o probar, según el caso, alguno de estos juegos. Y hablando de jugar a la Nintendo 64, por si no os habéis enterado, NES Classic mini ya es capaz de emular los juegos de esta consola.