Mientras todo lo que intentamos hoy en día es evitar que la pantalla del móvil/tablet/consola se nos raye, va Nintendo y dice que Nintendo Labo es más divertido si se rompe.

Los cartones de Nintendo siguen dando de qué hablar estos días. Ya si es para bien o para mal, es cosa vuestra. Pero los japoneses han dicho, sin despeinarse, que Nintendo Labo es más divertido si se rompe. Así, como lo lees.

Lo ha dicho la compañía en una entrevista a DualShockers (nosotros les estamos intentando amenazar para que nos den una). Resulta que lo de elegir el cartón como material de construcción no es, ni nuevo, ni aleatorio. Además de porque es más barato y moldeable que la madera, el metal o el mythril, hay otras razones por los que se ha hecho esta elección.toy-con de Nintendo Labo piano

Según ellos, mientras hacían los diseños de los aparatejos, se “dieron cuenta” de que lo más divertido era, básicamente, construirlo y entender cómo funciona. Es decir, saber por qué hay una pieza aquí, un elástico allí o por qué se mueve determinada parte.

Con todo esto, es normal que experimentando o montando el cacharro se nos rompan algunas piezas. Pero con mangarle el jueguete al gato o pidiendo a Amazon podemos tener un bonito repuesto que construir nosotros mismos.

[amazon_link asins=’B0792T5S6H,B0792TKTXS,B0792QY3C7′ template=’ProductCarousel’ store=’guil0f-21′ marketplace=’ES’ link_id=’4dc03758-0fda-11e8-a3d4-b9c6e29fb59e’]

Supongo que, en parte, tienen razón. A menos que tengas un problema con el cartón o que romper cosas sea algo que te supere, eso de ponerte a construir y destruir robots o juguetes tiene su qué. Desde luego, original es. Sobre todo en un mundo donde la mayoría de los amiibos comprados sigue en sus cajas sin abrirse porque “no se tienen que estropear”. Cuánta razón tiene Toy Story 2. Pero cuánta razón.