Nintendo Switch – Primeras impresiones de la nueva consola de Nintendo
sFwqPd4cNYg

Primeras impresiones de Nintendo Switch

Hemos podido probar Nintendo Switch en las oficinas de Nintendo, así como Mario Kart 8 Deluxe, The Legend of Zelda: Breath of the Wild y otros títulos. ¡Atentos!

Nintendo Switch ya casi está aquí. Se nota, se siente. Tras el descalabro de Wii U, es casi un imperativo para Nintendo que su nueva consola funcione. Y que funcione bien. Más ahora que van a fusionar portátil y sobremesa y su única apuesta para los próximos años va a ser Nintendo Switch. Va a ser un all in en toda regla.

A pesar de los grandes retos que le esperan a Nintendo Switch, los de las gran N están tranquilos, confiados. Supongo que lo bien que está funcionando a nivel de reservas es un buen augurio. Que haya un catálogo continuado, con al menos un triple A o nueva IP cada mes, imagino que es otro.

El público, salvo los fans más acérrimos, no parece compartir mucho esa ilusión que tiene Nintendo por su nueva consola. Es normal, claro, después de todo lo que pasó con Wii U. La frecuencia de lanzamientos, abandonarla tan pronto, etc. El no entender si es fundamentalmente una consola de sobremesa o portátil, también ha jugado en contra. Todas las dudas que puedan tener los jugadores son perfectamente comprensibles. Pero creedme si os digo que todas ellas, incluso las más hater, se disipan en cuanto tienes una Nintendo Switch en las manos.

Un diseño premium

Tanto ha intentado Nintendo romper con el pasado de Wii y Wii U que el propio diseño de la consola es mucho más estilado. Elegante. Premium. Han dejado el plástico cutre de anteriores consolas y han usado materiales más nobles. Incluso metal en algunas piezas. El resultado es que tiene más parecido con un móvil de alta gama que con una consola de Nintendo. Absolutamente cualquier parte de la consola evidencia que entre nuestras manos no tenemos un juguete, sino un producto tecnológico de calidad.

Esa calidad no se queda solamente a nivel de diseño. La pantalla, con su resolución de 720p, es muy solvente. En la televisión se ve mejor,  pero con esa pantalla han conseguido que jugar en modo portátil sea bastante satisfactorio. Los Joy-Con también van en esa línea. Tienen acelerómetro, giroscopio, sensor NFC y una cámara de infrarrojos. Su acabado también está muy cuidado. Pero el principal problema que va a lastrar a estos Joy-Con es su tamaño. Los joysticks y los botones son demasiado pequeños para unas manos normales. Tras dos horas jugando sin parar y dándole todo tipo de usos, me acostumbré un poco a ellos, pero lo primero que sentí al tener que usarlos fue incomodidad. Especialmente en el modo portátil, con los Joy-Con anclados a la pantalla. Casi parecía que estuviera cogiendo Nintendo Switch con pinzas y no con mis manos.

Otro aspecto de esa tendencia premium que se ha marcado Nintendo pasa por los juegos y las tarjetas de memoria. Los primeros llegarán con una capacidad de hasta 32GB, pero serán ampliables en un futuro en caso de que haya juegos que requieran de más espacio. Sobre las tarjetas, serán compatibles microSD hasta de 2 TB, cuando esas salgan al mercado. Puede parecer una tontería, pero la Nintendo de hace unos años seguro que ni se hubiera planteado la compatibilidad de ambas de cara al futuro.

Switch no está exenta de defectos

La intención de Nintendo con Switch es “volver a cambiar las reglas del juego”, me dijo Omar Álvarez, PR de Nintendo España, durante la presentación de la consola. Nintendo Switch viene con tres modos diferentes. Televisión, con la consola en la base; portátil, con los Joy-Con acoplados a la pantalla de la consola; y sobremesa, cuando no hay un televisor cerca y se pone la pantalla sobre una mesa para jugar solo o con un amigo.

Por estos tres modos de juego, decía Omar, Switch es casi como una “máquina del tiempo”. Nos hace sacar tiempo para jugar donde sea: en el metro, en el avión, en el coche, etc. Es un concepto muy acertado, porque puedes usar la consola realmente donde quieras pese a ser una consola de sobremesa. Ya no te hace falta una barra sensora, ni una televisión, ni siquiera una base donde ejecutar los juegos. “Corazón doméstico, alma portátil”, reza un eslogan escogido por Nintendo para representar el concepto Switch. Y me parece muy acertado.

En términos multimedia, la consola viene coja. No sé si es porque no han tenido tiempo compañías como Netflix o Twitch de desarrollar sus aplicaciones o Nintendo está haciendo de las suyas con su carácter hermético. Lo que sí sé es que de lanzamiento apenas tendrá opciones multimedia. Por mucho que sea seguro que vayan a llegar dentro de los primeros meses o el primer año como muchísimo era un fallo fácilmente corregible.

La caja incluirá, aparte de la consola, dos Joy-Con con sus respectivas agarraderas, un soporte para convertir los Joy-Con en mando, el cable de corriente y el cable HDMI. Como ya se anunció, la batería de la pantalla en modo portátil dura entre 2 y 6 horas, mientras que los Joy-Con duran en torno a las 20 horas. Ambas partes se cargan completamente en solo 3 horas. Una cosa en la que insistió Omar y quiso puntualizar especialmente es el hecho de que, aunque el soporte para los Joy-Con que se incluye no carga los mandos (ese se vende aparte), estos se pueden cargar acomplándolos a la pantalla y dejándola en la base, reposando. Hasta 8 Nintendo Switch podrán conectarse localmente, sin necesidad de Internet, para echarse unas partidas multijugador.

El catálogo de Nintendo Switch

Del catálogo de los primeros meses, sin duda The Legend of Zelda: Breath of the Wild es el que se lleva toda la atención. Los demás también están pulidos, pero es que no tienen ni punto de comparación. Probé los primeros 20 minutos del juego, esos que tanto han rulado por diferentes eventos desde hace meses y que ya me conocía al dedillo. Aún así, verlo en directo, experimentarlo y poder, por fin, jugarlo, es algo que ni todos los vídeos de Youtube pueden emular.

Sobre 1-2-Switch, coincido con esa opinión tan extendida de que tendría que estar incluido. Es el Wii Sports de Nintendo Switch, el que hace un uso más diferente, social y divertido de la consola y el que servirá para mantener la consola viva entre lanzamiento y lanzamiento. Bueno, más bien serviría, porque me extrañaría bastante que alguien pueda llegar a interesarse por ese juego habiendo tantos otros más profundos y, a priori, más interesantes. Pero a pesar de eso, cualquiera que pruebe sus minijuegos, ya sea el de los duelos en el Oeste, el de ordeñar vacas, el cuentabolas dentro de la caja o el de abrir cajas fuertes; se lo pasará muy bien. Y si ya jugáis a ello con un par de pelotazos en sangre, ya ni os cuento.

Los dos últimos juegos que pude probar, Splatoon 2 y Mario Kart 8 Deluxe tienen mucho en común. Aunque uno sea una secuela y otro una remasterización, lo cierto es que no dejan de ser los dos juegos multijugador estrella que ha tenido Wii U. Traerlos casi de lanzamiento parece ser un buen movimiento para captar a todos aquellos que no terminaron de decidirse por una Wii U. Pude jugar ambos tanto en el modo televisor como en el modo portátil. Y qué os voy a decir, el cambio generacional les ha sentado estupendamente. Verlos en pantalla grande ya de por si impresiona, pero es que también lucen que te cagas en una cosa tan pequeña como es la pantalla de Switch.

Como decía, es normal que el público tenga dudas con Nintendo Switch. Pero yo, después de tenerla dos horas entre mis manos, no tengo ninguna.