Guía de Nioh para principiantes hartos de morir

Sin tenerlo, ya sabes que vas a morir. Tienes dos opciones: ir de chulito y morir más, o consultar esta guía para principiantes de NioH. Está en tu mano…

Nioh es el nuevo juego de Team Ninja y es complicado de cojones. GuiltyBit no cuenta con análisis del juego aún (como sí tienen otras páginas), pero sí que tenemos unas impresiones finales de su demostración definitiva. Hemos decidido realizar una guía para principiantes de NioH que estén hartos de morir.

“Pero Carlos, si el juego no ha salido aún… ¿Cómo voy a morir?” Ya me lo dirás, ya… Anda, coge papel y boli y anota esta serie de consejos:

Controla tu Ki

Nioh contiene una barra de Ki debajo de la salud, que irá disminuyendo conforme ataquemos/esquivemos. Es nuestro menester el andar con ojo que esta barra no llegue al “nivel rojo”, en el cual quedaremos vulnerables a los enemigos. Sé ahorrador, culpable.

Controla el Ki del enemigo

Nioh es de los pocos casos en los que la barra de Ki del rival se muestra junto con la salud. No sólo debemos controlar nuestro cansancio, sino que jugar con el del rival también será útil. También es importante remarcar que ciertas habilidades pueden disminuir el Ki de rival: por ejemplo, la espada será capaz de drenar un poco de estamina del enemigo si la mejoramos.

Maneja el Pulso de Ki

Esta técnica es fundamental para ir progresando en el juego. Cuando realicemos un golpe, es posible restaurar un poco de Ki gracias a esta técnica, que consiste en pulsar el botón R1 cuando acabemos de asestar un ataque. Si lo haces con mejor timing, recuperarás más energía. Parece una técnica banal, pero creedme que si se maneja bien, puede decantar la victoria o la derrota.

Estudia a tu enemigo

Cada enemigo tiene un estilo de lucha en particular: los campesinos, por ejemplo, son bastante torpecillos combatiendo, mientras que los samuráis son más inteligentes y esquivos. Estudia a tu enemigo antes de enzarzarte con él, observa sus movimientos y actúa con cautela.

Aprende las posiciones

Combatir en Nioh no es fácil no solo por la cantidad de vida que perdemos al recibir un golpe, sino porque hay que manejar las armas de la mejor manera posible. En el juego hay tres posiciones: Alta, Media y Baja. Dominar las tres posiciones y saber cuando utilizarlas es fundamental si queremos ganar.

La posición alta, por ejemplo, garantiza mucho daño y protección frente al enemigo, aunque gastará mucho Ki si abusamos de ella. Esta posición es útil para enemigos que se encuentren en el suelo, ya que permite atacar verticalmente, causando mucho daño. Manejar cada arma y posición es básico conforme avanza el juego.

Nioh guia principiantes

Equípate con lo mejor

Parece una tontería pero nunca está de más remarcarlo. Conforme avancemos en la historia, derrotemos enemigos y abramos cajas de botín, recibiremos equipo y objetos útiles para batallar. Mira de vez en cuando el inventario para asegurarte que tienes la mejor armadura equipada y que no estás haciendo el canelo.

Presta atención a los parámetros de las armaduras

Otra cosa que parece de poco, pero que no lo es. Ciertas armaduras requieren al jugador un determinado nivel de Ki o de Fuerza, que viene especificado en la parte de abajo de los parámetros. Muy importante controlar esto para sacar todo el potencial a la armadura que queramos y que busquemos equipar.

Controla el peso de tu equipo

Nioh tiene una mecánica curiosa y muy interesante: los objetos pesan, y acumular muchos puede ser perjudicial para nuestra movilidad y para nuestro Ki. Bueno, eso siempre dependiendo de nuestro estilo…

El peso del equipamiento está comprendido por colores: verde, amarillo y rojo. Si sobrepasamos el 100% (es decir, rojo) nuestro Ki se reducirá a la mitad por realizar un solo golpe. Ahora bien, podemos utilizar esta faceta a nuestro favor: si buscamos un estilo rápido, debemos dejar el peso a nivel bajo, es decir, de color verde. Si por contra preferimos la fuerza y no tanto la movilidad, aumentar el peso será útil para hacer más daño. Todo va en el estilo que busquemos.

Vende lo que te sobre

Cuando tengamos varios objetos en el inventario que no sirvan lo suficiente es necesario desacerse de ellos. Véndelos para obtener Amrita, lo que son las almas, para subir de nivel. Esto puede llegar a ser útil cuando no tengamos Piedras de Amrita y estemos algo “estancados”.

Consigue Puntos de Prestigio

Nioh tiene una mecánica interna curiosa: los Títulos. Son de dos tipos: Agyo uno, Ungyo el otro, cada cual diferente a la hora de conseguirlo. Por ejemplo, el título de Espadachín Adepto requiere derrotar a 100 enemigos humanos con una espada: cuanto más diversifiquemos nuestros ataques, más propensos seremos a recibir un nuevo Título.

Conseguir un Título conllevará recibir Puntos de Reputación. Con varios de estos, ganaremos un Punto de Prestigio, útil para bonus en estadísticas.

Busca a los Kodama

En este juego también se premia la exploración. Cuando lleguemos a una nueva zona, utiliza tu tiempo en explorar y en buscar a los Kodama, que son pequeños demonios verdes que llevan cazos de sopa en la cabeza. Si lo encuentras, recoléctalo. No es solo un coleccionable, porque conseguir cinco de estos incrementará la capacidad máxima de elixires que podremos llevar.

Controla los estilos Ninjutsu y Onmyo-jutsu

El Ninjutsu y el Onmyo-jutsu son habilidades de apoyo del juego. La primera se centra en objetos que se pueden lanzar, como shurikens, y en alterar el estado del enemigo, con objetos como veneno. La segunda permite fusionar tu arma con elementos naturales para tomar ventaja de cualquier debilidad enemiga. Ambas son útiles e importantes según avanzamos. Desbloquéalas y saca su mejor provecho.

Espero que os haya servido esta guía para principiantes, culpables.

Nioh guia principiantes