El 12 de diciembre, en el Microsoft Theater de Los Ángeles, tendrá lugar una nueva edición de la gala de entrega de unos premios que llevan ya unos años aspirando al título de los Oscar del videojuego. The Game Awards supone un reconocimiento a los títulos y los equipos de desarrollo que se han destacado en este 2019.

Foto: Pexels // Dominio Público

En el evento organizado por Geoff Keighley, Kojima Productions, Remedy, Platinum, Obsidian y compañía se verán las caras con la esperanza de alzarse con alguno o varios de los galardones que allí se entregarán. Hasta llegar ese momento todavía faltan unas semanas, pero ya conocemos la lista de nominados a todas las categorías y solo resta que jueces y público emitan sus votaciones para elegir al ganador de cada una de ellas. Los dos favoritos de este año, aquellos que aspiran a amasar una buena cantidad de premios, son Death Stranding, la exclusiva de Kojima para PS4, que acumula nueve nominaciones, y Control, la superproducción que ha reconciliado a Remedy con la crítica (no tanto con el público, si nos atenemos a las puntuaciones de Metacritic), con ocho. La lista completa ya está disponible en la página oficial, thegameawards.com.

Pasamos a comentar las categorías más importantes, y empezamos por la de Mejor juego del año. Junto con los ya mencionados Death Stranding y Control, completan la lista el aplaudido remake de Resident Evil 2 (Capcom), esa oda a la dificultad que responde al nombre de Sekiro, de From Software, el western intergaláctico disfrazado de juego de rol -¿o es al revés?- de The Outer Worlds (Obsidian) y el rey incontestable de los brawl games, Super Smash Bros. Ultimate (Nintendo).

En el apartado de Mejor juego de acción, no podía faltar uno de los pelotazos del año, Apex Legends (Respawn Entertainment), una nueva propuesta que engrosa la lista de títulos con un formato Battle Royal, y que solo en octubre fue capaz de generar 45 millones de dólares en microtransacciones. Tampoco faltarán a la cita Call of Duty: Modern Warfare (Infinity Ward), y su siempre apabullante nivel de producción, ni el retorno de una de las franquicias que más alegrías ha dado a Microsoft, Gears 5 (The Coalition). Completan la lista esa joya del hack n’ slash que es Devil May Cry 5 (Capcom) y otro retorno, Metro Exodus (4A Games), que nos devuelve al escenario de una Rusia postapocalíptica para volvernos a sumergir en el universo creado por Dmitri Glujovski en su novela Metro 2033.

Llegamos a una de las categorías más esperadas, la de Mejor juego deportivo, donde el fútbol sigue reinando con dos candidatos: FIFA y Pro Evolution, dos títulos de éxito poco preocupados por el reconocimiento de la industria. Son uno de los tipos de juegos que mayor rentabilidad ofrecen gracias a lo amplio de su público y al modelo de compras en el juego, donde FIFA 2020 sigue siendo el rey en este aspecto, gracias a Fifa Ultimate Team. Basta con echar un vistazo a la versión Ultimate Edition, que ofrece 20 sobres Oro en su más reciente oferta, para entender que este tipo de compras in-game están generando una gran rentabilidad para EA. La empresa americana sigue así un modelo muy similar al que iniciaron las casas de apuestas deportivas con los bonos de bienvenida  para dar a conocer un producto a su audiencia potencial y que esta pueda disfrutar de las bondades de un sistema de competición que cada vez atrae a más público. El resto de aspirantes al galardón se engloban en el género de carreras, con Crash Team Racing Nitro-Fueled (Beenox), F1 2019 (Codemasters) y DiRT Rally 2.0 (Codemasters).

En el apartado de Mejor juego de rol aparece una producción independiente como Disco Elysium (ZA / UM), una maravilla narrativa que esperamos poder ver traducida al castellano próximamente, The Outer Worlds, la reconciliación de Obsidian con aquellos que echaban en falta un universo que recuperase la frescura con la que esta desarrolladora nos golpeó en Fallout: New Vegas, y tres mega producciones como son Final Fantasy XIV (Square Enix), Kingdom Hearts III (Square Enix) y Monster Hunter World: Iceborne (Capcom).

Nintendo ya sabe que tiene garantizado un premio gracias a la categoría de Mejor juego familiar. Suyos son los cinco candidatos: Luigi’s Mansion 3 (Next Level Games), Ring Fit Adventure (Nintendo EPD), Super Mario Maker 2 (Nintendo EPD), Super Smash Bros. Ultimate (Bandai Namco) y Yoshi’s Crafted World (Good-Feel). Resulta incontestable la hegemonía que mantiene la compañía nipona en el mercado del ocio familiar, algo que justifica también un modelo de explotación de sus dispositivos que a veces les ha granjeado críticas por parte de los que buscan una mayor calidad en los títulos multiplataforma. Quién necesita un hardware a la última y conversiones que no se sonrojen al compararla con las de otras consolas si puede disfrutar de exclusivas tan suculentas como las que se mencionan en este párrafo.

Pocas sorpresas nos encontramos en la lista de aspirantes al premio a Mejor juego de estrategia. Estaba claro que Anno 1800 (Blue Byte) estaría ahí, al igual que sucede con Age of Wonders Planetfall (Triumph Studios), Fire Emblem: Three Houses (Intelligent Systems), Total War: Three Kingdoms (Creative Assembly) y Tropico 6 (Limbic Entertainment). El único título que no se sale del formato de la enésima iteración de un franquicia consagrada es Wargroove (Chucklefish), que, aun formando parte de una saga de rancio abolengo (el primer Famicom Wars data de 1986), ha supuesto un soplo de aire fresco para los amantes del género.

Y llegamos así a la categoría de Mejor juego multijugador, donde repiten Apex Legends, cómo no, y Call of Duty: Modern Warfare. En un sector, el del multi online, donde los títulos de acción suelen monopolizar las nominaciones, sorprende ver como Tetris 99 (Arika) ha conseguido hacerse un hueco. Menos impactante resulta la presencia de Borderlands 3 y su pandilocura (Gearbox Software) y de The Division 2 (Massive Entertainment) y su universo Clancy hipervitaminado.

Para cerrar este artículo, la categoría indie por excelencia, la de Mejor juego independiente. Vuelve a aparecer aquí esa joya que es Disco Elysium, pero este apartado de los premios también reconoce el mérito y la originalidad conceptual de Baba is You (Hempuli), Katana Zero (Askiisoft), Outer Wilds (Mobius Digital) y Untitled Goose Game. No podemos despedirnos tampoco sin mencionar la más que merecida presencia de Gris, una delicia visual y narrativa de factura española, en las categorías de Fresh Indie Game y de Dirección artística.