El nuevo tráiler de The Evil Within 2 invita a jugar como tú quieras

Sigilo o acción: el nuevo tráiler de The Evil Within 2 te insta a ejecutar tus acciones como quieras. Algo de libertad nunca viene mal mientras buscamos a Lily.

Cada vez son más los juegos que dan libertad al jugador para ejecutar las acciones como ellos quieran. Acabo de completar Wolfenstein: The New Order (que tendrá continuación en octubre), y es un buen ejemplo. Muchas secciones invitan al sigilo, pero no resulta obligatorio seguir esta pauta de comportamiento si preferimos asesinar nazis sonoramente. Ello parece que sucederá en la próxima obra de Tango Softworks; y no es que me lo invente yo, es que lo dice el nuevo tráiler de The Evil Within 2.

Sebastian Castellanos apunta a repetir en cuanto al protagonismo de la obra. Este se encuentra atormentado por la supuesta pérdida de su hija, Lily. Sin embargo, parece que no lo está del todo, y el juego cuenta el viaje del protagonista para encontrar a su pequeña. Para encontrar a la pequeña se podrá seguir el estilo que uno quiera. Me explico.

La descripción del vídeo en la propia página web habla de eso, precisamente. El jugador es totalmente libre de explorar el escenario… O no. También se puede mejorar las armas y al propio protagonista. Si gustamos más de ocultarnos, podremos mejorar las trampas y el sigilo. Si por el contrario preferimos ir “a saco”, las armas como el lanzagranadas o los fusiles vendrán bien. Por supuesto, se pueden mezclar estilos: faltaría más.

Bethesda ha detallado también los bonus por reservar el juego. ¿O acaso creíais que iba a hablar solo del nuevo tráiler de The Evil Within 2? El Last Chance Pack incluye varias cosillas para el propio gameplay. La primera es una pistola de mano, que promete ser más fuerte que la básica. Aparte, llegará un pack de crafteo para crear munición o nuevas trampas. Por último, un kit médico, por si andamos mal al principio.

nuevo tráiler de The Evil Within 2

El 13 de octubre estará disponible el juego en cuestión. ¿Tenéis ganas de darle caña o qué, culpables?