Crítica de One Piece 800, el Kong Organ al rescate

El capítulo de One Piece 800 nos ha dejado una nueva técnica de Luffy y un sabor a odio en el ambiente que no se aguanta.

Por fin hemos conocido un poco de cerca la situación de Sanji. Y por fin entendemos muchas cosas de su pasado. One Piece 800 comienza un pequeño recorrido por el protagonista de esta saga y por su familia. Aunque no es lo único que nos deja ver. Al menos, el ritmo es más ameno.

Luffy y el Gear Forth

La batalla de Luffy contra Cracker sigue su curso. Y lo peor de todo es que nos deja ver lo chunga que puede llegar a ser la cosa en el territorio de Big Mom. Un solo hombre ha hecho que el capitán de los Mugiwara tenga que sacar su arma más poderosa. Y no solo eso. También nos ha dejado una nueva técnica, una especie de Gatoringu a lo bestia.

A pesar de todo, Cracker aguanta buen el tipo y, en una batalla bastante bien animada para lo que hemos visto estos días, las cosas se ponen aún más en contra de Luffy.

¿Cuánto podrá aguantar? ¿Cómo se las va a apañar si se le acaba el Gear Forth y se queda sin podar usar haki ni su elasticidad? Desde luego va a ser bastante chunga la cosa, pero parece que será Nami la que acabe echándole una mano. La pregunta ahora es si acabará derrotando a Cracker o huyendo de él.one piece 800 kong organ

De todas formas, dudo mucho que Luffy no pueda dar más de sí con su cuarta marcha. En mi cabeza no dejan de venirse ideas acerca de esta nueva forma del capitán, y creo que esconde aún más secretos. La primera vez que la usó la vimos contra DoFlamingo. Dos veces, además. Esta segunda vez ha sido contra Cracker. Y hay una cosa que me ha llamado la atención.

Cuando Luffy usa cualquiera de las otras marchas, simplemente dice el nombre de la marcha. Gear Second o Gear Sado. Pero en el caso de la cuarta, siempre le añade el extra de Poundman. ¿Significa esto que la cuarta marcha tiene otras formas? ¿Hay otros estados del Gear Forth más peligrosos para Luffy, pero también más bestias?

Posiblemente. Antes de que veamos una quinta marcha o un despertar de la Gomu Gomu, Luffy nos tendrá que enseñar más cosas de la cuarta. Y es que hay tantos misterios que rodean a esta.

Los Vinsmoke

Está claro que la serie se encamina inexorablemente a un nuvo flashback de Sanji. Ya vimos en su momento lo que le pasó cuando lo encontró el capitán del Baratie. Pero claro. Ahora queda lo de antes. Su vida como príncipe de los Vinsmoke.

Hemos visto algunas cosas en pequeños recordatorios, pero es evidente que habrá más. Por ejemplo, no hemos visto aún a la madre de Sanji. Tampoco sabemos cómo desapareció del Germa 66. Tampoco sabemos por qué él es distinto a sus hermanos y por qué su padre lo repudia tanto.

Solo hemos visto estos retazos de odio hacia él por parte de sus hermanos de sangre. Y si bien su hermana y Yonji se salvan un poquito (este parece que solo imita a los mayores), la verdad es que Ichiji y Niji se llevan la palma en cuanto a odio.one piece 800 vinsmoke

Con esta Oda nos enseña un nuevo tipo de familia. Lo he dicho mil veces. La de Luffy es un tipo de familia. La que se elije. Luego vimos la de DoFlamingo, que pese a ser muy cabrón, cuidaba de los suyos. La de Big Mom es una familia de conveniencia, donde no prima la sangre, sino la matriarca. Y luego está la de los Vinsmoke, donde es el poder y el patriarcado el que dominan. Donde no importan los lazos, sino la fuerza bruta y los resultados.

Cuatro familias distintas. Distintos modelos enfrentados. Y distintas formas de ver la vida y a sus habitantes. Quizás es demasiado profundo, pero últimamente no hago más que ver esto en One Piece.

La infiltración

Pero no tenemos que olvidarnos del verdadero objetivo de Luffy y los suyos. No están aquí para derrotar a Big Mom. En absoluto. Lo que buscan es rescatar a Sanji y, de paso, el Poneglyph que tiene la Yonkou. Y parece que, pese a que Luffy la está liando un poquito, el resto de la “pandi” anda un poco mejor encaminada.

Por lo menos, parece que Brook y Pedro han encontrado la forma de entrar en el castillo sin ser vistos. Un poco cutre, por cierto. Me cuesta pensar que, pese al filo que tiene Brook en su espada, haya sido capaz de hacer algo como lo que ha hecho cuando a Luffy le ha costado un Gear Forth derrotar una armadura de Cracker. Puede que sea porque no está pendiente de ella directamente, quién sabe. Pero bueno, ahí andan.

El problema es que dentro de ese castillo está Big Mom. A ver cómo salen de ahí una vez entren. En general, a ver cómo salen de la isla… aunque esta pregunta igual tiene solución. Al menos temporal. Y es que Chopper y Carrot han descubierto el truco de Brulee. La dimensión de sus espejos.

one piece 800 chopper

Ahora solo queda saber cómo funciona y hacerse con su poder para poder ir de espejo en espejo, rescatar a Sanji y huir como quien no quiere la cosa.

¿Será suficiente? ¿Habrá enfrentamiento con Big Mom? ¿Huirán sin que les vean? Las cosas se han enrevesado demasiado. Y aún no hemos visto la reunión entre Sanji y Luffy. Miedo me da esto. Mucho miedo.

A ver cómo logras salir de esta, Oda

Hay una cosa que quiero resaltar en este capítulo, pero que es aplicable a la mayoría de ellos. Si hay algo que One Piece tiene y que muchas otras series no es una lógica y una continua escalada de poder con sentido.

Series como Bleach, Dragon Ball Super o Fairy Tail, que van por los mismos derroteros, acaban perdiendo estas escalas y haciendo lo que les viene en gana cuando llegan a un punto de poder. Es lo que pasa cuando, por ejemplo, juegas a rol. Al principio es fácil contener a los jugadores, pero cuando llegan a nivel 20, a ver quién los supera o aguanta.

En One Piece esto no pasa. Desde el minuto uno nos dijeron cómo estaba el mundo dividido. Piratas, recompensas, Grand Line, Shichibukai, Capitanes, Almirantes de la Marina, Yonkou… Todo estaba colocado en su sitio y con un balance de poder bien establecido. Nadie está ahí por que sí.one piece 790 jimbei y big mom

Y además de la historia de Luffy, hemos ido viendo cómo otras se han ido entrelazando. Kurohige y Ace, Shirohige y Akainu, Kizaru y Sentomaru, Aokiji y la armada revolucionaria, DoFlamingo, Mihawk, la peor generación … todos y cada uno tienen su sitio y su poder. Y poco a poco se va viendo a dónde están llegando.

Luffy pudo llegar a un punto antes de entrenar. Ahora puede llegar a otro. Pero si le costó derrotar a DoFlamingo, que es un Shichibukai, no va a ser tan fácil hacer lo mismo con Big Mom. Y este miedo, esta escala de poder, esta lógica en los estatus de cada uno de ellos y este progreso es lo que hacen a One Piece grande.

No es una serie donde ganes “por cojones”. Si no puedes ganar, no puedes ganar. Y creo que Luffy, al menos como está ahora, no puede contra Big Mom. Al menos no con tan pocos Mugiwara en la isla. No sé cómo se las apañarán con Kaido. Tampoco sé cómo saldrán de la isla.

Y esta incertidumbre es la que nos mantiene enganchados. Gracias a dios que Oda sabe cómo hacer las cosas. Y a que lo tiene todo perfectamente planificado.