Operation Abyss: New Tokyo Legacy - Análisis PlayStation Vita

Bandai Namco, en su fiel papel de distribuidora, defensora y redentora de todas las PlayStation Vitas del mundo vuelve a hacer honor de tales títulos al aparecer de nuevo con un juego bajo el brazo, como quien sube de la calle con el pan. Operation Abyss: New Tokyo Legacy es un JRPG que llega para intentar paliar la difícil situación de sequía en la que se encuentra la pequeña de Sony. ¿Servirá de algo?

Si viviéramos en un mundo videojueguil justo e ideal, no tendría que sorprendernos que saliera un juego para Vita, pero como desgraciadamente la pobre está más olvidada que el sueño de Morfeo después de Eurovisión, nos sorprende gratamente que aún haya alguien desarrollando juegos para la misma..

Batalla1

Aunque el juego ha sido distribuido en América por NIS América, y en Europa por la compañía naranja, la desarrolladora japonesa del título es Experience Inc. Esta ha preferido ofrecernos un jRPG con un sistema de juego basado en el famoso sub-género de los Dungeon Crawlers, que tal y como dijimos hace poco durante los últimos años se está prodigando con entregas como Persona Q o Etrian Odissey en Nintendo, o Eliminage Original y el más reciente Demon Gaze en Sony.

Tras esta pequeña presentación y como siempre, intentando no dar demasiados detalles y destripar nada a nadie, aquí va un pequeño resumen de los nuestros cortesía de la casa:

Érase una vez una pequeña ciudad nada conocida llamada Tokio, en la que nuuuuunca pasaba nada, ni aparecían portales a dimensiones alternativas, ni monstruos, ni jóvenes “pre-pubers” elegidos divinamente para ser salvadores de todo el tinglado hasta que ¿sabéis qué pasó? Pues sí. Sin que nadie se lo esperara aparecieron unos cuantos laberintos rarunos que aparecían ala, porque sí, por lo que la gente empezó a llamarlos Abismos (o Abyss), en los que si tenían suerte podían hacer encuentros en la tercera fase con una extraterrestre muy servicial y mu mona aunque apareciera codificada (así a lo C+ en sus tiempos), pero eso sí, muy tímida ella. Además por esos pasillos pueden encontrar a una niña grimosa acompañada de un peluche primo hermano de Chuckie, que sabe de qué va todo el tinglado pero el muy puñetero no se va de la lengua y siempre te dice que te busques la vida tú mismo.

A todo esto, otra niña que supuestamente es mayor que tú porque está a punto de graduarse aunque algunos de tus personajes según su currículum sean mayores de edad y estén en primero de la secundaria japonesa, te suelta que tiene códigos de sangre (Blood Codes o Códigos Sangrientos, o lo que podría ser una peli de Jean-Claude Van Damme en sus años mozos). Estos códigos pertenecen a grandes héroes de la historia, y si te los metes, puedes ser como ellos, pero eso sí, con cuidado porque se te puede pasar el arroz, ya que parece ser que al hacerte viejo al cumplir los 19 o algo así se te pasan los efectos forever and ever. Tras pensar que la niña esta se ha pasado demasiado tiempo dándole a los códigos estos, al final le dices que vale, que te pase unos cuantos, y así os convertís en un grupito megachachi que va a pegarse unos cuantos viajes por los Abyss estos.

Nada más empezar la partida tenemos dos opciones: o empezar el modo customizado, o el predefinido Solo se diferencian en que en el primero creamos a todos nuestros personajes a nuestro antojo, y en el segundo vienen parcialmente definidos a falta de añadir algunas cosillas. Por lo que más queráis en este mundo y parte del otro, escoged la predefinida. El diseño de los personajes a customizar, no es solo horroroso. Son aberrantes y esperpénticos. Además nuestra alma irá muriendo poco a poco si los elegimos. Avisados estáis.

Como buen Dungeon Crawler (a partir de ahora DCs), empezaremos siendo un cero a la izquierda y en más de una ocasión sentiremos unas ganas irrefrenables de estampar la consola contra la pared. No serán pocas las veces que necesitemos sacar a nuestro grupo de tanta mazmorra para respirar aire fresco o ir corriendo al hospital para conseguir levantar a un fiambre. Al menos poco a poco nos iremos haciendo con algo de botín (aquí códigos o “codes”) y así nos iremos fortaleciendo, porque si tenemos que depender de las compras que hagamos… nos quedamos caninos incluso antes de empezar.

Solo diré que el dormir se te puede llevar casi todos nuestros ahorros según cómo los empleemos. Así pues, siguiendo la filosofía más importante de la vida, la filosofía IKEA, nosotros nos lo montamos todo, ya sea un escudito o un bikini, faltaría más. Sin duda esto también es fiel a los DCs de toda la vida, puesto que todo depende de los botines que vayamos consiguiendo para avanzar en el juego con mayor seguridad.

Debo admitir que el juego de marras es ligeramente cansino y aburridote al principio, pero como todo en esta vida al fin y al cabo. Tampoco ayudan precisamente los menús, que están organizados de una manera muy extraña y de intuitivos tienen lo que yo de aparejador de edificios. Al final a base de ensayo y error conseguiremos hacer lo que queramos.

Conforme vayamos siguiendo la historia, subamos de nivel y consigamos equipo nuevo la cosa va mejorando exponencialmente, sumando además el atrayente nivel de dificultad el título. Hay que añadir que según cómo nos centremos en él se puede volver bastante desafiante, ya que si no dedicamos tiempo a recolectar y fortalecernos, nos puede venir un mostrenco llano y decirnos “¿ande váis niñatos?” y mandarnos al hospital de una torta.

operacion abbys Granja-Escuela

Puede parecer una escuela, pero es una granja…

A todo esto debo decir que siempre que hay alguna víctima en este juego, no os preocupéis, que casi seguro pertenece a nuestra granja-escuela, porque tenéis que saber que nuestros estudiantes son como ganado que nunca decae en cuanto a cantidad. Baste ver una foto de la susodicha para vislumbrar la de reses que tiene que haber.

Recibe mención aparte los momentos en los que encontramos cadáveres de niñas muertas de nuestra escuela, puesto que son motivo de alegría y júbilo por parte del juego al darnos pasta por encontrarlas tiradas por ahí. También hay que decir que hasta los malosos las buscan a posta.

Profa-profesalidorro

Profesores… raros

Y aquí aprovecho y hago una reflexión acerca de las niñas que esperan el ingreso en la secundaria, y les digan que les conceden plaza en nuestra granja-escuela. ¿Estarán contentas de que las admitan para estudiar ahí? ¿O por el contrario se pondrán a pegar gritos deseando no morir al recibir la carta de admisión?

Tampoco podemos olvidarnos de los grupitos formados por algunos espíritus de ultratumba y almas en desgracia que pululan por ahí y que se enrollan un montón, porque nos regalan objetos aún estando muert@s y nos saludan y todo.

Niñas muertas

No os equivoquéis. No son niñas muertas. Son cofres del tesoro

Este Operation Abyss: New Tokyo Legacy gráficamente hablando no es que sea la panacea, ya que tiene un nivel más que justito, y a nivel sonoro esperad sonidos y música que simplemente cumplen, acompañados eso sí, por un doblaje normalucho pero correcto. Cuando menos divierte, pero con algo de paciencia.

Recomendado para pobres almas en desgra…. gente a la que le mole sufrir en mazmorras y que les den… mmmm, mejor probadlo y nos contáis.

Operation Abyss: New Tokyo Legacy - Análisis PlayStation Vita
La duración del juegoSu espíritu IKEA, que te atrapa sin darte cuentaLas niñas muertas/cofres del tesoro. Dan una satisfacción...
Etryan OddiseyPersona Q
7Nota Final
Jugabilidad7.5
Gráficos5
Diversión7
Dificultad8.5
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0