Opinión - Con EA hemos topado

Hace unos días nos hicimos eco de una noticia bastante importante y que no hace más que hacer patente la delicada situación actual de Nintendo. Me refiero a la noticia en la que de mano de Criterion Games nos hacíamos eco de las desavenencias entre Nintendo y EA.

ARTÍCULO opinión con ea hemos topado 2

A estas alturas de la película este tipo de noticias no deberían sorprendernos. Creo que ya a nadie le extraña cuando nos enteramos que un nuevo título multiplataforma se confirma que no saldrá publicado en Wii U, o que no alcanza las cotas de calidad esperadas.

El futuro de Nintendo está más que en entredicho desde hace bastante tiempo. PlayStation 4 y Xbox ONE han llegado pisando fuerte, y sólo el tiempo será quien nos dirá si Wii U llega a considerarse un duro rival para las recién llegadas. En caso de que no sea así, ¿qué podría provocar? Tal vez Nintendo se apresurase en sacar a la venta un nuevo sistema o incluso, según lo más agoreros, podríamos ser testigos del cierre definitivo de la Gran N.

Sea como sea, estos temas no son nuevos. Mucho se ha escrito y hablado al respecto. Entonces, si no es nada nuevo, ¿por qué hablamos otra vez de lo mismo? Básicamente, porque al leer la noticia tuve la sensación de estar viviendo un déjà vu. Con todo este tema me ha venido a la cabeza el conflicto que hubo entre EA y SEGA en su día. De acuerdo que puede que los motivos no fuesen los mismos, y cierto que aquello no tiene por qué considerarse como único motivo del declive de SEGA, pero sí que ayudó a ello.

Para quien no lo recuerde o no lo vivió, merece la pena recordar que la enemistad entre EA y SEGA se originó en la época de Sega Saturn, o más bien, en su repentina retirada del mercado. Con la llegada de Dreamcast la cosa no mejoró. EA quiso renegociar las condiciones, entre las que se incluía la exclusividad de juegos deportivos (FIFA, NBA, Madden, NFL…), para que estos vieran la luz en el nuevo sistema, incluyendo los de producción propia. Es decir, que ni siquiera SEGA podía publicar juegos deportivos (Virtua Striker por ejemplo, o las distintas series SEGA Sports 2K) en su propia consola. Lógicamente, los del erizo azul se negaron a semejante majadería.

EA afirmaba que sin sus franquicias estrella no conseguirían el éxito, y SEGA aseguraba que eran SEGA y no los necesitaban.
Desgraciadamente ambos tenían razón, pero sólo a una de las dos partes se le puede reconocer. ¿Véis por dónde voy, no? ¿Podría tener EA de nuevo en sus manos el destino de una compañía emblemática? ¿Caerá Nintendo llena de arrogancia?

¿Tiene EA toda la razón? En absoluto. Y lo triste es que muchas otras third parties están tomando el mismo camino, el fácil: “Si nadie desarrolla en Wii U, yo tampoco, o si lo hago, será de cualquier manera”. Pues señores, personalmente he de decir que tomar ejemplo de EA puede que sea uno de los mayores errores que se puedan cometer. Hace mucho que dejaron de ser un referente en el sector.

Puede que algunos de sus títulos sean exitosos, todo hay que decirlo, e incluso puede que sea una de las que más dinero producen, pero al final consiguen salvarse de la quema, año tras año, gracias al FIFA de turno. El día que no tengan sus derechos, habrá que ver cuanto aguantan. Después de todo, son de las peores compañías a ojos vista de los consumidores.

Pero entonces… ¿la razón la tiene Nintendo? Pues tampoco. El número de franquicias propias siempre han sido una salvaguarda para Nintendo, no lo podemos negar. Un nuevo Mario, un nuevo Zelda, un nuevo Metroid… pero también necesitan de ideas externas. Desde luego, no deben doblegarse ante cualquier chapuza que se pretenda publicar en Wii U, pero deben ser ellos mismos quienes luchen para que los juegos de las third parties (multiplataformas o no) sean un referente de calidad en sus consolas.

¿Por qué Nintendo no incentiva a los desarrolladores externos? Competir a nivel gráfico es prácticamente una quimera, pero hay muchas cosas que pueden ofrecer y la competencia no. No es suficiente con que la propia Nintendo lo sepa. Deberían visitar a quienes pueden ayudarles a reflotar su consola, pero no para contarles lo “guay” que es Wii U, sino para hacerles ver el por qué es tan “guay”.

Pero este parece ser el principal problema que tiene la compañía hoy día: hacer llegar tanto a desarrolladores como consumidores las virtudes de su consola. No olvidemos que hasta hace poco Nintendo ha hecho varias campañas para que la gente viese que Wii U no es una versión de la antigua Wii, sino una consola distinta, pero esto lo lleva arrastrando desde que la presentaron en el E3, donde se entendió menos lo que era aquel mando que un mitin político.

La forma de hacerlo es un misterio porque si la tuviésemos nosotros os aseguro que no estaríamos aquí aguantandoos estaríamos volcados con la compañía nipona pero lo que sí es cierto es que Iwata debe de actuar ya. Bien es cierto que algo ha hecho. SI Microsoft ha tirado por el todo en uno y Sony por los indies (por el momento), al parecer los de la gran N han decidido agarrarse al tema de la salud… ¿será realmente útil? ¿Conseguirán hacer ver que es una propuesta realmente interesante?

Culpables, sólo espero que no seamos testigos de una catástrofe como la que ya vimos en su día con SEGA. Porque, seamos sinceros, si desde ambas partes persiste la cabezonería de querer ser quien tenga la verdad absoluta, el resultado puede ser bastante desastroso.