[OPINIÓN] Cuanto más estires una camiseta, menos lo parecerá

Imagina que cojo dos de mis camisetas favoritas de toda la vida y se las doy a los dos colegas más burros y fuertes que tenga. -Chicos, coged cada uno una punta de las camisetas y estirarlas con todas vuestras fuerzas, a tope. Dicho y hecho. Mis amigos musculosos han estirado las camisetas a más no poder, pero ahora ya no parecen las mismas camisetas. Están deforme, raras, no son las de antes. Ya no me gustan igual y desafortunadamente, puede que ya no me las ponga más.

Ahora imaginad que en vez de camisetas, tengo ilustres sagas de videojuegos en mis manos. Cojo Ratchet & Clank y Resident Evil y empiezo a estirarlas, a estirarlas y a estirarlas, pero esta vez en el tiempo y en las entregas. El efecto va a ser muy parecido al provocado por mis amigos forzudos. El resultado final va a ser un producto raro, que no se parece en nada a lo que yo tenía en mente y que probablemente no me guste. ¿Para qué narices quiero yo que Ratchet se convierta en un juego de Tower Defense? ¿Acaso Resident Evil no era un juego donde el sustillo premiaba sobre la acción machacona?

Hay que saber guardar las buenas camisetas para que no se estropeen, de esta manera dentro de unos años podrás enseñárselas orgulloso a tus hijos, sin que el haberlas estirado innecesariamente las deje rotas, feas y te avergüences de ellas.