Están los juegos del género de terror… y luego están el resto. ¿Pero, se puede pasar miedo en juegos que no son de terror? Pues sí.

Si sois asiduos a nuestro canal de Twitch, sabréis que una servidora, con los juegos de miedo, es un tanto “cagueta”. Y si queréis más pruebas, siempre podéis echarle un vistazo a este clip, que lo demuestra (aunque os recomiendo fervientemente que bajéis el volumen si no queréis perder los tímpanos). Pero qué le vamos a hacer, la vida es así, no la he inventado yo, y cada uno tiene sus habilidades y defectos. Y el mío es ser cobarde en estos juegos. Bueno, en estos y en otros, porque pasar miedo en juegos que no son de terror suena a broma, pero así ocurre.

Malditos relámpagos

Bueno, al menos así me ocurre a mí, no sé a vosotros. Y no creáis que es algo nuevo, no, es algo que lleva pasándome desde que era una cría. Todo comenzó con mi amado y querido Spyro. Sí, culpables, uno de los personajes que más quiero, de una de las sagas de las que más cariño guardo, podía causarme auténtico pánico. No él, por supuesto, los dragones siempre molan y molarán. Era una de sus fases.

LEER MÁS:  Gunfire Games lanza una actualización para Remnant: From the Ashes

Concretamente, en la fase de Aldea Fortificada, en el mundo de los creadores de bestias. Ese cielo oscuro, los Gnorcs en plan punkis y, sobre todo, el sonido de la electrificación. Yo no sé por qué, sería demasiado estridente para mí, pero me ponía fatal en esa fase. No recuerdo siquiera si llegué a pasármela o le pedí a mi madre que me hiciera el favor. Solo sé que se me quedaba muy mal cuerpo luego.

pasar miedo en juegos que no son de terror

Lo gracioso es que cuando cogí Spyro: Reignited Trilogy quería evitar ese mapa a toda costa, y lo dejé hasta el final. Evidentemente ya no me generaba esas reacciones, pero recordaba esa experiencia. Ahora lo miro desde mi posición y lo veo gracioso, ¡que estamos hablando de un Spyro, no un MediEvil, que podría entenderse más! A día de hoy, como digo, no me pasa, y los juegos de miedo, como prefiero evitarlos (salvo cuando me siento especialmente masoca) no suelo llevarme muchos disgustos en este aspecto.

LEER MÁS:  Operadora de casinos online logra acuerdo de suministro de un amplio portafolio de ruletas con desarrolladora de España

¿Y ahora qué, gallina?

Como mucho, puedo mencionar algún sentimiento de acongoje con el maldito Bazelgeuse de Monster Hunter World. Vale, sí, de por sí un dragón kamikaze gigante, si lo piensas, algo tiene que acojonar. Pero no era por eso. El bicho parece una piña malformada, no fastidies. Es el comienzo de su maldito tema. El tema es fantástico, ojo, en especial cuando hace los primeros acordes en los que sube ligeramente los decibelios. Pero es que el inicio. Ese inicio que recuerda ligeramente a Psicosis.

Suena eso. Te ves una sombra encima. La segunda Guerra Mundial. Flashbacks de Vietnam. Todo eso condensado en unos pocos acordes. Pero supongo que en este último caso es lo que buscan realmente los desarrolladores: que te quieras hacer una bolita cuando aparezca esa música. Como la del Deviljho, cuyo tema recuerda al de Tiburón (ligeramente).

Y es que esto del terror es muy relativo. Había gente a la que le daba miedo la morsa de Pingu, y a mi me daba miedo una fase. Parece lícito. Es como algo que hace “clic” en tu cabeza, en especial cuando eres un crío. ¿Y a vosotros, culpables? ¿Os ha pasado esto alguna vez? ¿Habéis pasado miedo con juegos que no eran precisamente de miedo?

LEER MÁS:  Square Enix piensa en hacer un remake de Dragon Quest IX