Los peores remakes del cine, el TOP 5 de GuiltyBit

En GuiltyBit hemos querido hacer un repaso por los peores remakes de la historia del cine. O al menos algunos de ellos, para que te eches unas risas o te den ganas de llorar. Eso ya es cosa tuya.

Los remakes, ay los remakes. El cine está lleno de estas reinterpretaciones que buscan revivir grandes obras de la industria. Pero, a veces, en lugar de revivirlas, parece que escupan sobre su tumba. Claro está que no todos los remakes son malos. Mad Max: Furia en la carretera (2015) es un ejemplo de que este tipo de reinterpretaciones artísticas se pueden hacer bien. Por desgracia, el público suele recordar con más claridad los truñacos. Aquí tienes nuestra selección de los peores remakes de la historia del cine.

Ultimatúm a La Tierra (1951)

Las invasiones alienígenas son ya un tema recurrente en la industria del cine. Han sido tratadas desde muchas perspectivas diferentes. Desde Independence Day, hasta largometrajes tan originales como Distrito 9. Sin duda, uno de los mayores clásicos de esta temática es Ultimátum a La Tierra, película de 1951 dirigida por Robert Wise.

A pesar de las dificultades que podía presentar la elaboración de un filme de estas características a principios de los 50, Wise consiguió transmitir un mensaje original y potente, al tiempo que creaba una historia amena y entretenida. Este hecho es aún más admirable si tenemos en cuenta el contexto social en el que fue lanzada la película. En una época en la que el mundo acababa de salir de la Segunda Guerra Mundial y los patriotismos estaban a flor de piel, Wise elaboró un mensaje totalmente contrario.

Ultimátum a La Tierra deja bien claro quienes lo hacen mal (la humanidad) y quienes llevan la razón (los alienígenas). Estos últimos vienen a advertirnos sobre nuestro comportamiento autodestructivo, y en la película queda bien reflejada la actitud infantil y egoísta del ser humano.

los peores remakes del cine

Un mensaje desdibujado (2008)

Scott Derrickson, dirigió un remake de la historia de Wise del que poca cosa se puede salvar. Como disonancia más importante e imperdonable, el mensaje de esta versión se desdibuja por completo. En la versión original, los alienígenas nos advertían sobre las armas atómicas y sobre el peligro que podían significar para otros mundos.

En la cinta de Derrickson el peligro del cual nos advierten es la destrucción de La Tierra. Según los alienígenas, no pueden permitir que nuestro egoísmo destruya el planeta y aniquile al resto de especies. Por ello, deciden que lo mejor es aniquilar a la humanidad para preservar el planeta. Hasta ahí el mensaje tiene mucha lógica e invita a la reflexión.

El problema llega cuando la actuación del alienígena no nos despierta la misma empatía que en la versión original. No queda claro eso de “oye, que este alienígena quiere ayudarnos, que es bueno”. La manera en la que nos “pintan” al visitante intergaláctico nos hace simpatizar más con los protagonistas humanos. Vamos, todo lo contrario a la original. El alienígena interpretado por Keanu Reeves anda a medio camino entre lo que intenta ser y un Terminator. ¿Qué consigue todo esto? Pintar a los Estados Unidos como los justos defensores.

Una imitación poco conseguida

Otro gran problema de esta versión es la emulación de muchos aspectos de la original, pero de manera muy poco acertada. La relación que se crea entre el hijo de la protagonista y el alienígena no tiene nada que ver con la de la original. Esto puede parecer poco transcendental, pero en la versión original, esta relación era uno de los elementos que lograba hacernos empatizar con el alienígena. En el remake no lo consigue en absoluto.

Por último, toca hablar del autómata. En la versión original nos explicaban con detalle el origen del robot, su cometido y su lógica, todo encajaba. En el remake se limitan a decir “se activa cuando detecta violencia” y hala, tan panchos. Si no hemos visto la original nos quedaremos más perdidos que el Star Wars de Visceral Games. Además de que los efectos especiales que le dan vida, para la época, son espantosos.los peores remakes del cine

En resumen, el gran fallo de este remake es su poco acierto a la hora de transmitir el gran mensaje de la original. Se convierte en otra peli de acción catastrófica más. Explosiones, patriotismo y un intento de dramatismo muy cutre.

1 2 3 4 5