Pokémon Sol y Pokémon Luna tienen un nuevo tráiler con secretos escondidos

Mientras todas las miradas se centraban (por desgracia) en el PlayStation Meeting de ayer, The Pokémon Company nos tenía preparada una sorpresa sobre Pokémon Sol y Pokémon Luna en forma de tráiler recopilatorio pero, como siempre, con alguna que otra sorpresa escondida en él.

Se trata de un vídeo que nos va a mostrar todo lo que ya se ha dicho de los juegos que llegarán a Nintendo 3DS el 23 de noviembre, aunque remezclado, con música épica y con nuevas imágenes. Y es aquí donde radica el encanto del tráiler: en que hay que verlo unas cuantas veces para sacarle todo el partido.

Como os digo, no se trata de revelaciones importantísimas. Simplemente podemos ver algún que otro pokémon que ya conocemos, y que estará presente en Pokémon Sol y Pokémon Luna, como por ejemplo Stoutland (y por lo tanto Lillipup y Herdier) o Tauros, que además se convierten en monturas más bastas que un bocadillo de potaje del día anterior.

También veremos a los pokémon dominantes de tres de las islas de Alola. Ya conocíamos a dos de ellos, al menos en Pokémon Sol, como son Gumshoos (en la Cueva Sotobosque), Lurantis (en la Jungla Umbría) y, al parecer por lo que se ve, también Wishiwashi, en su forma banco, será uno de los pokémon que nos pondrán a prueba en Alola.

En cuanto a los pokémon, también parece confirmarse que si bien Raichu, Marowak y Exeguttor tienen formas especiales en Alola, sus formas previas no. Así pues ni Pikachu, ni Cubone, ni Executte tienen formas diferentes a las que conocemos. Muy lógico todo.

profesor-oak-alola

El tráiler también nos muestra los Movimientos Zeta, así como los grupos Skull y Aether que vimos ayer, así como los Ultraentes, y los combates a cuatro y, tal y como afirman en la web de Pokémon Sol y Pokémon Luna al Profesor Oak. O al menos a alguien con su misma cara, aunque más morena. ¿Quién será?

Por último, en Occidente hemos visto la segunda historia de amor entre los chicos que juegan a Pokémon Sol y Pokémon Luna y se pelean, se desean y… bueno, todas esas cosas que siempre pasan. Desde luego es bonito de ver, pero no tan interesante como el vídeo de los japoneses.