Pokkén Tournament - Análisis Wii U

Pokkén Tournament es uno de esos juegos que, desde que se filtró/anunció en su momento, ha ido perdiendo interés conforme avanzaban las informaciones y, sobre todo, las impresiones de su versión recreativa en Japón.

De hecho, si me permitís la observación, su lanzamiento no ha sido para nada tan sonado como puede ser cualquiera de las entregas de la serie original en la portátil correspondiente de Nintendo. Ni si quiera podríamos decir que se asoma al que tuvo un remake, el de Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa.

¿Es porque no ha sido un buen juego o más bien porque, pese a lo que parece, los fans no buscan este género dentro de un título de Pokémon? Pues vamos a internar verlo porque el juego da para comentar.

Un estilo propio

Pokkén Tournament no es un juego de lucha con los personajes de Pokémon metidos a calzador. Eso lo habréis leído en millones de sitios y en cientos de tuits. Y es verdad. Pokkén Tournament nace con la base de crear algo nuevo dentro del género de lucha. Y lo hace, aunque se queda a medias.

Básicamente podremos decir que todos los pokémon tienen la misma tónica. Botón para atacar a “distancia”, botón para ataque más débil, botón para ataque más fuerte, cogidas, contraataques, movimientos de salto… Pero que esto no os alarme, porque pese a que el resultado de combinar botones sea un mismo estilo de ataque, para nada significa que sean el mismo.

Cada pokémon es de su padre y de su madre, y, si dejamos el hecho de que hay muy pocos luchadores a elegir un poco de lado, veremos que sus estilos con bastante distintos entre sí, incluso con pokémon que parece que están hechos casi con el mismo patrón.

Esto nos permitirá manejar de forma más o menos intuitiva a cualquier pokémon aunque lo hayamos cogido por primera vez aunque, evidentemente, los alcances, tiempos y potencias serán muy diferentes a los que conozcamos, pero al menos nos permitirán meternos en el triángulo de poderes del juego.

Y es que Pokkén Tournament establece un curioso equilibrio de ataques vencedores y vencidos dentro de sus listas. Ellos mismos lo definen como un “piedra/papel/tijera” y, realmente, así es.

Tendremos tres tipos de ataque. Los ataques normales (que se simbolizarán con el rojo cuando venzan a otro ataque), los contraataques (en azul), y los agarres (en verde). Si dos ataques se encuentran a la vez, ganará el que tenga ventaja sobre el otro.

El contraataque vence sobre los ataques normales, evidentementes. Estos ganarán, a su vez, a los agarres y, finalmente, las cogidas serán las que rompan los contraataques.

Si somos capaces de descubrir las intenciones de nuestro rival y predecir o ver cuándo va a hacer un ataque determinado, “solamente” tendremos que hacer el que corresponda para cortarlo y vencerlo, y le romperemos su ofensiva y dejaremos abierto un hueco para atacar. Y ya os lo adelant8, no es complicado de aprender, pero sí de perfeccionar, aunque engancha y mucho este sistema.

Además, por si fuera poco, tendremos también un grupito de pokémon de apoyo que se irá cargando y nos permitirá hacer una serie de ataques, cambios de estado o potenciaciones/curas en medio del combate que nos pueden salvar la vida.

A esto se le suma también los dos tipos de fases que nos encontraremos en el combate. La fase abierta, que es la que nos permitirá movernos por todo el escenario de forma libre; y la fase de duelo, que nos pondrá en un escenario en dos dimensiones y solo podremos movernos atrás y alante, como en un juego de lucha tradicional.

Los cambios entre fases se indican por un marcador en la pantalla y se desencadenan cuando hacemos o una cadena de ataques determinadas o un golpe potente que lo provoca. Además, en según qué fase tendremos unos movimientos que no podremos usar en otra, por lo que es importante dominar ambas fases porque si no, nos van a dar para el pelo en la otra.

Falta de Esencia Pokémon

Todos estos elementos hacen de los combates una experiencia dinámica, entretenida y divertida, y lo dice un malísimo jugador de juegos de lucha. Sinceramente, si se tratase de un juego sin pokémon no dudaría en recomendarlo, sin embargo, a la hora de contentar a los fans de la franquicia, la verdad es que se queda muy, pero que muy lejos de satisfacer.

Para empezar, tenemos muy pocos luchadores, y para más inri, un par de ellos están “repetidos”. Conforme luchamos con ellos, nuestros pokémon irán subiendo de nivel, sin embargo, más allá de modificar algo sus características base, no obtendremos más recompensa.

Podrían haber hecho un sistema de evolución que nos permitiese pasar de los pokémon más bebés, como por ejemplo Pichu, hasta unos pokémon más potentes y efectivos, como Pikachu y, posteriormente, Raichu, con distintos ataques, distintas potencias y distintas velocidades. Sin embargo, esto no es así.

pokkén tournament análisis luchadores

Los pokémon permanecen exactamente igual al principio y al final del juego, sin evolución visible aparente y sin ningún aliciente para “entrenarlos” más allá de perfeccionar nuestra técnica.

Tampoco se aprovecha lo más importante de pokémon: los tipos. En Pokkén Tournament vamos a ver enfrentarse a Charizard contra Sceptille y los ataques de fuego del primero afectarán al segundo de la misma forma que a cualquier otro.

Seguramente, en un enfrentamiento uno contra uno podría ser injusto incluir este tipo de elementos, sin embargo, si el planteamiento hubiese sido distinto la cosa habría cambiado. Hablamos, por poner un ejemplo de hacer combates con equipos de pokémon. Si pudiésemos elegir tres pokémon para ir al campo de batalla, podríamos ir cambiando entre ellos según las circunstancias, para adaptarnos no solo al estilo del oponente, sino a su tipo. Y ya si hablamos de los pokémon de apoyo, tendríamos un filón muy importante.

Y un ejemplo de ello, al menos en papel, sería One Piece Burning Blood, que introduce el triángulo de elementos de Haki, ataques normales y usuarios Logia. ¿Por qué Pokkén Tournament no usa estas características tan presentes en los juegos oficiales de la franquicia?

Por último, los escenarios, pese a que son variados y vistosos, también pecan de ser poco móviles. En la serie y en los juegos hemos visto cómo los escenarios alteran mucho los combates. Lluvia, sol, granizo, cambios en la forma, agua… sin embargo, en Pokkén Tournament no vemos nada de esto.

Volvemos a lo mismo que en el caso de los tipos. No se le saca provecho a esta posibilidad, ya que algunos pokémon podrían sufrir estados o tener ataques que permitiesen cambios en la climatología, ya los protagonistas o bien los de apoyo. Pero tampoco se han incluido.

Y por último, algo que no me ha gustado nada, ha sido el no incluir la mega evolución, como tal, en el juego. Pokkén Tournament nos muestra las mega evoluciones de algunos pokémon pero, para igualarlas en poder a aquellos que no la tienen, cambia su nombre y las llama ultra sinergias.

Evidentemente, hay que equilibrar al juego, pero ya que usamos una terminología en el mundo pokémon, ¿por qué inventarse otra para un spin off?

Básicamente, lo que vengo a decir con todo esto es que pese a que Pokkén Tournament es un gran juego de lucha, innovador, divertido y con temática pokémon, se deja por el camino muchos elementos de la franquicia que son los que los fans queríamos ver.

Posiblemente este sea el primer juego de una nueva saga de spin offs y que mejorará con el tiempo. Esperemos que, de ser así, Pokkén Tournament 2 o Pokkén Tounrnament NX incluya algunos de estos elementos que mencionamos… sobre todo el de más personajes… y más carismáticos.

Algo cojo para un jugador

La gracia de un juego de lucha es, evidentemente, el modo competitivo. Luchar contra amigos en casa en el modo local, o a través de internet, en el modo online, es desde luego el mayor aliciente de Pokkén Tournament. Pero señores de Bandai Namco, esto no significa que el modo de un jugador tenga que ser un puñetero suplicio y un despropósito narrativo de proporciones épicas.

pokkén tournament análisis historia

Sí, tenemos un modo historia, pero este consistirá en ir al Estadio de la Liga de Ferrum a combatir unos cuantos trillones de veces contra gente con sus pokémon y con una inteligencia artificial que, pese a que nos pone las cosas chungas a partir de la mitad de la “historia”, carece de mucho interés.

Tendremos que ir subiendo de rango hasta llegar a los primeros 8 puestos, y entonces empezaremos una liguilla para subir al siguiente nivel. Pero es que esto es más repetitivo que una crema de ajos. Un combate, otro más, otro más, otro más. Y así hasta subir.

El único aliciente para hacer esto es subir de nivel a los pokémon y desbloquear todos los escenarios, los pokémon y los soportes… además de algún que otro elemento para el avatar. Que, por cierto, si me lo permitís, es más caro que una tienda de surferos.

Para un jugador también tendremos el modo práctica, donde se incluye el tutorial y diversas formas de elegir contrincante y pokémon para probar nuevas estrategias y mi zona, donde podremos personalizar nuestro equipo, a nuestra asistente/petarda, los saludos, y demás parafernalia. A todo esto, los diseños de los entrenadores está muy alejado del que vemos en los juegos normales, y se parecen más a los de Pokémon TCG lo cual no es un punto a su favor.

pokken tournament análisis

Como veis, no es que tengamos modos para aburrir (y el modo historia es literalmente para ello). No me digáis que el juego no se presta para que haya un modo safari donde podamos enfrentarnos a pokémon salvajes y los podamos capturar para entrenarlos. O un modo supervivencia donde se “explore” distintas localizaciones, como una Torre Pokémon, un bosque o similares. Pues no, no hay nada de eso. Hay un modo al que llaman “historia”,  uno de práctica y distintas opciones para jugar contra otros. Punto y pokémon.

Al menos, hay un escenario donde llueven Magikarps. Algo es algo.

Conclusión

Pokkén Tournament es un juego realmente entretenido, pese a todas las pestes que he echado de él. Es un juego que cumple como juego de lucha pero que, bajo mi punto de vista, y como pokéfan, no hace lo mismo como juego de Pokémon.

Se dejan muchas cosas por el camino, como la posibilidad de encontrar pokémon, entrenarlos, evolucionarlos, diversificarnos, pelear en grupo, adaptarnos al terreno, etc., etc. Entiendo que se trata de un juego de lucha y no de uno de rol

Sin embargo, si juegos como Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm tienen más personajes que relleno su propio anime, One Piece Burning Blood nos trae combatientes con distintos elementos o incluso Street Fighter V, pese a estar falto de contenido, tiene un plantel de luchadores más que interesantes, ¿por qué Pokkén Tournament no puede incluir distintas formas evolucionadas de los pokémon con distintos ataques, movimientos y potencia?

Pokkén Tournament - Análisis Wii U
A favorMuy original en su conceptoLas diferencias entre el modo duelo y libreLa recreación de los movimientos
En contraPocos pokémon (hay más de 700 y repiten dos de ellos)Pocos modos de juegoMuy pocas características del mundo pokémon
7.1Nota Final
Gráficos7.5
Sonido7
Jugabilidad9
Modos de Juego6
Diversión8
Universo Pokémon5
Puntuación de los lectores 3 Votos
8.6