Sony crea polémica con las bases de PlayStation Talents Music

La polémica de PlayStation Talents Music persigue a Sony por culpa de las confusas bases. Los usuarios reclaman que es un abuso y que no tienen claridad.

Hace poco, Sony lanzó el concurso de PlayStation Talents Music. Se trata de un evento en el que cualquiera puede enviar sus melodías con la finalidad de que estas aparezcan en futuros videojuegos. Sin embargo la idea, que parece muy bonita de primeras, no ha gustado a los usuarios.

Como os decimos, la base de la idea puede ser más o menos bonita, según se mire. Evidentemente, llama a la ilusión de aquellos aficionados o profesionales que quieren ver sus melodías en un videojuego. El problema llega cuando echamos un vistazo a las bases legales del concurso. Os vamos a resumir las principales quejas de los usuarios, pero podéis acceder vosotros mismos desde su página oficial.

Como en GuiltyBit no somos precisamente expertos legales, nos hemos puesto en contacto con un bufete de abogados. Gracias a su colaboración, hemos sacado los principales problemas de las bases legales del concurso de PlayStation Talents Music en base a las quejas de los usuarios, a los que también hemos contactado.

Evidentemente, también hemos intentado ponernos en contacto con Sony. Sin embargo, tras haber conseguido hablar con responsables de prensa, la persona encargada de estos asuntos no nos ha respondido.polemica playstation talent music

Las maquetas y sus derechos

Los principales problemas del concurso se pueden resumir en tres puntos conflictivos. El primero de ellos es la propiedad de los materiales. Según las bases, estos derechos pasan directamente a Sony por el mero hecho de participar en él. Aquí tenéis la cita textual de las bases del concurso en su punto 9, el conflictivo:

“Los participantes por el mero hecho de participar en la presente promoción, aceptan sus bases y ceden por el mero hecho de enviar su diseño al presente concurso, de inmediato y a perpetuidad, para todo el mundo, todos los derechos de propiedad intelectual derivados de su creación o diseño a Sony, incluyendo los derechos de transformación y adaptación, sincronización e inserción en los videojuegos designados, reproducción, comunicación pública, duplicación y comercialización tanto dentro de los juegos creados como para su utilización y explotación sin ninguna limitación incluso mediante la edición de singles o LPs en los que se incluya con otras composiciones musicales de videojuegos.”

Es decir, que Sony tendrá el derecho para hacer lo que quiera con las maquetas hoy, mañana, pasado y cuando sea.

En este sentido, Sony, a través de las redes sociales, se ha defendido alegando que los derechos de autoría no se ceden. Siempre pertenecerán a la persona que la ha creado.

Este punto de por sí no es que sea especialmente problemático. Si estás de acuerdo con las bases y quieres ceder los derechos de tus maquetas, eres libre y estás en pleno conocimiento de ello. El problema llega cuando el premio no incluye ninguna compensación económica.

Las dudas sobre el premio

Aquí es donde entramos en terreno pantanoso. Las propias bases, tal y como están redactadas, pueden dar pie a error. Hay un punto que dice una cosa, y otro otra. El primer punto de las bases deja muy claro que no hay premio económico:

“El objetivo de esta promoción es dar la oportunidad a todos los amantes de los videojuegos que participan en las webs de PlayStation así como a los oyentes de emisora de FM denominada “EuroPlay” de participar en un concurso único, en el que el premio no tiene precio económico, pero sí una gran repercusión personal a nivel nacional e internacional.”

Sin embargo, en el noveno punto se hace referencia a un acuerdo entre las partes:

“[…] los derechos de contenido económico se serán entregados directamente a los grupos elegidos previa firma y aceptación del contrato que al efecto se otorgue con los mismos.

En este punto es donde más confusión hay. Por una parte, tenemos que los derechos los tiene en su totalidad Sony (menos los de autoría). Por otro, que no hay premio económico del concurso. Y por último, que los derechos económicos se gestionarán mediante un acuerdo.

Sony alega que esto confirma que hay compensación económica. Sin embargo, en las bases no se asegura que eso vaya a ocurrir así. De hecho, surgen muchas preguntas. No se establecen bases respecto a las que se pactaría la supuesta compensación. No se habla de porcentajes ni condiciones.

Es más. ¿Qué ocurre si no se llega a un acuerdo con las partes? Según dice Sony en las redes sociales ellos no usarán las maquetas si no hay acuerdo. Pero eso no aparece redactado en las bases, por lo que los usuarios lo tachan de papel mojado.

De hecho, el último punto conflictivo de estas reside en el párrafo final de la cláusula 9:

“SONY resolverá cualquier cuestión derivada de la interpretación y ejecución de estas bases”

Es decir, que en caso de dudas (que las hay) será Sony unilateralmente la que interprete las bases y ejecute la solución en consecuencia. Esto, desde el punto de vista legal es una verdadera barbaridad.

music has no limits

Con todo ello, muchos usuarios han acusado a Sony de aprovecharse del trabajo en un sector, de por sí, bastante maltratado. En algunas ocasiones, la cuenta oficial de Twitter ha contestado a los usuarios. A veces públicamente y a veces de forma privada. Y todos los usuarios le han pedido que, para evitar problemas, arreglen las bases o aclaren el escrito. Pero Sony se ha negado a ello rotundamente y solo ha hecho declaraciones vía Twitter.

Por todo esto hemos intentado contactar con Sony antes de publicar el artículo. Sin embargo, la respuesta ha sido una remisión a los encargados del asunto que, en estos momentos, aún no nos han dado ninguna respuesta.