¿Por qué comprarse una Nintendo 3DS XL?

Mira maaama, esta es la mía!!!

Hola culpables y culpablas. Hoy vengo a comeros el tarro un poco acerca de si deberíais o no comprar un Nintendo 3DS XL, el maquinorro que Nintendo se ha sacado de la manga para darle un poco de salsilla a estas vacaciones Santillana de verano.

No voy a entrar en por qué Nintendo saca esta revisión antes de lo esperado -al menos de lo esperado por mí- ni en por qué no ha incluído el deseado segundo stick -bueno puede que en eso sí que entre-, tan sólo voy a explicarte qué sensaciones ha despertado en mí la máquina y espero que eso, de algún modo, te ayude a tí a comprarla, o no, si estás medio indeciso y tal.

De risas en la tienda

No, no me la he comprado en Amazon.co, siento ser un aguafiestas, pero soy un puto mainstream y me fui a un centro comercial de la playa (si, estoy en la playa) a ver si la tenían ya por allí. Mi primera opción -de dos- fue ir al yo no soy tonto, y resulta que tenían una buena oferta, pero no la tenían en color azulito, que era la que me gustaba a mí -oish- así que me fui a la opción dos -de dos-, que era elputogueim. No entraremos en detalles de nuevo, pero a pesar de que tenemos allí grandes amijos, no es nuestro sitio favorito de compra, aunque les dejamos que se anuncien aquí si quieren, que conste.

En elputogueim había más gente que en la guerra, pero en cuanto me hice entender y vieron que iba a por chicha enseguida se me acopló un dependiente muy majete, que para mi sorpresa, se puso a despotricar contra la máquina, básicamente por su falta de cargador -que manda cojones también sacarla así a la calle, mirusté-. Cuando comprendió que me daba igual, sacó mi pack que, oh sorpresa divina, era el último. Después del vacile por mi parte -por lo menos que pasen vergüenza-, el dependiente se atrevió incluso a decir que era un afortunado, y tras mi descojone me marché de allí con la consola, y con un juego y el cargador “de regalos”. Buena compra, y encima con suerte, cómo somos los GuiltyBoys…

En casa y con las manos en la masa

Cuando regresé de mi periplo, me puse a contarle a mi abuela que venía de comprar un máquina que había que enchufar, pero que la vendían sin enchufe. Mi abuela, que otra cosa no tendrá pero es muy lista, tras meditar unos segundos espetó; –

Hijo mío, o cada vez eres más tonto o los que venden más hijoputas.

Ahí os dejo esa sabia reflexión, sabiduría popular pura y dura, bitches.

Tras el ratillo de carga, llegó el momento de ponerle las manos encima al bicho, y la verdad es que la sensación es positiva. El cacharro pesa bastante más que la PS Vita, y ni te cuento si lo comparas con la 3DS normal. Al abrirla te da la sensación de que te va a tirar p´alante, pero al final no es para tanto. Las dos pantallas, que en algunos chalets pijos te venderían como ventanas minimalistas, son geniales para jugar con alguien, para pintar en cosas casuales, para aumentar la miopía y para jugar “like a sir”. Ahora si que se juega cómodamente, y si te aburres te puedes parar a contarle los píxeles a Mario. Porque, aunque no es ninguna barbaridad ni nada indignante, como es lógico se nota más todo, y cuando digo todo me refiero a pixelacos como puños, dientecillos de sierra y demás borrones gráficos, pero vamos, que se juega, y muy ricamente. Otra cosa que se ha proclamado a los cuatro vientos es el refuerzo de la pantalla contra los heliorepelente. Caca de la vaca. Como con todo cacharro viviente -excepto un e-book- si pones la pantallaja bajo el sol abrasador no verás una mierda, y punto.

Ergonomicamente hablando, esta revisión mejora MUCHO a su predecesora, que era genial si te la regalaban en la primera comunión, pero en manos adultas distaba bastante de ser confortable. Las botoneras también son muy cómodas, y han mejorado los mierdibotones esos de debajo de la pantalla, que si jugabas de noche y con la luz apagada no acertabas a pulsarlos ni a la de tres, y el tacto mate mola, aunque los dedazos se siguen notando, a lo mejor si dejaramos de comer patatas fritas 24/7 no se notaría TANTO, pero ya no vamos a cambiar a estas alturas…

Es una acción muy punible el hecho de que no hayan añadido un segundo stick en la revisión XL, pero creo que la oscura intención que subyace en todo esto por parte de Nintendo, es batir el “Record Mundial de tamaño de consola portátil” justo cuando saquen a la venta el periférico de turno para ponerle el segundo stick…¡¡que tiemble la Treamcast!!

Hoyga señor Anastasio, yo ya tengo una 3DS, ¿me recomienda 3DS XL?

Yo, si, pero qué queréis que os diga… después de darle caña a la PS Vita muuuuchas horas, volver a la 3DS, con sus pantallitas chiquitinas -si piensas que no lo son es que no has visto una PS Vita ni una XL-, da bastante pereza, y uno ya no tiene la vista como para andarse con tonterías, así que, si no te importa llevar un cacharrete de esas dimensiones, te recomiendo que cashconviertas tu vieja 3DS en una XL, pero ya te digo que esto depende de lo que opine cada culpable, faltaría más.