Primera Pantalla II Feria del Videojuego de Zaragoza

Si por algún casual no os enterasteis, os recuerdo que los pasados días 27 y 28 de Diciembre tuvo lugar la segunda edición de Primera Pantalla, evento sobre videojuegos y vicios afines que lleva añadido el sobrenombre de Feria del Videojuego de Zaragoza. Con lo de vicios afines me refiero a ciertas novedades que se han añadido respecto de la primera edición y que aun sin tener que ver directamente con los videojuegos resultaron más que interesantes para los asistentes a la feria.

CARRUSEL primera pantalla II

El Túnel del Barrio Oliver volvió a ser elegido para la celebración del evento, lugar que encaja perfectamente con la temática del mismo gracias a su particular encanto y diseño. Nada más entrar nos encontramos con “viejos conocidos” como el teclado que nos anuncia que estamos en “Primera Pantalla Zaragoza”. El Dual Shock y los tetrominos que ya estaban presentes el año pasado no se encontraban en la entrada para darnos la bienvenida pero sí que seguían estando presentes en otros lugares y rincones.

Una Game Boy gigante con un diseño apto para ser puesta a la venta en el Zurdorium de Ned Flanders y unos “marcianitos” de Space Invaders eran los encargados de darnos la bienvenida a la feria así como hacer de photocall para quien quisiera inmortalizar su asistencia a la misma.

Igual que el año pasado me gustaría volver a tener una mención especial para las distintas charlas (con cierto “sabor” zaragozano todas ellas) impartidas por profesionales del sector que nos mostraron los claro-oscuros de un sector todavía desconocido para muchísimas personas.

A estas charlas se le sumaron una serie de actividades no relacionadas con los videojuegos pero que tuvieron una gran presencia durante el fin de semana. A pesar de estar enfocadas para un público intergeneracional para poder ser disfrutadas por jóvenes y mayores (e incluso por viejóvenes como alguno de nosotros), muchas de ellas terminaron haciendo incluso la función de ludoteca por la gran presencia de niños.

primera pantalla II 1

Hasta ahora lo normal era que si un niño acudía a una feria de este tipo fuera arrastrando a unos dubitativos padres que no sabían qué podían encontrarse exactamente en un evento de este tipo. Y lógicamente de estos casos los hubo, pero también es cierto que cada vez son más padres los que “arrastran” a su hijos a este tipo de actividades para que se familiaricen con la afición que viven con tanta intensidad desde hace ya bastantes años.

De entre estas actividades destacaron el taller de stop motion en el que niños y mayores pudieron sentirse directores de una película de animación “tradicional”. Diseño de escenas, técnicas cinematográficas y animación con muñecos y plastilina fueron varios de los temas que aprendieron en el taller.

Otras actividades enfocadas a la interacción humana con la tecnología fueron la exhibición de drones y sobre todo, los combates de robots en los que nos encontramos con dos escenarios totalmente diferenciados. Por un lado un campo de fútbol en el que cada jugador debía dirigir a su robot para que fuese empujando una pelota hasta encajarla en portería del rival. Vale, no me he explayado mucho en la explicación, pero aun teniendo en cuenta que no tengo ni idea de fútbol no creo que haga falta explicar mucho la mecánica del “fútbol-bot”.

El otro combate sí que era un “combate-combate”, en este caso el escenario simulaba la forma de un ring en el que dos robots debían enfrentarse hasta que uno de los dos se declarase vencedor. Tranquilos, que este caso sí que lo voy a explicar un poco más. La forma de determinar el ganador del combate era relativamente simple, ganaba quien más “cubre-patas” tuviera al final del combate, o perdía quien antes perdiese todas.

Los robots tenían forma como de araña y cada una de sus patas estaban armadas con una carcasa que podía ser soltada a través de golpes e impactos. El disparador de discos, ajustables en altura, que disponía cada robot era una de las maneras con las que desmontar o aflojar las carcasas de las patas. La otra forma, principalmente útil cuando hemos agotado la munición de los disparadores, consistía en embestir vilmente a nuestro oponente a pesar de que esta técnica nos dejaba también vulnerables a ser golpeados y por lo tanto perder alguna de las carcasas.

Relacionado de un modo mucho más directo con los videojuegos volvimos a disfrutar de varias de las actividades que ya pudimos disfrutar en la pasada edición. El escenario principal del recinto era donde tuvieron lugar gran parte de los torneos que se desarrollaron en varias fases durante todo el fin de semana, algunos de ellos en pantalla gigante para vivir la experiencia de juego a un nuevo nivel, y que tuvieron varios juegos como protagonistas como es el caso de FIFA 15 o el tan odiado como idolatrado Mario Kart 8 entre otros. Por la cantidad de torneos muchos de ellos se realizaron en las distintas salas de ensayo, que también sirvieron como zonas de freegaming fuera del horario de los torneos. Así que lo mismo podíamos competir en el Dance Dance Revolution que improvisar una partida con alguna otra persona que también anduviese por ahí en ese mismo momento.

Como ya ocurriese el año pasado, dos de las zonas que más éxito tuvieron con el público fueron la zona mercadillo en la que nos podíamos encontrar tanto stands de tiendas del sector afincadas en Zaragoza, como jóvenes artistas con todo tipo de artículos artesanales o DIY basados en videojuegos. Fuese cual fuese el caso, en ambos pudimos encontrar todo tipo de joyas en forma de videojuegos, merchandising o distintos artículos fan-art con una calidad más que notable.

La otra zona que volvió a repetir en número de curiosos y que levantó una gran expectación fue la zona retro en la que se podía contemplar una pequeña exposición con todo tipo de dispositivos que hicieron que más de uno estuviéramos a punto de soltar alguna lagrimita de emoción. Por supuesto también había varias máquinas totalmente operativas y en las que podíamos emprender un viaje al pasado al ponernos a los mandos de esas joyas hechas a base de sprites y paletas de colores limitadísimas.

primera pantalla II 6

Este año incluso había hasta una recreativa, de esas que llevan tropecientos mil juegos y que en su mayoría son clasicazos cuyos nombres deberían escribirse obligatoriamente en mayúsculas cada vez que fuesen nombrados.

Los cosplayers también volvieron a darse cita para Primera Pantalla aunque me dio la impresión de que hubo más personas disfrazadas de sus personajes favoritos en la anterior edición. Aunque Mario, Luigi y Pikachu entre otros más no quisieron perderse esta imprescindible cita zaragozana.

Por último y como no podía ser de otro modo, no puedo más que agradecer el trabajo dedicado por parte de la Asocación Daruma y de las Casas de Juventud de Delicias, Oliver, Torrero, Casetas, Almozara y Valdefierro para que Primera Pantalla volviese a ser el éxito que fue en su anterior edición. Pero sobre todo me gustaría agradecerles el esfuerzo realizado al organizar un evento de este tipo en la ciudad de Zaragoza.

No sé vosotros, pero yo ya he puesto en marcha la cuenta atrás porque me puede el ansia de saber con qué nos sorprenderán en la tercera edición a finales de 2015.