Primeras impresiones de DYSMANTLE para PC

Llega el momento de salir del refugio y buscarnos la vida en una isla desolada por zombis en estas primeras impresiones de DYSMANTLE.

Los zombis y los videojuegos mantienen una historia de amor casi desde sus inicios. Ya tenemos ahí la saga Resident Evil o una de las últimas IPs de Sony, Days Gone. En el día de hoy os traemos otro título que utiliza esta ambientación, con una horda de muertos vivientes ocupando todo. Sin embargo, además de armas, tendremos a nuestra disposición nuestra mente a la hora de crear cosillas para ayudarnos. ¿Te interesa ver qué depara estas primeras impresiones de DYSMANTLE?

MacGyver hecho personaje

Imagínate: un apocalipsis zombi que empieza a causar estragos, arrasando la sociedad tal y como se la conoce. Sin embargo, nuestro personaje es de esos pirados que ya sabían que esto sucedería. Con un búnker cargado de provisiones, nuestro querido avatar sobrevivió durante mucho tiempo. Aunque claro, nada dura para siempre, por lo que ahora llega el momento de salir al mundo exterior, conseguir recursos y salir de esta isla infestada de formas de vida no-muertas.

Al principio lo único que tendremos a nuestra disposición será una palanca y nuestra mochila. La primera, además de arma, sirve para recuperar recursos, los cuales guardaremos en la mochila. Ahora bien, ¿para qué queremos cosas como hojas, madera y metal? Simple, para mejorar el equipamiento del personaje. De esta forma, pasaremos de cuerpo a cuerpo a armas a distancia, así como crear incluso sistemas de cultivo. No se trata de destrozar a zombis, sino de sobrevivir. Y no va a ser cosa sencilla, teniendo en cuenta la cantidad de enemigos y el enorme mapeado.

Para descansar de tanta tensión por asegurar nuestra vida disponemos de diferentes hogueras, que actuarán como punto de control. Aquí tendremos la posibilidad de mejorar nuestro equipamiento, así como crear diferentes utensilios y objetos. Pero sobre todo, sirven para subir de nivel. Porque claro, nuestro personaje es un ser vivo, el cual crece, evoluciona y aprende cosas nuevas. Y eso está reflejado en las ventajas que obtenemos en cada nivel, que pasan de ser recolectores natos hasta en un guerrero más polivalente y letal. Las posibilidades las elegimos nosotros, dependiendo del estilo de juego que tengamos.

Nada como un buen refugio

Claro, el entorno no será para nada amistoso. Aunque tengamos una palanca mejorada para masacrar, un machete o un arco, nada nos asegura salir vivos. Los zombis se agrupan en diferentes grupos, cada uno con sus peculiaridades. Podemos encontrar los más comunes, que van a por nosotros sin más, hasta otros que nos lanzan mierda. Por supuesto, no faltan los perros del demonio. Lo cierto es que hay variedad de enemigos, aunque no lo parezca en determinados momentos del juego, en los que aparecen siempre los mismos, al menos en lo que hemos recorrido para hacer estas primeras impresiones de DYSMANTLE.

Porque además, cada vez que descansemos en una hoguera todos los enemigos (menos los jefes) volverán a renacer. De esa manera nunca estaremos solos en la isla (hablando para mal, claro). Si caemos en combate perderemos buena parte de los recursos obtenidos, algo que no nos conviene. Para recuperarlos simplemente hay que llegar al lugar donde nos mataron.

A ver, puede parecer que el juego es retador, en el sentido de que la muerte perjudica nuestras aspiraciones y los enemigos no mueren permanentemente. Sin embargo, el sistema de combate es demasiado simple, algo que juega a nuestro favor ya que el patrón de ataque de los enemigos es muy poco variado. Lo cierto es que esta parte es algo aburrida, ya que exceptuando algunos enfrentamientos múltiples, rara vez sufriremos por nuestra vida.

Las animaciones de los personajes a la hora de realizar movimientos es muy sencilla, optando por una vista cenital del escenario. El diseño del mismo está cuidado, aunque no destaca en demasía con respecto a los estándares actuales. Eso sí, el interior de las edificaciones está muy bien cuidado, con multitud de detalles (que podremos destruir para recolectar recursos claro). Por otro lado, el apartado sonoro no aporta mucho al título, exceptuando algunos detalles a la hora de contar la historia mediante transmisiones de radio que encontramos. No hay muchos temas musicales en el juego, aunque he de decir que en los jefes sí que cumple.

Una mezcla entretenida

En estas primeras impresiones de DYSMANTLE ofrece una experiencia entretenida y curiosa, que opta por utilizar ese recurso tan amado (y odiado por algunos) como es el apocalipsis zombi, añadiendo la mecánica de conseguir recursos y crear herramientas para subsistir. Si bien la segunda parte, centrada en este tema de recolección, es tremendamente divertida y con muchas posibilidades, la parte de combate es muy simple, tornándose repetitiva al cabo de unas horas jugadas.

Sin embargo, los puntos positivos pesan más que los negativos en este título, ya que sinceramente, montarte tu granjita, hacerte tus armaduras y armas y sobrevivir con ello hace que la jugabilidad de esta obra sea algo a tener en cuenta. Es posible que algunos aspectos pudiesen estar más pulidos, pero la mezcla de DYSMANTLE cumple con el objetivo de entretener al jugador. Si te gustan los zombis, y sobrevivir a ellos, dale una oportunidad. Y si eres un lunático que espera ese fin del mundo, puedes ir abriendo boca con este título también.