Las primeras impresiones de Relicta nos dejan muy buenas sensaciones

Puede que con estas primeras impresiones de Relicta veas más cubos de la cuenta, pero igual le cogemos el gustillo a esto de moverlos.

Géneros. El género en los videojuegos nos da una idea clara de qué es lo que el jugador va a buscar en ese título, haciendo que tenga más o menos expectativas. En un shooter, esperamos una buena dosis de balas y movimiento fluido a la hora de disparar. En un plataformas, unos controles adecuados…  ¿y en los de puzzles? Pues en estos unos retos adecuados, a la par que interesantes. Y de uno de estos últimos en concreto queremos hablaros hoy, ya que os vamos a contar nuestras primeras impresiones de Relicta.

La gravedad de las cosas

Para esto, hemos podido probar la demo de una hora de duración. ¿Y qué nos hemos encontrado? Bueno, primeramente, con una estación espacial. El título, según se ha dejado ver, nos lleva a un área de pruebas científicas en el que un variopinto grupo realiza diversas labores en pos del conocimiento. Por supuesto, todo lo que suponga  «pruebas» nunca va del todo bien (que se lo digan a Portal), por lo que el título ya nos deja entrever que vamos a pasarla un tanto canutas.

Bueno, nosotros no, la protagonista y su equipo, dado que nuestra misión mayormente va a ser mover cubos. A fin de cuentas, hemos venido a un juego de  lógica, pese a que este esté aderezado con una historia de fondo. De hecho, si las cosas se tuercen tanto como da a entender la demo, casi que no entendemos, de cara a la narrativa, qué sentido tienen estos puzzles, a no ser que se explique con una razón de peso el por qué los experimentos siguen activos, cosa que no han hecho de manera consecuente en esta primera prueba.

Análisis de Relicta 03

¿Y en qué consisten estos experimentos, os preguntaréis? Pues en mover cajas para así abrir diversas barreras que nos cierran el paso. Y oye, lo cierto es que pinta bastante interesante. El título busca jugar con la gravedad y la física, por lo que, haciendo uso de nuestros guantes, podremos manipularlos de distintas maneras. Así, además de cogerlos de manera normal, podremos hacer que se repelan o atraigan entre si cambiando su polaridad, usarlos de transporte gracias a ello, impulsarnos a distintos sitios…

Lo cierto es que pese a que en esta demo no hemos tenido mayores problemas para resolver los puzzles, lo cierto es que pintan bastante interesantes, pudiendo ofrecer un reto más adelante. Pero claro, no podemos hablar de lo que está por venir, tenemos que centrarnos en lo que tenemos delante. Así que, como os decimos, los puzzles se delimitan en áreas específicas, cosa de agradecer, dado que así la sensación de que se nos «escapa algo» se pierde. Lo cual, ciertamente, es un logro, dado que evita la frustración y nos ayuda a centrarnos. Esto es lo que tenemos y es con lo que tenemos que trabajar.

Mi cabeza no puede con tanto giro

En cuanto a los entornos, estos son bastante sencillos, sin destacar en demasía, con una interacción bastante limitada.  Amén de que el personaje se siente especialmente ligero durante su desplazamiento por el escenario, como si no pesara nada y su paso por el entorno fuera casi anecdótico. Aunque, claro, están en la luna, quizá sea cosa de la baja gravedad… ¿no?

El sonido también queda un tanto olvidado, dado que pese a que tenemos un trabajo de doblaje ingles bastante interesante, con diversos acentos y demás, la música y efectos brillan prácticamente por su ausencia, sin llegar a destacar en absoluto.

Por último, pero no menos importante, vemos completamente necesario el nombrar uno de los grandes problemas del título. Y es la cámara. Veréis, la demo dura una hora. Al llegar a este límite de tiempo, se cierra. Con ello en mente, pensaréis que podréis finalizarlo de una sentada. Pero me temo que esto no será así, y el motivo de ello no es otra cosa que la cámara.

Esta marea. Mucho. Pero a niveles estratosféricos. No os vamos a mentir: tenía que parar de jugar cada 15 minutos porque el dolor de cabeza y mareo que me generaba era brutal, al punto de tener que tumbarme a cerrar los ojos un rato. Y da igual que cambiara la sensibilidad de cámara. Esta sigue teniendo cambios muy bruscos, y el problema sigue ahí.

Queda patente, por tanto, que Relicta es un juego que parece prometedor para los amantes del género, si bien, en primera instancia, no parece innovar demasiado. Quedaremos a la espera de poder degustar su título al completo para poder tener una opinión más fundada. Para ese entonces, esperamos que el problema de la cámara haya sido corregido, pues de otra forma vamos a sufrir bastante.