¿Eres de los que disfruta con los juegos de gestión? Pues quédate en nuestras primeras impresiones de Rise of Industry, donde te presentaremos al próximo candidato de tu lista de pendientes.

Poco a poco parece que el género de la gestión estratégica anda volviendo de entre los muertos. Tras un gran tropiezo en forma de SimCity, los estudios más pequeños han tomado el relevo para que volvamos a recordar los tiempos de Theme Hospital y Theme Park. Por si esto no fuera suficiente, tenemos a los madrileños de Dapper Penguin Studios intentando rellenar el espacio centrado en la gestión de ciudades, tema a tocar hoy en estas primeras impresiones de Rise of Industry, su próximo proyecto.

 Good Morning, Mr. President!

Todo juego de estrategia tiene su gestión. Ya sean unidades, recursos o incluso movimiento, debemos usar nuestro coco para aprovechar todas estas bondades al máximo. Pues bien, como todo buen título de este subgénero, Rise of Industry deja atrás la mayoría de labores jugables para centrarse puramente en la administración de recursos.

primeras impresiones de Rise of Industry

Como en el fallecido SimCity, nuestra labor es la de llevar una ciudad adelante. Esto incluye absolutamente todo lo que engloba una metrópoli moderna: creación de industria, gestión económica, producción energética… Sí, suena difícil, y ya os aseguro que si venís pez en este género lo es, ya que el tener tantísima gestión en nuestro poder (podemos incluso crear las rutas comerciales de supermercados y granjas) es muy fácil perderse.

Obviamente, este arma de doble filo ofrece una gran variedad de opciones de gestión, pudiendo así centrar nuestro desarrollo por campos, como puede ser la agricultura o la siderurgia, mezclar de todo un poco, adaptarnos a la geografía de nuestra ciudad… Vamos, que por formas de llevar adelante el juego no será.

Joe Quimby por un día

No todo en Rise of Industry reside en saber qué construir en qué momento. El juego nos pone delante diversas trabas que debemos saber superar para que nuestra ciudad no se hunda. Temas como la contaminación o las enfermedades pueden convertir una metrópolis ejemplar en una ruina si no se actúan contra éstas lo más rápido y eficaz posible. Pero ojo, que también contamos con misiones para tener un empujón económico, haciendo que los factores aleatorios no vengan únicamente a ponernos la zancadilla.

Otra de las bondades de este juego reside en su estilo gráfico. En vez de optar por unos modelados realistas, Dapper Penguin ha preferido darle a su título el aspecto de una maqueta, de forma que las figuras rectas son las protagonistas. Sin duda, un gran acierto que nos hace sentir cual gestor mirando una mesa de trabajo.

Puede que Rise of Industry se encuentre en fase beta todavía, pero eso no quita que sus objetivos sean ambiciosos. Y creedme, al paso al que van la cosa promete realmente bien para este juego.