Qué grande jugar a estos 3 shoters clásicos de forma portátil. Lo malo es cuando los problemas de Doom en Nintendo Switch llegan a lastrar la experiencia.

En el marco de la QuakeCon 2019, y por sorpresa, los Doom clásicos se estrenaron en consolas actuales además de los dispositivos móviles. ¿Quién se ha hecho cargo de adaptar el recordado Doom 3? Unos habituales en estas lides, pues ha sido el equipo de Panic Button el responsable de llevar esta aventura de acción y terror a las plataformas actuales. Pero ojo, culpables, que no podemos olvidar que los problemas de Doom en Nintendo Switch son numerosos y hablaremos de ellos al final de la noticia.

¡Sorpresa! Estamos tan felices de estrenar Doom 3“, han escrito en las redes sociales. El videojuego de Id Software se lanzó originalmente en PC en el año 2004, siendo posteriormente adaptado a la primera Xbox. Los aficionados pudieron disfrutar años atrás de una versión remasterizada del videojuego, que es la que ahora se encuentra disponible en PS4, Nintendo Switch, Xbox One, iOS y Android.

Panic Button es un equipo que se ha labrado una gran reputación especialmente entre los aficionados a Nintendo Switch por llevar a la consola híbrida obras tan espectaculares como DOOM, Wolfenstein 2: The New Colossus o el prometedor DOOM Eternal.

¿Una trilogía remasterizada a la altura de su peso histórico? Me temo que no.

Sin embargo, no todo es para lanzar cohetes. Los tres juegos precisan de un login en Bethesda.net que, más allá de evitar copias piratas, no tiene otra finalidad. Además, diferentes usuarios en los foros de Bethesda y sitios como Reddit han reportado que la pantalla de login funciona de forma irregular imposibilitando jugar a los juegos. Sin olvidar que Doom 3 presenta problemas de todo tipo, desde chasheos que te mandan al menú de Switch, bajones de frames y errores en la carga de texturas.

Bethesda está al tanto de estos problemas y junto a Panic Button están manos a la obra. Por el momento, se ha confirmado que se retirará el login para los dos juegos clásicos.