PS4 Pro vs Xbox One S: comparación de las nuevas consolas

Los últimos meses el mundo de los videojuegos estuvo lleno de rumores sobre nuevas versiones supuestamente mejores de las consolas ya existentes de esta generación. En junio Microsoft dio el pistoletazo de salida confirmando la veracidad -al menos por su parte- de su existencia y anunciando no una, sino dos : Xbox One S y Xbox Scorpio, causando reacciones diversas.

PS4 Pro vs Xbox One S: comparamos las nuevas consolas

Después de eso, solo quedaba que Sony anunciase lo que ya todos sabíamos: la existencia de PS4 Neo, que al final acabó siendo PS4 Pro. Tras PS3 y Xbox 360, la generación más longeva de la historia, las compañías cambiaban las reglas de juego y solo tres años después de la salida de las originales las reemplazaban parcialmente por un “más y mejor, pero tampoco tanto” que despierta muchas incógnitas.

PS4 Pro vs Xbox One S: comparamos las nuevas consolas

Hoy intentamos resolver una de ellas, concretamente cuál de ellas vale más la pena comparando las características que se han anunciado. Lo cierto es que, como es habitual, ambas son bastante parecidas, pero aun así tienen un par de diferencias interesantes.

  
  PS4 ProXbox One S
Dimensiones y peso295×55×327 mm   –   3,3 kg333×276×78 mm   –   2,9 kg
CPUx86-64 AMD “Jaguar”, 8 núcleosCPU octo-core
GPU4.20 TFLOPS, AMD Radeon1.40 TFLOPS
Memoria RAMGDDR5 8GBSin especificar
LectorBlu-ray, DVD4K Blu-ray, DVD
Imagen720p, 1080p, 4K (HDR)720p, 1080p, 4K (HDR)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Básicamente hay dos grandes diferencias entre ambas. La primera es el procesador, en donde la PS4 Pro saca pecho al ser mucho más potente. La segunda es el polémico lector de la misma, que no es capaz de leer Blu-Ray en 4K, a diferencia de la Xbox One S que sí está capacitada para ello. Además, habría que añadir que el almacenamiento de la PS4 Pro es de 1TB, mientras que el de la Xbox One S varía entre versiones de 500Gb, 1TB y 2 TB.

Al final todo se resume en un hecho muy obvio: ambas son innecesarias y nadie que tenga la versión estándar de estas consolas debería plantearse siquiera adquirirlas.