pvp en diablo iv

Blizzard explica cómo será el PvP en Diablo IV

Los Campos del Odio serán el escenario en el que se desarrollará el PvP en Diablo IV.

Más allá de lo que vimos en la gala inaugural de la Blizzcon, la compañía ha anunciado varias cosas a lo largo de la noche. Entre otras, el funcionamiento del multijugador y el PvP en Diablo IV. No es que sea nada más allá de nuestra comprensión, pero al menos ya lo vamos teniendo claro.

Sabemos que en esta cuarta entrega de la franquicia, el PvP será algo con lo que nos iremos encontrando asiduamente. Ir por el mundo puede ser peligroso, no solo por los monstruos, sino también por los demás jugadores. Pero tranquilos, que no va a ser nada obligatorio, sino que son zonas opcionales.

Para empezar, solamente habrá combates de jugador contra jugados en determinadas zonas que vienen a ser los Campos del Odio. Si estamos ene uno de estos territorios, podremos sufrir una buena leche por parte de otro jugador o jugadora. Esto es debido a la influencia de Mefisto, que vuelve locos a los aventureros y los hace hasta pelear entre ellos.

Una vez que estemos en estas zonas podremos aliarnos con otros jugadores o hacernos hostiles. Es más, podremos hasta traicionar a los que están con nosotros en ese momento y atacarlos en un momento de debilidad. Pero conforme matamos personajes, vamos acumulando odio de Mefisto.

Llega un punto en el que este odio nos convierte en un Instrumento de Odio. Esto aparecerá en el mapa avisando a otros jugadores y te pondrá una diana en la frente, casi literalmente. Si sobrevives el suficiente tiempo sin huir de la zona, recibirás un premio importante. Pero aquel que consiga matarte también.

Premios envenenados

Los Campos del Odio se comportan de una forma similar al resto de zonas del juego. Es decir, habrá enemigos no jugadores, eventos, jefes y demás. Podremos jugar con o contra otros personajes para llevar a cabo las misiones y conseguir recompensas suculentas. Entre ellas están las Esquirlas del Odio. Una suerte de gemas que son impuras y que tendremos que purificar antes de poder usarlas.

instrumento del odio

La gracia del asunto está que en que para poder hacer eso, tendremos que ir a un altar especial y completar un ritual que dura un tiempo. Pero esto llama a otros jugadores como moscas a la miel. Porque, querido culpable, una esquirla purificada ya será siempre tuya. Pero mientras sea impura (y esto incluye el tiempo del ritual) se pueden «robar». Así que preparárate para hordas de jugadores queriendo quitarte tu tesoro.

Una vez las hayamos purificado se podrán cambiar por trajes, monturas o demás que, aunque no serán más poderosas que las del juego en sí, serán exclusivas. Así que atentos, que la lucha por conseguir el equipamiento más chulo solo acaba de empezar.