Raiders of the Broken Planet - Primeras impresiones

Raiders of the Broken Planet – Primeras impresiones

Primeras impresiones de Raiders of  the Broken Planet, el nuevo juego de MercurySteam que sale en 2017. ¿Sobrevive a las comparaciones con Evolve?

Microsoft celebró hace poco un evento centrado en todos los juegos independientes que se van a publicar este año bajo su programa ID@Xbox. Entre ellos estaba Raiders of the Broken Planet, el nuevo juego de MercurySteam, y pude probarlo por primera vez.

Sobre el papel, la descripción de Raiders of the Broken Planet parece un fantasma del pasado. Aunque se puede jugar totalmente en solitario, la parte online y cooperativa tiene mucho peso. Está diseñado para ser un multijugador asimétrico, cuatro contra uno. Las similitudes con Evolve están ahí, aunque cada vez que alguien lo menciona, Enric Álvarez, el director del juego, insiste en que no tienen nada que ver. Y tras probar un par de partidas en el eventode ID@Xbox tengo que darle la razón.

Las partidas en Raiders of the Broken Planet, al menos las que yo jugué, no están configuradas como el resto de shooters. El conflicto no se presenta de modo aséptico, donde lo único que tienen que hacer los dos bandos es matarse entre sí. En Raiders, las partidas están determinadas por la historia y, como tal, la estructura de esas partidas y los objetivos varía.

Un multijugador con mucha historia

El nivel que estaba disponible se configuraba en dos partes y estaba justificada por la historia. Una raider había sido secuestrada, así que sus aliados se habían decidido a atacar la base donde estaba y acabar con el otro raider captor.

En la primera parte, los cuatro jugadores aliados deben entrar en el edificio donde está secuestrada su compañera. En su camino se interpone un enorme robot gigante que es un reto en sí mismo porque se va moviendo por el escenario, flotando muy alto y marcando con un rayo al equipo de cuatro raiders. Si el rayo te apunta demasiado tiempo, te dispara y mueres. Así sin más. Por si fuera poco, también hay muchos enemigos controlados por la IA e, infiltrado entre ellos, el quinto jugador. La diferencia con Evolve ya se ve clara. Ese quinto jugador antagonista no es más poderoso que los otros cuatro. Es solo un personaje más. Pero cuenta con la ventaja de la superioridad numérica y por saber por dónde se mueven sus enemigos, pues el robot les está apuntando con su rayo.

Otra diferencia con Evolve es cómo puede el quinto jugador enfocar la partida. Puede proteger los objetivos que tienen que destruir los otros jugadores o puede ir a por ellos a matarles. Es un juego en que hay reapariciones, pero solo hasta un máximo de 12 por partida. Tras 12 muertes del equipo, las muertes pasan a ser permanentes durante un minuto y si todo el equipo es eliminado, se acabó la partida. En ese aspecto, tiene bastantes similitudes con cómo funciona For Honor.

La segunda parte de la partida transcurrió en un entorno mucho más cerrado. Ya no había robots, ni enemigos controlados por la IA. El enemigo a batir era un jefe final bastante duro, aunque las reglas de las reapariciones se seguían manteniendo.

Algunos problemas de diseño

El diseño de las partidas y su ritmo está bastante cuidado. En el nivel que probé las distintas piezas del puzle (la asimetría, el contador de reapariciones y el tener que estar tras una cobertura mucho por ese rayo mortal) encajaban bastante bien. Pero había una mecánica que si me repateaba bastante. Tras una muerte y su consiguiente reaparición, la munición no se recarga, sino que se mantiene en el punto en el que estaba. Para poder recargar es necesario matar a un enemigo cuerpo a cuerpo.

Sobre el papel suena bien, pero no está bien implementada. Hay momentos en los que es muy difícil llegar hasta enemigos porque ellos pueden disparar y tú no y parece bastante frustrante. No sé si acabarán cambiándolo en el juego final, pero no creo que sea una mecánica a la que me pueda acostumbrar fácilmente. Y no porque pueda ser difícil, sino porque es directamente injusta y provoca situaciones de desigualdad.

Raiders of the Broken Planet impresiones

MercurySteam se ha volcado totalmente en Raiders of the Broken Planet. Como nos dijo Enric Álvarez en la entrevista que le hicimos, este juego es más grande que cualquier Castlevania de los suyos. Además, lo van a distribuir por sí mismos de forma digital, así que van a mantener el pleno control sobre todo. Por lo que me comentó también Enric en la entrevista, creo que intentan hacer algo similar a PayDay 2. El juego vendrá con una historia dividida en capítulos y, si gusta, la seguirán ampliando y apoyando hasta que consideren oportuno. Exactamente igual que hacen Overkill y Starbreeze con su juego.

Creo que el principal reto que tenía Raiders of the Broken Planet era precisamente luchar contra la mala reputación que se han labrado los juegos asimétricos de cuatro contra uno por lo mal que funcionó Evolve. Aunque tienen, seguramente, muchas cosas que optimizar y pulir, parece que tienen una buena base para lograrlo.