videojuegos de Oliver & Benji

Repasamos los videojuegos de Oliver & Benji a lo largo de la historia

Oliver Atom lleva metiendo goles desde hace más de 30 años. Repasamos todos los videojuegos de Oliver & Benji hasta la fecha.

Allá van con el videojuego en sus manos y ninguno los podrá detener. Guilty vibra de la emoción de poder hablar de los juegos de Captain Tsubasa, pero siempre con deportividad. Y ya no sigo parafraseando el famoso opening porque se están formando nubarrones sobre mi cabeza. Así es, amados culpables, hoy os vamos a hablar un poquillo de los videojuegos de Oliver & Benji que han pasado por todos los sistemas de juegovídeo.

El equipo del Niupi ha jugado muchos partidos en multitud de consolas. Desde sus primeras andaduras en Famicon (la primera Nintendo) hasta llegar a nuestros días con el esperado Captain Tsubasa: Rise of the New Champions, juegazo de fútbol arcade que veremos en este flamante 2020. A razón de este último hemos decidido recopilar todos los videojuegos del spokon más famoso en nuestro país.

Las primeras patadas como RPG en Nintendo (1988-1992)

La primera vez que se trasladó las aventuras de Tsubasa Oozora a los circuitos de un cartucho fue en 1988 con Captain Tsubasa, así, sin más, puesto que el primero que llega se puede dar el lujo de no llevar coletilla en el título. Hablamos de un videojuego de rol por turnos y con tiros especiales que se plasmaban en forma de viñetas animadas en 8 bits. No gozó de demasiada popularidad pero sirvió de molde para los siguientes juegos de la consola que sí lo petarían.

Dos años después llegaría la secuela del anterior con el sobrenombre de Super Striker. Continuaba la misma fórmula RPG por turnos, pero aquí sí que se incluía un modo historia inédito que funcionaba como un what if? previo a la secuela del manga original: La Copa del Mundo. Este juego ya fue más sonado y también se vendió casi como los churros. No obstante, la edad de oro de Oliver & Benji tardaría en llegar.

Antes de cerrar la época de la primera Nintendo, os cuento la curiosidad de Tecmo Cup Super Soccer. Este videojuego se lanzó en 1992 en Estados Unidos y resultó ser el mismo Captain Tsubasa, que mencionamos al inicio del apartado, pero con los jugadores cambiados. En vez de Tsubasa teníamos a un nuevo héroe, el americano con rizos de oro y ojos azules llamado Robin Field.

Rodando balones en el Cerebro de la Bestia (1992-1995)

Super Nintendo plasmó una de las mejores épocas para Nintendo. Con un catálogo inmenso, de calidad y variado, Oliver no podía perderse su minuto de fama y no veáis la de juegarrales que nos dio aquí. Empezando por Captain Tsubasa III: El desafío del Emperador, continuación de la saga empezada en Famicon centrada en la Copa del Mundo. Hablamos de una de las entregas más famosas del futbolista que superó a los churros de la Tía Carmen en ventas, pero por muy mucho.

Viendo el éxito de éste, Tecmo no podía quedarse de brazos cruzados. Al año siguiente los japoneses pudieron disfrutar de Captain Tsubasa IV: Professional Rivals. Con un juego ya versado en la Copa del Mundo, esta entrega decidió centrarse en la vuelta de Oliver y Tom a Japón para disputar la Super Copa del país. Cuenta con la curiosidad de que el jugador podía personalizarse un futbolista que seguiría los pasos de Atom hasta convertirse en una súper estrella.

El éxito cosechado fue similar a la tercera parte, lo que motivaría a seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro. Ahora sería el turno de Captain Tsubasa V: Título de Campeón, consolidándose como el último título desarrollado por Tecmo. La historia nos llevaba a Italia, país donde juegan de forma profesional Oliver y Mark Lenders. Si os asaltaba la duda, sí, estas entregas de Super Nintendo seguían apostando por el rol por turnos, aunque esta quinta parte se desbancó un poco ofreciendo ya un avance menos cinemático y más de simulador. Se potenciaron las cinemáticas de las entradas y de los disparos, asemejándose más a lo visto en el anime de 1983.

La entrega de Bandai sería precursora en introducir los duelos de aporrear botones.

El juego ofrecía muchos modos, siendo la estrella el selector de escenarios, donde podíamos jugar la historia tanto desde las botas de Oliver como desde las de Mark. Tampoco podían faltar las copas, pudiendo disfrutarse las continentales y el Mundial. A mayores, se conservó el editor de personajes y una modalidad de liga por puntos.

Por último nos llegaría Captain Tsubasa J: Camino a la Copa del Mundo en 1995 para Super Nintendo. Esta entrega está desarrollada por Bandai y se presenta casi como un simulador al 100%. Aunque hay técnicas especiales y elementos RPG, el juego apostaba por enfrentamientos más tácitos y directos recorriendo estadios en tercera persona. No fue muy boyante en ventas dado que los japoneses seguían prefiriendo los RPG puros de Tecmo.

Las primeras victorias portátiles (1992-1995)

Game Boy no se libró de los súper chuts de Oliver Atom. Con Captain VS, los chavales podían llevarse a cualquier parte las experiencias RPG de Famicon y Super Nintendo. El mayor atractivo de esta entrega, aparte de su portabilidad, fue el modo historia, que abarcaba la infancia de Tsubasa y resto de protagonistas -es decir, lo que sería la primera temporada del anime-.

3 años después vendría Captain Tsubasa J: El Elegido entre los Campeones. Se trata de una adaptación de Camino a la Copa del Mundo 1:1 de Bandai. Es recordado por ser el primer juego de Campeones a color dentro de Game Boy aunque eso no le libró de tener unas ventas pobres. Los Japoneses seguían prefiriendo las experiencias RPG a simuladores y la cosa tardaría en cambiar.

Tsubasa VS Sonic (1993 y 1994)

¿Os acordáis de Robin Field? Pues tranquilos, que en SEGA parece que le han cogido cariño. El primer juego en debutar de Oliver & Benji en la circuitería de los de Honolulu no es un Tsubasa, sino otro clon con los jugadores cambiados y conocido como Tecmo Cup Football Game. Se trata de un port casi directo de Captain Tsubasa III de Super Nintendo a Mega Drive que aprovechaba bien la tecnología de ésta para plasmar escenas con mejor definición y color.

La idea de cambiarle el nombre y borrar todo registro de Captain Tsubasa no versaba en un conflicto de licencias. Hablamos de un juego de Tecmo, dueña absoluta de la licencia dentro del campo de los videojuegos por aquel entonces. La motivación estaba infundada por el mercado internacional ya que Campeones no sería popular en tierras americanas hasta muchos años después.

Sin embargo, en 1994 los japoneses segueros pudieron disfrutar del primer Captain Tsubasa con todas las de la ley. El juego, llamado sin más como el manga homónimo, recogía los elementos más famosos de la saga de Super Nintendo para crear un juego nuevo centrado en la primera temporada del anime. Gracias a las especificaciones de Mega CD, este Tsubasa daba un buen repaso técnico a sus hermanos de la competencia.

La era de Sony (1995-2002)

Viendo los tropiezos con la experimentación de la simulación, Bandai decidió dar un cambio de 180º al saltar a la nueva generación con la primera PlayStation. ¿Lo malo? Que volvieron a equivocarse. Captain Tsubasa J: Hacia el Mañana cogía la temporada de la Copa del Mundo y la convertía en una «suerte» de visual novel animada. Con partidos donde el jugador tenía que superar las adversidades a base de elecciones con RNG, la idea caló algo mejor que las entregas previas pero los japoneses seguían queriendo su dosis de RPG en vena.

Sin embargo, ahora llegaría el turno de los híbridos. Konami adquiriría los derechos de Captain Tsubasa en 1998 para plantar la semilla del éxito. Con Captain Tsubasa: El Nuevo Equipo, Konami presentó su propuesta: Un juego de fútbol con sprites corriendo en un campo 3D en plano perfil, donde los jugadores avanzaban en tiempo real (como un simulador) para solventar los enfrentamientos y disparos a puerta como un RPG. El juego fue lanzado en 2002 y vendió tan bien que tendría un relanzamiento el año siguiente bajo el sello de Konami The Best.

La vuelta al campo portátil (2002)

El retorno de Tsubasa a las portátiles no podría ser más controvertido. Las entregas de Game Boy Color rindieron bastante bien dentro del terreno comercial, pero se ve que Konami no quería replicar el sistema RPG de Tecmo ni trasladar su experimento híbrido exitoso de PlayStation. ¿Y qué tenemos aquí? Pues ni más ni menos que un juego de cartas, tal cual lo leéis.

Captain Tsubasa: Rumbo a la Gloria nos proponía un curioso juego de cartas con pinceladas estratégicas. Lanzado en 2002 para Game Boy Advance, no paso demasiado desapercibido gracias a recoger de forma magistral los eventos del manga sin apenas cambios.

Vistiendo el uniforme de los 128 bits (2002-2006)

Con el manga cosechando un éxito que no parecía tener freno, Konami quería seguir sacándole el gusanillo dentro del terreno de los videojuegos, pero parece que el interés de los jugones por las contiendas de Oliver Atom y compañía empezaba a decaer. En 2002, los nipones volvían a Nintendo con Rumbo a la Gloria para Game Boy Advance. También con una secuela del éxito de PlayStation: El Nuevo Equipo para Gamecube. Con Captain Tsubasa: El Desafío de la Generación de Oro, se volvió a apostar por la fusión entre simulación y RPG.

El juego, siendo ahora completamente 3D, nos dejaba recorrer el campo como si de un FIFA se tratase, relegando los enfrentamientos, pases y disparos (de nuevo) a las mecánicas de rol. Los primeros se solventaban con RNG y habilidades pasivas mientras que los siguientes consistían en animaciones espectaculares que consumían una barra de estamina. Hablamos de uno de los mejores videojuegos basados en este manga y también uno de los favoritos del servidor.

No obstante, Bandai seguía buscando la fórmula adecuada y decidió volver a las andadas en PlayStation 2. Rebooteando la marca, lanzó Captain Tsubasa a secas, un juego que tributa descaradamente a la joya de Konami pero añadiendo nuevos elementos y mecánicas que le sentaron de vicio. Los enfrentamientos, en vez de solventarse con RNG, se disputan mediante QTE y con barras de precisión, dando la posesión del balón al jugador que los supere. Además, se basaba íntegramente en al anime, siendo muy fiel en lo visual, algo que capturó la atención de los seguidores del spokon.

El fin de la ruta (2010 y 2020)

Todos estos juegos de los que os hablé tienen algo en común y es que no vieron la luz (a excepción de los protagonizados por Robin Field) fuera de Japón. Obviamente, el fenómeno fan es tal que muchos se importaron y otros tantos se transformaron en roms que podían ser ejecutadas con emuladores. Esto también motivó las fan-traducciones, acercando el fenómeno a mucha gente (entre ellos, aquí el menda). Sin embargo, llegó la hora de que un juego llegase de forma oficial a Occidente: Captain Tsubasa New Kick Off.

Este juego, estrenado en 2010 y siguiendo la estela híbrida del de PSX, nos permitía una visión más estratégica gracias a la doble pantalla de Nintendo DS. En una podemos jugar en un campo 3D desde una perspectiva cenital, realizando acciones en modo RPG sin abandonar los tiros especiales y las animaciones de la serie. En la otra veíamos un mini-mapa del campo para saber en todo momento las posiciones de los jugadores. Estaba basado en el reboot del anime acontecido en 2001 y pudimos jugarlo aquí en completo español.

En Japón hubo varias entregas para móviles y PC pero no fue hasta Dream Team que dio el «pelotazo». Actualmente lo tenemos disponible en iOs y Android.

¿Y que nos queda? Pues nada más, culpables. 2020 es un año para soñar gracias a Rise of the New Champions que promete traer de nuevo la gloria a los Niupi. Si habéis estado atentos a la lectura, el trayecto de Bandai con la franquicia fue un tanto convulso pero parece que con este título van a partir la pana. Su apuesta es clara: traer la nostalgia del anime original en una suerte de simulador arcade. No habrá elementos RPG, algo que puede disgustar algunos (yo entre ellos) pero no se olvida de los movimientos especiales, llevándolos a un apogeo visual nunca antes visto.

Su apuesta es multipataforma y lo podremos jugar en todos los sistemas actuales. Será un gran compañero de Dream Team, el gatcha de móviles que lleva con nosotros desde 2017. Tampoco olvidemos que en el futuro tendremos Tsubasa+, un juego de móviles que replicará la fórmula de Pokémon GO entre otros.