Rogue One ya supera en taquilla a Capitán América: Civil War

La factoría Disney termina 2016 colocando tres de sus películas en lo más alto de la cartelera norteamericana. Rogue One se hace con la plata.

Disney puede estar más que orgullosa con el ya extinto año 2016, pues ha conseguido que tres de sus producciones copen el podio de películas más taquilleras en Estados Unidos. Buscando a Dory ha sido el filme que más dinero ha amasado (486,3 millones de dólares), mientras que Rogue One: Una historia de Star Wars ha conseguido birlarle, en el último suspiro, el segundo puesto a Capitán América: Civil War.

La película en la que vimos cómo Los Vengadores se zurraban de lo lindo consiguió hacerse con 408 millones de dólares, mientras que el spin-off de La guerra de las galaxias ha conseguido amasar unos 425 millones al terminar 2016. Teniendo en cuenta que al filme de Gareth Edwards aún le quedan bastantes semanas en cartelera, suponemos que aún le sacará bastante más ventaja a la cinta Marvel, aunque tiene difícil superar a su “hermana mayor”: Star Wars Episodio VII.

Rogue One es una cinta más oscura que las historias principales en las que se basa, y casi rozando el género bélico nos cuenta como un puñado de rebeldes llenos de coraje se hicieron con los planos de la Estrella de la Muerte, el poderoso destructor de planetas que conocimos en el Episodio IV de la saga.

El filme está protagonizado por la actriz Felicity Jones, que se mete en los zapatos de Jyn Erso. Mads Mikkelsen, que por una vez no hace de malo, interpreta a Galen Erso, el padre de la moza. Diego Luna da vida al Capitán Cassian Andor, que da bastante caña en la peli junto a Chirrut Imwe, el guerrero espiritual ciego al que interpreta magistralmente Donnie Yen. Completan el reparto Jiang Wen (Baze Malbus), Alan Tudyk (droide K-2SO), Riz Ahmed (Bodhi Rook) y Forest Whitaker, que se encarga de meterse en la piel del imponente Saw Guerrera.

Puedes leer todas nuestras historias sobre Rogue One: Una historia de Star Wars justo en este enlace.