Samurai Warriors 4-II - Análisis PlayStation 4

El mundo de los musou quizá no se entiende demasiado desde Occidente. Mientras que aquí muchas veces tendemos a despreciarlos (solo hace falta mirar Metacritic), en Japón venden bastante bien. Tanto, que la mejor forma de lograr que un juego de un serie de animación venda, es haciendo un musou.

Por tanto, es evidente que cuando uno de esos títulos llega a Occidente, como ha hecho Samurai Warriors 4-II, no es un título para el gran público, ni siquiera para ese grupo reducido de jugadores que popular y malamente definimos como hardcore. Los musou van dirigidos a un tipo de público aún más reducido, aún más de nicho. Y cualquiera que no pertenezca a ese pequeño círculo muy probablemente lo primero que sienta al poner sus manos sobre Samurai Warriors 4-II sea rechazo.

Pero que sea un título minoritario no le resta valor. Miremos por ejemplo a otros productos culturales como puede ser el cine. Las formas que adquiere el lenguaje audiovisual en los países asiáticos no tienen nada que ver con las formas de hacer cine que tenemos en los países más occidentales. Grandísimas películas como pueden ser Hana-Bi: Flores de fuego (Takeshi Kitano) o Deseando amar (Wong Kar-wai) no están dirigidas al público mayoritario. Tienen un ritmo propio, son más contemplativas que descriptivas y le exigen al espectador que haga un esfuerzo activo por adentrarse en ellas. Pese a que Samurai Warriors 4-II no es un juego redondo, ni el mejor exponente de lo que puede ser un musou, le ocurre lo mismo que a esas dos películas.

Cumple al dedillo todas las marcas de estilo de ese tipo de juegos. La historia es algo totalmente secundario y que solamente se usa como excusa y como trasfondo para asentar las bases de los escenarios. Por su parte, habrá muchísimos enemigos en pantalla, que también son más una excusa para que el personaje protagonista ataque y se mueva sin parar en lugar de presentar un auténtico desafío. Lo único que he echado en falta, eso sí, unos controles un poco más pulidos. No han sido pocas las veces que no he podido realizar todo lo que pretendía simplemente porque el control no está del todo pulido. No es la norma general ni es en todo tipo de movimientos, pero un poco mayor de cuidado y atención en este punto le habría venido muy bien.

Samurai Warriors 4-II es un juego que entretiene, que divierte, pero que tampoco logra sobresalir entre la avalancha de títulos similares que hay en el mercado y eso es algo que le impide destacar. Además, siendo un juego a caballo entre la expansión, la secuela y la remasterización, es imposible evitar pensar qué podría haber salido si hubieran decidido hacer un juego completamente nuevo y lo mucho que podrían haber arreglado.

Quizá para los que vengan de fuera les resulte un título extremadamente repetitivo pero, como decía, no es un juego para todos. Hay que saber captarlo, entenderlo y disfrutarlo. De hecho, después de tantos musou basados en el Período Sengouku quizás la mejor manera de introducirse en la saga es a través de los spin-offs de franquicias conocidas como puede ser Hyrule Warriors o One Piece: Pirate Warriors 3.

Samurai Warriors 4-II - Análisis PlayStation 4
Dinasty Warriors 8Hyrule WarrorsOne Piece: Pirate Warriors 3
Un musou clásicoPersonajes bien diferenciadosEs un juego muy de nicho
7De nicho
Gráficos7
Sonido6.5
Jugabilidad7.5
Modos de juego7
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0