Se pasa Dark Souls 3 sin recibir ni un golpe

Un usuario de Twitch ha conseguido pasarse Dark Souls 3 sin recibir ni un sólo golpe en el proceso. La enésima locura ha llegado a Dark Souls 3, juego particularmente atractivo para los que desean su minuto de fama en la red. Por lo que sea, la última obra de From Software da pie a auténticos lunáticos jugadores expertos a realizar hazañas propias de una mente enferma.

La que nos ocupa en esta ocasión no es la más bizarra de todas, pero sí una que requiere de mucha habilidad. Recordad que, en el pasado, hemos visto toda clase de locuras en el mundo de Dark Souls 3 combinado con YouTube o Twitch. Un jugador que decide pasarse el juego utilizando únicamente sus pies como medio para controlarlo, otro que consigue pasarse el título sin rodar, bloquear o subir de nivel

Se pasa Dark Souls 3 sin recibir ni un golpe

Hasta teníamos uno que adaptó el control para jugar con una patata. Y no, no es broma, el tipo jugó a Dark Souls 3 con una patata. Los momentos fugaces de gloria en internet tienen estas cosas, empujan a la gente a la extravagancia y, en otras ocasiones, a demostrar su habilidad con el mando o el teclado.

El de hoy es del segundo tipo de jugador. A continuación os dejo el vídeo, de dos horas y media de duración, en el que el usuario FaraazKhan lleva a cabo su extrema hazaña.

Me gustaría destacar que Khan en ningún momento usa magia o arcos. El tipo lucha cuerpo a cuerpo y no recibe un sólo golpe en el transcurso del combate. Se cruza con los jefes necesarios para superar el juego y lo hace con sus puntos de vida intactos. Se vale de la agilidad y de los reflejos para esquivar a sus enemigos y no tiene escudo alguno. Bravo.

Desde luego que respeto esta clase de proezas en las redes, aunque jamás se me ocurriría emularlas. Por una semana, Khan será el jugador más famoso de Dark Souls 3 en Twitch. Hasta que aparezca un usuario ciego y sordo que supera el juego utilizando tan sólo su pulso cardíaco como método de control. Supera eso, Khan.

No puedes, nadie puede.