segundo paquete de consejos para Call of Duty: Warzone

Segundo paquete de consejos para Call of Duty: Warzone

¿No te das hecho con el gameplay del Battle Royale del momento? Te desplegamos un segundo paquete de consejos para Call of Duty: Warzone.

Es innegable que el Battle Royale de Call of Duty: Black Ops 4 no era una gran cosa. Bebía demasiado de Playerunknown’s Battlegrounds y los cambios ofertados tampoco es que encandilasen al público. Sin embargo, de los errores se aprende y Activision parece que dio en el clavo con su segundo Battle Royale. Este juego bebe muchísimo de todos los Battle Royale existentes y puede ser un poco lío, es por ello que os presentamos el segundo paquete de consejos para Call of Duty: Warzone.

¿Y porqué le llamamos segundo paquete? Pues porque vamos a tratar tantos puntos del juego que hemos decidido dividirlo en varios «paquetes» de consejos para que no os sintáis abrumados. Con ellos, dominaréis la teoría del videojuego y podréis aprobar el examen práctico, o eso esperamos de vosotros, culpables.

Las rachas de bajas no se consiguen matando

Aunque en sí mismo esto sea una contradicción, las rachas de bajas de este modo no se consiguen por matar tropecientos enemigos, como así ocurre en el modo mulitijugador de Call of Duty Modern Warfare. La forma de conseguirlas es que te toquen, de forma aleatoria, abriendo contenedores por las distintas localizaciones del mapa.

Otra forma de conseguirlas es que la suelten los jugadores que matas, desperdigadas entre su loot. De todas formas, aunque en el juego original eran muy útiles para perpetuar nuestras matanzas, aquí tienen una utilidad reducida, siendo más un componente de apoyo momentáneo que un ataque «ultimate» de por sí. Así mismo, conforme subamos la cuenta de nivel, desbloquearemos más que podremos encontrar en los contenedores.

Ponte las plaquitas, protege tu vida

A diferencia de otros Battle Royale donde encontramos cascos y chalecos para protegernos, aquí solo tendremos una placas de metal para añadir a nuestro chaleco táctico. Las mismas pueden rellenarnos hasta 3 barras de defensa que se irán agotando conforme recibamos disparos en el cuerpo. Claro está, esto no nos exime de que un disparo a la cabeza nos tumbe, por lo que no podemos agarrarnos a ellas como si fuese la servoarmadura de un Marine Espacial.

Lo bueno de este sistema es que se equipan rapidísimo, incluso mientras corremos y podremos llevar hasta 5 encima para ir sustituyéndolas en caso de rotura. Además, siempre empezaremos con 2 barras de defensa y podemos encontrar estas placas por cualquier parte.

En cuanto a la barra de salud, esta se regenera de forma rápida y no necesitamos de medicamentos para recuperarla.

Tened cuidado con los vehículos

Sí, en todo Battle Royale es tentador hacerse con un medio de transporte, ya que sus mapas tan extensos lo piden a gritos. Lo malo de Warzone es que hacen mucho ruido, no protegen a los ocupantes de los disparos y aparecen marcados en los minimapas de los contrarios si tienen actividad. Esto nos convierte en dianas móviles cada vez que pilotamos uno.

Es por ello que usarlos se convierte en solo una opción de extrema urgencia o, como mucho, para desplazarse por zonas poco pobladas de jugadores, o donde no haya muchos edificios. No sabéis lo fácil que es disparar desde una azotea con un francotirador o un lanzacohetes y aguarle la fiesta a un equipo al completo.

Por lo demás, sabed que tenemos vehículos de muchos tipos: quads, todoterrenos, jeeps, camiones y hasta helicópteros.