Shokugeki no Soma Temporada 2 - Crítica

Seguro que si os digo que una serie de cocina puede ser mucho más interesante, intensa y divertida que cualquiera de los shonen que hay ahora mismo en el mercado, me tacharéis de loco. Y aunque ya sé que es así, me reafirmo y os insisto en ello: tenéis que ver Shokugeki no Soma.

Para los que no la conozcáis, os haré un pequeño resumen. Soma es un genio en batalla la cocina, y tiene un poder una creatividad que deja en ridículo a muchos de los luchadores chefs que le rodean. Pero no por ello el camino será fácil, ya que para que mejore en batalla cocina, su padre le envía a entrenar con el maestro legendario la Academia Culinaria Totsuki, la más prestigiosa del mundo.

Lo que su padre no le dice es que allí se va a encontrar con cada bicho raro y con cada locura que, seguramente, la idea de aprender a luchar estudiar cocina no sea precisamente la que todos teníamos en mente.

Sí, culpables, el argumento os podrá parecer el más manido del mundo. De hecho, si sois de Cataluña o de Galicia, posiblemente recordaréis algo similar en El petit chef o en O mi sushi, y cuyo nombre original es Mister Ajikko. Pero yo insisto: tenéis que ver Shokugeki no Soma.

Y si insisto es por algo. Insisto porque la serie, pese a empezar de una forma tan convencional, es original a más no poder. Es divertida, intensa, ligera y, a la vez, con mucho contenido. Y lo mezcla todo de una forma muy peculiar. Para que os hagáis una idea, podríamos decir que Shokugeki no Soma sería un plato de pasta hecho en un restaurante italiano con sus Estrellas Michelin y que Dragon Ball Super sería el plato de pasta con tomate y salchichas que te haces para salir al paso cuando tienes la nevera vacía.shokugeki-no-soma-temporada-2-2

Y más en esta segunda temporada en la que los guionistas han decidido castigarnos con solamente 13 capítulos (la primera tiene 24), en los que recogen el final del arco argumental de la Selección de Otoño y el de las Pasantías. Y vaya tela con los dos.

Puede que parezca que el ritmo de los capítulos es algo acelerado, y desde luego es bastante más rápido que en la primera temporada. Pero que esto no os asuste ya que se agradece. Si cada combate culinario durase un capítulo más, posiblemente el ritmo sería tremendamente lento. Algunos de estos enfrentamientos solamente requerirán de un episodio para acabarlos, pero muchos de ellos nos dejarán en suspensa en el momento justo. No tengo nada que reprocharle al ritmo. Nada en absoluto.

En esta temporada, el anime se centra más en el crecimiento de Soma como cocinero que en su genialidad. Ya en la primera vimos cómo es capaz de salir airoso de muchas situaciones, sin embargo, como en cualquier anime de este tipo que se preste, empiezan a llegar los contrincantes duros de pelar. Y aquí Soma tendrá que empezar a mejorar y a buscar su super saijajin interior, o se lo comerán con papas.shokugeki-no-soma-temporada-2

Soma tendrá que buscar ahora su especialidad. Esa que tienen muchos otros alumnos de la academia que tiene su apodo, como el amo de las especias, el rey de las verduras, la especialista en comida medicinal o en carnes. Todos ellos tienen sus habilidades y sus dotes para esos ambientes. Sin embargo Soma no. Soma tiene de todo y lo absorbe todo, pero no destaca por nada en especial.

Y de esto nos vamos dando cuenta poco a poco en esta temporada. De forma sutil, el anime nos va dejando caer cuál es el punto flaco de nuestro protagonista y de cómo le tiene que hacer frente. Y lo hace de una forma bastante interesante y con mucha intensidad.

Por supuesto, no faltan los momentos de humor, tan brillantes como de costumbre, y las idas de olla que son los climax a los que llegan los que prueban las comidas de los alumnos y participantes. Es mejor que los descubráis vosotros mismos, pero después de ver la transformación de la temporada pasada en Sailor Moon es muy difícil de superar todo esto.

No os dejéis impresionar por los primeros orgasmos culinarios. Sí, hay un importante componente fan service y el tono erótico es bastante más que palpable, pero os aseguro que no es, ni mucho menos, el tema centrar el anime, y que es más a modo cachondeo que otra cosa. Además, en esta temporada han bajado bastante… y se nota. Quizás sea la única pega que le pongo.shokugeki-no-soma-temporada-2-3

Además, el anime cuenta no solamente con Soma a la cabeza, sino con muchos personajes secundarios con carisma. Y no hablo de los aliados, sino también de los “enemigos”. Esta temporada se centra un poco más en Soma que la anterior, donde vimos a algunos de sus amigos participar y defender su puesto. Sin embargo, esta vez pasarán un poco más rápido por ellos, pero no por nada, sino porque tienen que darles, al igual que a Soma, un importante empujón. Un power up.

Shokugeki no Soma no hace como otras series en las que los personajes que van pasando, quedan de lado o se “nerfean” (no hay más que recordar Dragon Ball o Bleach…). Como mucho, dejan un espacio para que nos podamos centrar en otros elementos, pero no nos quitan las ganas de saber qué pasa con ellos.

Hay muchos personajes que queremos que evolucionen y que ya lo han conseguido en esta nueva etapa, pero que tienen mucho potencial. Y ya os aseguro que no se quedan de lado en absoluto. Es más, Soma recurrirá a ellos más de una vez para pedirles ayuda.shokugeki-no-soma-temporada-2-4

Pero muchas cosas quedan en la sombra aún. La búsqueda de Soma de su especialidad nos dejará ver por el camino algunos de sus enemigos más duros, entre los que se encuentran los 10 consejeros, que ya le tienen algo de tirria a nuestro protagonista, o a algunos que se cambian de bando y que empiezan a enseñarle por el respeto que le están mostrando.

Si esto no os ha dejado aún con ganas de ver Shokugeki no Soma, es que no tenéis corazón (ni hambre) y si habéis terminado la temporada, que se emite en Crunhyroll, no os preocupéis, porque hay aún un tercio más de trama en los mangas.

Así que, espero que hayáis disfrutado y que le deis a Shokugeki no Soma, porque no os vais a arrepentir.