Si eres creyente puede que Bioshock Infinite te cabree

Si por algo estoy enamorado de la saga de Bioshock, es por su forma de criticar a parte de la sociedad actual. Y me alegra saber que Bioshock Infinite irá por los mismos derroteros que sus predecesores en este aspecto, ya que esta franquicia en parte se basa en eso, en criticar muchos pensamientos “tradicionales” del siglo pasado e imponerlos usando los medios necesarios.

ken_levine_bioshock_infinite

En una entrevista el propio Ken Levine se refiere concretamente a un personaje que se ha cambiado y en parte ablandado para no herir las sensibilidades religiosas de alguna gente:

Es difícil para mí hablar sobre esto porque puede adelantar acontecimientos del juego. Creo que ha habido gente que cuando ha visto por primera vez el juego han pensado que trataba sobre el Tea Party americano, luego de las revueltas obreras, y ahora pensarán que va sobre la religión. Trata sobre el patriotismo, pero también sobre todas esas cosas. He tenido algunas valiosas conversaciones. Uno de los personajes del juego se ha alterado bastante a causa de algunas conversaciones que he tenido con gente del equipo que pertenece a ambientes muy religiosos, por lo que entendí que en parte se sintieran algo molestos.

Pese a esto, el responsable de la saga afirma que no se ha censurado y que el juego no tratará principalmente ese tema:

Lo que les dije fue: no voy a cambiar nada solamente por obtener vuestra aprobación, pero creo que entiendo a lo que te refieres y creo que puedo hacer algo que haga mejor la historia a partir de lo que me habéis dicho. Así lo hice, y les agradezco que me diesen su punto de vista. Lo último que quería hacer era cambiar algo porque ofendiese a un grupo en concreto, pero este tema pertenece a una historia menor.

Levine también habla de una escena en concreto al comienzo del juego en la que el protagonista es bautizado al llegar a Columbia, y como intenta ponerse el lugar de los demás aunque no piense igual. Además comenta que habían tenido conversaciones parecidas cuando desarrollaban el primer juego:

En el primer Bioshock tratábamos el tema del infanticidio. Creo que no hay mayor tema tabú que ése. Si el jugador quería, podía matar a una pequeña e inocente niña. Y mucha gente del equipo estaba nerviosa por ver como reaccionaría la gente por eso.

Habrá que ver como finalmente se aborda el tema y si e este Bioshock Infinite las mentes cerradas de este mundo quedan retratadas o si realmente pueden llegar a ser autocríticos con sus ideales. el 26 de marzo saldremos todos de dudas.

Vía: OPM