Silence - Análisis PlayStation 4

Silence es la segunda parte de The Whispered World, una aventura gráfica lanzada allá por 2010 por Daedalic. La desarrolladora repite con este fantástico y bello universo llamado Silencio.

Antes de nada lo mejor será aclarar qué clase de juego es Silence. Como he señalado antes, se trata de una aventura gráfica que sucede a The Whispered World, pero la intención de Daedalic y de Marco Hüllen (creador del juego que ha luchado contra viento y marea porque su producción salga adelante) y del resto del equipo de desarrollo no es proponernos retos y desafíos mientras avanzamos y nos van desgranando la historia, más bien lo contrario.

¿Qué es Silencio?

Silence está ambientado en un bellísimo universo conocido, redundantemente, como Silencio, que se encuentra en la frontera entre la vida y la muerte. Silencio sirve como telón de fondo para contarnos una historia y esa, amigos culpables, esa sí que es la intención del estudio de desarrollo.

Uno debe tener muy clara la intencionalidad de Silence al abordar el juego, pues todo en él va dirigido a contarnos una historia a través de personajes variopintos, con puzles y diálogos diseminados a lo largo de la misma sin llegar a ser los protagonistas del juego.

Silence - Análisis PlayStation 4

La relación entre Noah y Renie resulta tan entrañable como creíble.

No vamos a encontrarnos una aventura de point & click clásica. Las similitudes con este género se basan en lo estético y en el desplazamiento, ya que Silence se parece más a una obra de Telltale Games o incluso (salvando las distancias) de Quantic Dream que a Monkey Island.

No existe una interfaz más allá del puntero con el que escogemos qué hacer o dónde, no hay inventario en el que acumular los items que vayamos consiguiendo ni vamos a tener que devanarnos los sesos intentando combinar elementos hasta salir airosos de la situación. Aquí no hay pollo de goma con polea, sólo una historia que quiere ser contada con pequeños toques jugables a lo largo de la misma.

Silence - Análisis PlayStation 4

Renie, nuestra encantadora protagonista.

¿Es esto necesariamente malo? Para nada, mientras uno tenga claro a qué está jugando. Silence se muestra honesto con el jugador, no pretende ser lo que no es. Su marcada intención es la de hacernos llegar un cuento a través de sus personajes y situaciones, no la de ofrecer un desafío para la mente mediante situaciones y puzles complejos. En ningún momento nos atascaremos mientras escuchamos lo que nos tiene que contar, al menos no más de un par de minutos.

En el estudio se han esforzado por crear puzles intuitivos, no desean que pasemos más tiempo del necesario en un lugar cruzados de brazos, quieren que hagamos lo que nosotros mismos haríamos en esa situación y que nos centremos en disfrutar del viaje por Silencio acompañados por sus pintorescos personajes.

Y esto puede resultar un arma de doble filo para el título y el jugador, ya que si a este último no le interesa lo que Silence tiene que contarle difícilmente encuentre alicientes jugables para continuar la aventura, pues sus mecánicas jugables se basan en la resolución de sencillos rompecabezas con algún toque dinámico al estilo de Telltale.

Silence - Análisis PlayStation 4

Mi ideal de belleza masculina a los 75 años.

¿Vale la pena escuchar lo que Silence tiene que contarnos y, por tanto, jugarlo? Es una cuestión cuya respuesta es subjetiva: habrá jugadores a los que su historia les encante, habrá también quien se quede embelesado en sus bellos parajes y, por supuesto, habrá gente que prefiera ocupar su tiempo con otra cosa más desafiante o que, sencillamente, le interese más argumentalmente.

El cuento que Noah y Renie (sus protagonistas) nos cuentan empieza realmente tras sufrir un bombardeo en el plano real, pues a partir de ese instante en que nos explican brevemente cómo jugar empezaremos nuestras andanzas en Silencio. Esta aventura me ha parecido lo suficientemente interesante y atractiva como para dedicarle el tiempo que necesita y merece, teniendo siempre en cuenta que el planteamiento jugable está en un segundo plano.

¿Quiere decir esto que los puzles son malos o para un público infantil? No, sencillamente están integrados con el escenario en el que se encuentran y en la historia que se nos está contando, sin llegar a ser el objetivo del juego. Están cimentados en el uso de la lógica, pero no pretenden obstaculizar nuestro avance, más bien hacerlo más satisfactorio con pequeños retos mientras escuchamos su historia.

Y es que en determinados momentos deberemos actuar con rápidez o contestar en un margen de tiempo escaso, añadiendo toques de tensión o urgencia. En general me ha parecido que Silence me ha intentado contar una historia de la manera más dinámica y agradable de jugar que ha podido. Lo ha conseguido.

Silence - Análisis PlayStation 4

Y no cometáis el error de creer que al tener niños como protagonistas su historia será necesariamente infantil. En este sentido Silence se parece a obras cinematográficas (disfrazadas de infantiles pero oscuras) como Los Mundos de Coraline o El Viaje de Chihiro.

A lo largo de la aventura se harán diversas referencias a The Whispered World, su primera parte que, si bien son más constantes de lo que a mi (como alguien que no ha jugado el primer juego) me hubiese gustado, no perjudican al desarrollo de esta segunda parte. Y no olvidemos que nos encontramos en Silencio, la frontera entre la vida y la muerte, eso arroja suficientes pistas sobre los oscuros matices de la historia… Sus personajes, aunque pocos, están trabajados y resultan muy expresivos, especialmente Renie, la niña protagonista a la que es imposible no adorar.

A lo largo de las horas (y son unas cuantas) vamos conociendo más datos sobre ellos y su personalidad, mientras alternamos el control entre ellos y nos cuentan cómo son por su forma de interactuar con los demás personajes y situaciones, aunque habría estado bien que se desarrollasen un poco más. Mención aparte para el pequeño Spot, el gusano-mascota que tiene mecánicas propias debido a su cambiante cuerpo elástico.

Silence - Análisis PlayStation 4

Belleza audiovisual

Daedalic ha tirado la casa por la ventana en el apartado audiovisual, dotando el mundo de Silencio de belleza y consiguiendo crear un universo original e imaginativo.

Silence hace gala de un diseño artístico muy trabajado y no deja de sorprendernos, escenario tras escenario, con hermosos parajes y lugares tan bucólicos y variados como oscuros y decadentes, pero todos ellos detallados y bellos hasta decir basta.

Silence - Análisis PlayStation 4

Vemos como la historia se va desarrollando a través de este plano de la realidad, siempre cambiante y poblado por extrañas y originales criaturas y entes, desde los siniestros buscadores hasta dragones y rocas parlantes. Continuamente vemos escenarios bidimensionales (y estructurados por capas) que llaman nuestra atención a causa de sus formas, los seres que se encuentran en ellos o los preciosos fondos que dibujan el paisaje de la zona, en este sentido Silence ofrece un estímulo visual constante por su detallada originalidad e imaginativo mundo.

Esta historia interactiva llamada Silence consigue personalidad propia al crear un mundo sorprendentemente vivo y resultón, con un escaso número de personajes, eso sí, pero con variedad en sus diseños y el tiempo suficiente como para desarrollarlos por el camino.

Silence - Análisis PlayStation 4

Por otro lado tenemos el apartado sonoro, con unas voces que encajan perfectamente con sus personajes y son interpretadas de manera acertada y unas bellísimas melodías que van como anillo al dedo al universo que Daedalic ha creado en Silence, creando un universo en armonía entre lo que vemos y lo que escuchamos. Las diversas pistas transmiten la atmósfera de la situación o el lugar en el que nos encontramos de manera convincente, con melodías de piano tristes y melancólicas en algunas situaciones y otras más animadas y alegres en momentos menos oscuros, más centrados en la belleza del lugar o del momento.

 

Si hay que destacar algo negativo del apartado gráfico es la confrontación jugable que ofrece su propio diseño. Mientras que los escenarios y gran parte de los elementos de los mismos son bidimensionales y repartidos en capas, los personajes son poligonales. Esto causa que, en ocasiones, resulte poco intuitivo el desplazamiento por el escenario. Esto es tan sólo una molestia menor y puntual, que no llega a perjudicar en exceso al juego o a su ritmo.

Conclusión

La sensación final que me ha producido Silence es que se trata de una obra pequeña pero muy cuidada, creada con mimo por sus desarrolladores con la intención de contar una historia entrañable pero no por ello infantil, con un mundo fantásticamente detallado y unos personajes que, si bien es cierto que podrían desarrollarse más, son lo suficientemente complejos como para no ser meros clichés, aunque algunos anden cerca.

Silence - Análisis PlayStation 4

Por suerte o por desgracia la riqueza del juego se basa en su historia y su narrativa, por lo que, tal y como comentaba al inicio del análisis, su valor depende únicamente de lo que le interese al jugador lo que se le está contando. Sus puzles no resultan desafiantes ni pretenden llegar a serlo, todo se resuelve de forma dinámica e intuitiva, por lo que aquel que busque una aventura gráfica de corte clásico o directamente exigente debería buscar en otra parte.

Silence es un cuento, hermoso pero con tintes oscuros, que desea ser contado a toda costa, sin ninguna interrupción o molestia para aquel que quiera escuchar lo que le tiene que contar.

Silence - Análisis PlayStation 4
LAS CLAVESUn universo bello y originalApartado audiovisual muy trabajadoUn hermoso cuento con personajes a la alturaCentrado en contar una historia de manera dinámica
ALTERNATIVASLa mayoría de obras de Telltale o Life is StrangeHeavy Rain o Beyond Two Souls en menor medidaLos Mundos de Coraline o alguna obra similar
8.5Nota Final
Gráficos9
Sonido9
Jugabilidad7.5
Historia8
Puntuación de los lectores 1 Voto
8.2