Sobre la polémica de The Last of Us Parte II. Un gran sinsentido

La última gran obra de Naugthy Dog ha generado mucho debate en las redes sociales. Tanto es así, que hoy hablaremos sobre la polémica de The Last of Us Parte II.

Han pasado un par de semanas desde que el último título de Naughty Dog saliese al mercado. Un juego excelente, una obra maestra que en Metacritic ha roto varios records. No obstante, la polémica de The Last of Us Parte II es algo que ha estado en boca de todos desde que se filtraran los spoilers principales.

En este artículo, abordaremos los motivos principales de dichas críticas y, siempre desde mi opinión personal, diré lo que pienso al respecto. Obviamente, es un artículo de opinión y por tanto no es la verdad absoluta, y se puede tener un bonito debate siempre desde el respeto. Sin más, comienzo. Eso sí, alerta fuerte de spoilers.

Una mujer no me representa

Una de las polémicas que The Last of Us Parte II ha arrastrado desde su anuncio es el carácter LGTBI de la protagonista: Ellie. El videojuego se anunció con una cinemática en la que veíamos a Ellie bailando y besándose con una mujer, que luego conoceríamos como Dina. Esto, por supuesto, no ha sentado bien a una parte tan pequeña como gritona de los jugadores.

Y aquí tenemos dos puntos claros: manejamos a una mujer y encima es bollera. El primer punto no es nada nuevo, pues durante la historia del medio hemos tenido infinidad de mujeres protagonistas tanto o más válidas que Ellie, pero es cierto que antaño tampoco tenían tanta voz aquellos indeseables a los que les produce urticaria jugar con una mujer. Es triste, pero parece que la comunidad ha involucionado, y dónde antes se aceptaba con ganas un personaje como Lara Croft, ahora levanta ampollas si no manejamos a un hombre blanco heterosexual.

Y el argumentario aquí no puede ser más estúpido, infantil y machista: yo no me siento identificado con una mujer. Perdonadme la expresión, pero menuda soplapollez. Me resulta tremendamente machista no poder identificarte con un personaje simplemente por su sexo. Machista e inhumano, ¿acaso no sienten, piensan y actúan igual las mujeres y los hombres? Es triste, ridículo y cierto, pero ya desde Aloy venimos sufriendo este ataque a los personajes femeninos.

Personajes LGTBI+ con calzador

Otra de las absurdas quejas hacia el juego es la inclusión de personajes LGTBI+. Al hilo del punto anterior, parece que molestó que el juego de visibilidad a personajes LGTBI+, algo que parece que no importó en la primera entrega, donde conocimos a un personaje homosexual en el juego base y descubrimos la sexualidad de Ellie en la expansión.

Ellie es lesbiana y tiene novia y, como tal, está enamorada de ella, se dan besos y tienen relaciones sexuales. Para muchos, esto es política progre… ¿política? ¿progre? Personalmente me sentiría tremendamente estúpido si pensara que la sexualidad es política o, peor aún, si me considerase una persona antiprogreso.

LEER MÁS:  La historia de The Last of Us Parte II, una obra maestra narrativa

La homosexualidad de Ellie está perfectamente llevada. Podría entender la queja si su sexualidad estuviese metida con calzador y no aportase nada a la trama o al personaje, pero vaya que si lo hace. Ellie y Dina son compañeras de vida, pareja, y es esta relación la que motiva muchos actos y comportamientos de ambas. Supongo que duele ver partes del juego como la que transcurre en la granja, pero amigos homófobos, viva el amor y lo precioso de esa escena.

polémica TLOU2 2

Abby y Lev, dos personajes criticados por motivos diferentes, pero con el odio en común

Otro punto es la inclusión de Lev, un niño trans que nos acompañará durando buena parte de la trama. Una vez más, la caverna homófoba y ofendidita se alza en armas para decir que el origen y la mera existencia de este personaje atiende a una cuota de inclusión sacada de vete tú a saber dónde. Mismo caso que con la orientación sexual de Ellie: si la inclusión de un personaje trans está motivada por asuntos narrativos, ¿qué problema hay?

Parece ser que no les valen los argumentos que el juego da para dar importancia a un personaje trans, pero medio juego gira en torno al conflicto que supone el género de un personaje trans dentro de la comunidad a la que pertenece, y lo hace dentro de un contexto que humaniza aún más a los protagonistas a la vez que demoniza la secta a la que pertenece. Vamos, que no es un caso de “hola, soy Lev y soy transexual” que muchos pretenden vender.

Muerte de Joel

Otra de las quejas gira en torno a Joel y su muerte. Aquí las encontramos de todo tipo… pero la principal es que, según esta gente, es ilógica. Sus argumentos se basan en que Joel se fíe de una persona a la que acaban de rescatar, yendo con ella a su refugio y diciendo su nombre.

Esta queja es totalmente ilógica y falaz. Primero de todo, la primera vez que Abby se entera de que está con un hombre llamado Joel es cuando el propio Tommy se lo dice en un momento de calma, presentándose. Por tanto, cuando Abby los lleva hasta el campamento ya sabe que tiene delante al asesino de su padre, y lo sabe porque Tommy se lo ha dicho.

El segundo punto es aún más absurdo. Joel, Tommy y Abby se encuentran huyendo en medio de una ventisca de montones de infectados. Joel y Tommy tienen que improvisar, y esa improvisación los lleva a fiarse de lo que es su única vía de escape: ir a donde les dice la chica que pueden estar seguros. Y, aún con todo, lo primero que dicen es que en cuanto la ventisca amaine, se irán.

LEER MÁS:  Naughty Dog responde a los mensajes de acoso en las redes sociales

Pero aún con todo, esta argumentación se basa en un supuesto de cero evolución de unos personajes y un total desconocimiento del funcionamiento de Jackson. Joel y Tommy llevan cuatro años viviendo tranquilos y relajados en una comunidad que se dedica a ayudar a gente de su alrededor y a acoger a todos los que pueden. ¿Realmente Joel va a seguir tan desconfiado como siempre? ¿Joel va a seguir en alerta cuatro años después de haber matado (según cree) a todos los Luciérnagas que le podían conocer? ¿Va a pensar Joel que con decir su nombre se está delatando ante alguien que lo quiere matar? Como he dicho, absurdeces.

También se quejan de que no hay gloria en la muerte de Joel, que ni siquiera conocemos los motivos que llevan a sus asesinos a matarlo. Bien amigos, os tengo que decir que precisamente de eso va el juego, de presentar la muerte como algo nada glorioso. Y por supuesto, desvelar los motivos del asesinato de Joel sería quitarle toda la importancia a más de la mitad del juego.

polémica TLOU2 3

La cruda escena de esta imagen, para muchos, fue el punto y final del juego

Manejar a Abby

Otra de las quejas más extendidas en la existencia y el manejo del personaje de Abby. Mucha gente quería manejar a Joel y quería un juego que fuese de Joel y de Ellie. Pero no fue así. Joel muere en los primeros compases del juego y durante unas 10 horas manejamos a su personaje: Abby.

Y esto no gusta, y no sé muy bien por qué, dado que Abby es de los personajes mejor escritos que recuerdo dentro del mundo de los videojuegos. Pero bueno, gustos aparte, si eliminamos la parte de Abby se nos queda una historia coja, simple y vacía. Abby da valor a la historia, aplicando una escala de grises que durante la parte de Ellie no vemos.

Abby humaniza al villano y nos pone en la piel de “el otro”. Cuando estamos manejando a Ellie, no sabemos nada de ella salvo que es la que mato a Joel y en lo único que pensamos es en matarla. Manejar a Abby es fundamental para que comprendamos sus motivaciones y las pérdidas que ha provocado Ellie y por ello no sepamos cómo actuar ni con quien posicionarnos. La parte de Abby es fundamental en términos tanto narrativos como jugables.

La críticas al guion

Finalmente, otra queja sobre The Last of Us Parte II es la referente al guion y a la historia en general. Muchos comentarios negativos apuntan directamente a que estamos ante una historia mala, intrascendente y mal escrita, lo que me hace plantearme, seriamente, si de verdad hemos jugado al mismo juego.

LEER MÁS:  Los spoilers de The Last of Us II ya circulan por las redes

La historia de esta segunda parte, en mi opinión, es magistral y mejor que la primera. Estamos ante una historia madura, llena de matices, y con un mensaje sumamente maduro. Los conflictos éticos están siempre en primer plano y, el hecho de tener a dos personajes protagonistas, hace que la trama sea un conjunto orgánico que mantiene al jugador continuamente enganchado esperando ver cómo se desarrolla lo que está viendo.

Es cierto que este juego no tiene momentos como el de las jirafas o el de la mirada de Ellie al final de la primera parte, pero también es cierto que esos momentos son más sencillos de conseguir, pues siempre es más fácil escribir escenas bonitas que crudas. Aquí tenemos otras escenas duras, como las dos peleas entre las protagonistas, los asesinatos de Nora, Owen y Mel, o todo lo acontecido en la isla de los Serafitas. Momentos impactantes, no bonitos, que son menos icónicos que los del primero, pero no por ello malos.

polémica TLOU2 4

Los momentos ideales desaparecen para dejarnos otro tipo de momentos, que dicen mucho sin ninguna palabra

Una historia que no gusta

Una trama que se desarrolla mediante unos personajes tremendamente bien escritos. Creo que la perfección del guion la encontramos en los primeros compases de juego, en aquella escena de Joel y Ellie al poco de asentarse en Jackson. Esa escena dice tanto, pero tantísimo de los personajes que, personalmente, me cuesta encontrar un momento similar en todo lo que he jugado. Se dice todo sin decir nada.

También se critica en esta misma línea el final, dónde Ellie no culmina la venganza y deja vivir a Abby. Para muchos, un fallo de guion que no atienda a nada. Para mí, una decisión magistral que nos muestra como Ellie sigue en shock post traumático, incapaz de olvidar a un Joel que siente haber perdonado justo en ese momento, porque Ellie se ha dado cuenta hasta dónde ha llegado por su amor hacia él, comprendiendo por qué Joel hizo lo inhumano por salvarla.

El culmen perfecto de la obra llega con ese final en el que Ellie, por la venganza irracional, pierde el vínculo más puro que le quedaba con Joel: la guitarra. Me es impensable que alguien pueda catalogar a este guion como malo, pese a algún momento McGuffin que, por su naturaleza de videojuego, era imposible no tener.

Este artículo ha nacido más por una necesidad de desahogo ante todo lo visto en las redes sociales estos días. Es cierto que probablemente sean una minoría, pero hacen mucho ruido. La brecha entre prensa y jugadores parece abismal con respecto a The Last of Us Parte II. Conforme pasan las semanas y los jugadores y profesionales del medio lo van terminando, las críticas se tornan mucho más positivas, porque indudablemente estamos ante uno de los mejores juegos de la generación, y creo que no saber ver eso, es de estar muy ciegos.