Sony publicará Nioh en Europa, EE.UU y Asia

Además han mostrado un tráiler extendido con mucha historia, personajes y William Adams dando espadazos por todos lados. Los yokai, oni y resto de demonios japoneses nos lo pondrán muy difícil en Nioh.

Nioh dejó claro es su demo alfa y después con su BETA, que no será un videojuego fácil. Más bien todo lo contrario. Difícil, algunas veces realmente hijoputesco y en otras nos darán ganas de sacar el blu-ray de nuestra PlayStation 4 y lanzarlo lo más lejos posible.

Hoy nos hacen saber que Nioh llegará a Europa, Asia y Norteamérica gracias a Sony, y que tendrá su versión para PlayStation 4 PRO. Esto es algo que se veía venir, por lo menos algo que aquí uno se lo olía muy fuerte al ver las opciones gráficas que aparecían en las demos alfa y beta. Podíamos jugar a 60 frames buapos pero sacrificando la calidad del juego, jugar a 30 frames con una resolución mayor o una mezcla de las dos.

Con PlayStation 4 PRO esto va un poco más allá y tendremos otras opciones a la hora de jugar:
-Resolución HD a 1080p y 30 o 60 frames por segundo.
-Resolución 4K (3840×2160) a 30 frames por segundo.
-Resolución en 4k 1920×1080 a 60 frames por segundo.

Pero dejemos las resoluciones y las ñardaditas varias que solo sirven para decir “mira que grande la tiene PS4 PRO” y vamos a lo bueno, porque habemus nuevo tráiler. Bueno, no es que sea nuevo porque muchas de las cosas ya has sido vistas en demos, otros tráileres y demostraciones en el Tokyo Game Show 2016. Aun así es siempre bueno verlo porque el vídeo está subtitulado en castellano y nos podemos enterar algo de la historia.

Lo he comentado alguna vez en noticias y artículos, pero lo vuelvo a repetir. Los demonios que salen en Nioh son todos “made in Japan”. Son despiadados, malvados y con una mala leche encima tremenda. Los personajes que salen en el nuevo videojuego el Team Ninja existieron en la realidad. Tokugawa, Hattori Hanzo e incluso el protagonista William Adams, un marino inglés que consiguió comerciar con el Japón de la época. Todo un logro teniendo en cuenta que en este periodo Japón era un país cerrado