Splinter Cell: Blacklist, elige entre lo malo y lo peor

El maniqueísmo ya no está de moda en los videojuegos. Antes o eras el malo o eras el bueno. Ahora, en multitud de producciones has de hacer elecciones duras para que la trama derive por unos u otros derroteros. Sam Fischer, uno de los tíos más atormentados de los últimos tiempos, no iba a ser menos y en Splinter Cell: Black List, según declara el Director Creativo Max Beland, la cosa va a seguir por ahí.

Nos encanta la idea de poner al jugador en las situaciones a las que un soldado de verdad se enfrenta. A veces no es una cuestión de hacer algo bueno o malo. En ocasiones surge la necesidad de hacer lo malo o lo peor. ¿Qué hago? No hay opción buena. Así que para nosotros los interrogantes son un poco esos. Queremos poner al jugador en situaciones que sean como las que mostramos en el E3; el tío ya te ha dicho todo lo que necesitabas. Has terminado. Eres bueno. Eres Sam Fischer. El tío está acabado. ¿Lo vas a matar?

Esto, que podemos denominar como “Hijoputismo Ilustrado” es la tónica habitual en los videojuegos que nos esperan. Ahora lo normal no será jugar un rato, desconectar y pirarse a la cama. Ahora, nos despertaremos en mitad de la noche empapados en sudor y gritando atormentados por no haber tomado la decisión correcta.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ReCZN75b-MA&hd=1[/youtube]

Vía Game Informer