Tales of Berseria detalla su sistema de combate y personajes

Tales of Berseria, el nuevo título de la saga Tales of que resulta que es una precuela de Tales of Zestiria que, mira tú por donde es el último título publicado de la franquicia [coge aire], nos deja nuevas imágenes y más detalles acerca de su sistema de batalla y personajes.

En concreto hablamos del Linear Motion System Evolution, que es el nombrecito de marras que recibe dicho sistema en este Tales of Berseria, y es una evolución, valga la redundancia, del que vimos en su momento en Tales of Zestiria.

Se mantienen con respecto a ese juego, el control del personaje, es decir, con el stick izquierdo nos moveremos y con el derecho tendremos control “total” de la cámara (habrá que verlo). Sin embargo, ahora entrarán en juego los links, que funcionan de una forma algo distinta a lo que estábamos acostumbrados hasta ahora.

A cada uno de los botones principales, equis, cuadrado, triángulo y círculo, podremos asignarle hasta cuatro artes. Estas artes se realizarán dependiendo del momento del combo en el que las hagamos. Éste se iniciará con uno de los botones y dependiendo del orden en el que pulsemos el resto de botones, realizaremos una secuencia u otra.Tales of Berseria y su nuevo sistema de artes y linksEsta imagen de arriba explica perfectamente y en japonés, cómo no, lo que os hemos comentado. Si pulsamos el triángulo para hacer un arte, haremos la que está señalada de cuyo nombre prefiero no saber el significado. Posteriormente, podremos pulsar cualquiera de los otros botones y se realizarán las artes situadas en la segunda columna según el que usemos. Luego la tercera y luego la cuarta.

El número de links que podremos hacer dependerá del nuevo sistema de almas. Esto es lo que viene a sustituir en Tales of Berseria el CC, MP, TP  o similares en otros Tales of y funciona también de forma diferente. El medidor es el Soul Gauge (en inglés, por el momento) y podremos robarlos y perderlos durante el combate. Cuantos más tengamos, más links podremos hacer.

El Soul Gauge de Tales of Berseria

Las artes, además, consumen Soul Points. Un Soul Gauge aproximadamente tiene unos 30 Soul Point, que se irán consumiendo. Si llegamos a 0 SP aún así podremos hacer artes, pero serán menos potentes y afectará a nuestros estatus, tal y como pasaba con Tales of Zestiria.

El Soul Gauge podrá aumentar, como hemos dicho, durante la batalla, consiguiendo determinados requisitos en el combate y recolectándolos, como veis en las imágenes, pero también podremos perderlos si nos atacan a las debilidades y, por lo tanto, quedamos aturdidos o, como lo suelen llamar aquí, tambaleados.

Como veis, este sistema de batalla de Tales of Berseria difiere, por el momento, del de las fusiones de Tales of Zestiria que nos permitían tener una serie de artes diferentes según la fusión que tengamos. En esta ocasión, lo que tendremos serán diferentes links que cambiarán según el combo y el orden que hagamos, dándonos mayor libertad de elegir las artes que más se ajusten a las debilidades del enemigo y teniendo un total de 16 artes en tan solo cuatro botones. Un lío, sí, pero Tales of Xillia era aún peor.

Pero aquí no acaba la cosa, ya que Bandai Namco también nos ha dejado una amplia galería de imágenes de este Tales of Berseria con dos nuevos personajes. Por un lago Rokuro, una especie de samurái que ha conseguido dominar su demonio interior para utilizarlo en su favor, aunque lo cierto y verdad es que parece que tiene el sello maldito de Sasuke, fíjate tú qué de coincidencias.

Pelea con espadas duales y es un atacante directo con gran variedad de elementos.

El otro de los personajes es algo más misterioso ya que sabemos poco de él. O mejor dicho de ella. Se trata de Eleanor, una chica que no se lleva especialmente bien con Velver, la protagonista del juego.

Tales of Berseria saldrá a la venta en nuestro territorio para PlayStation 4 y PC, aunque en Japón llegará también a PlayStation 3. Esperemos que llegue con mejoras importantes en el control de la cámara porque Zestiria nos dejó bastante tocados por ello.