The Elder Scrolls: LEGENDS, primeras impresiones del modo campaña

The Elder Scrolls: LEGENDS es la primera incursión de Bethesda en el mundo de los juegos de cartas y todo apunta a que puede ser un éxito entre el público, igual que su primer juego para dispositivos móviles. Las primeras impresiones que nos deja son de un juego con buenas posibilidades, varios modos de juego y la suficiente profundidad para llevarse muchos aplausos y convencer a un buen número de jugadores.

Tal como os recomendamos en la guía de inicio, nos hemos centrado en el modo campaña, para conocer a fondo el juego y sus mecánicas antes de embarcarnos en modos más complicados como el Duelo, Arena en Solitario o Duelo en Arena.

Para ponernos en situación, The Elder Scrolls: LEGENDS es un juego de cartas estratégico en el que el jugador se enfrenta a un rival, teniendo cada uno en su poder un mazo que contiene entre 50 y 70 cartas. Como es normal, la partida se desarrolla por turnos en el que cada contrincante podrá invocar las cartas que su nivel de magia le permita.

Esta es una de las mecánicas principales a tener en cuenta, tanto al iniciar la partida como al configurar el mazo con el que jugaremos. Conseguir un equilibrio entre cartas poderosas y otras con poca exigencia de magia será básico para no perder nada más empezar.

the elder scrolls legends primeras impresiones modo campaña

Al empezar la batalla, se nos asignan tres cartas aleatorias de nuestro mazo y, en caso de no verlo claro, podremos descartarlas y robar de nuevo. A partir de este momento, habrá que trazar una buena estrategia para tomar ventaja y colocar buenas cartas en el tablero.

En nuestro primer turno sólo disponemos de un punto de magia, por lo que las opciones para jugar se reducen bastante, pero hay que pensar que nuestro rival está en la misma situación, así que se trata de aprovechar cualquier ventaja, por mínima que sea.

En la mayoría de partidas el tablero se divide en dos calles, la normal y la sombría, aunque a medida que avanzamos la campaña nos vamos encontrando con algunas variaciones. Estas calles tienen una funcionalidad concreta. La primera es donde ocurre el grueso de la batalla, no hay condiciones especiales, y una vez que una carta ha sido invocada en ella puede recibir daño.

En la calle sombría, las cartas quedan escondidas y libres de ataques durante el primer turno, algo muy útil para conservar habilidades especiales hasta poder utilizarlas. El motivo es que sólo se puede atacar con una carta a partir del turno siguiente a su invocación. Así que si no se va con cuidado, podemos ver como nuestros esbirros van cayendo sin tener oportunidad a participar en la partida.

the elder scrolls legends primeras impresiones modo campaña

Dicho así todo esto, parece que vaya a ser el juego más complejo del mundo, pero siguiendo el modo historia aprenderemos paso a paso como controlar el juego. Pero tampoco penséis que es un simple tutorial porque es lo suficientemente complicado para tener que aprender a jugar de verdad y ser capaz de buscar la mejor estrategia con las cartas que vamos robando del mazo.

Eso sí, tampoco tiene nada que ver con el resto de modos de juego, mucho más exigentes y complejos. Vamos, que hacen falta horas para sacar todo el jugo a The Elder Scrolls: LEGENDS y eso no es otra cosa que una buena señal. A poco que se forme una buena comunidad, Bethesda puede conseguir un buen pedazo del pastel en este género.

En los próximos días os contaremos qué nos han parecido el resto de opciones que ofrece el juego, como el Duelo contra otros humanos o el exigente modo Arena. De todas maneras, os podemos adelantar que nos van a gustar tanto o más que este modo campaña.

Y eso que ya es una parte muy completa, no sólo un montón de peleas inconexas, sino que cuenta con una historia interesante, bastantes personajes, buenas voces y las suficientes horas de entretenimiento y aprendizaje para poder dar el paso al resto de modos.